Marketing

Promociona tu nuevo negocio

Al abrir un negocio, el presupuesto de publicidad generalmente es muy limitado. Utiliza el volanteo, una estrategia barata de bajo costo que atraerá clientes.
Promociona tu nuevo negocio
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

En agosto pasado inicié las operaciones de mi empresa, la cual ofrece servicios de lavado, encerado y cambio de aceite de vehículos en la casa u oficina del cliente. Para darla a conocer en el mercado, haré una inversión inicial de $6,500 en publicidad y posteriormente destinaré $1,000 mensuales hasta finalizar este año. ¿Me podrían comentar cuáles son los medios más efectivos para desarrollar estrategias de promoción con un presupuesto limitado?                            
Federico Martínez

Si lo que buscas es maximizar el dinero que tienes destinado para promocionar tu negocio, primero hazte las siguientes preguntas:

¿Qué tan efectivo es tu mensaje?
¿Consideras que tu presupuesto es suficiente para el tamaño del mercado que pretendes satisfacer?
¿Qué tan involucrado estás en la operación diaria para asegurar el éxito de tu empresa?

Por otro lado, la idea de que puedas mandar a lavar tu coche o cambiarle el aceite sin tener que desplazarte, sin duda, es atractiva. Pero al tratarse de un concepto novedoso y diferente –sobre todo por la oferta integral de servicios–, quizá la gente lo vea con cierto escepticismo. Así que antes de que tomen el teléfono para contactarte, debes convencerlos de que tu empresa es seria.

La respuesta a la primera pregunta (¿qué tan efectivo es tu mensaje?) se refiere a estos dos puntos:
¿Qué tan capaz eres para comunicar tu idea de negocio a tu público meta?
¿Qué tan persuasivo eres?

El éxito que alcances con este proyecto no estará determinado por tu habilidad para lavar coches y cambiar el aceite; más bien la clave está en el grado de confianza que la gente te tenga después de recibir el impacto de tu mensaje publicitario. Para ello, debes anticiparte a tus clientes y ofrecer respuestas a sus dudas, incluso antes de que puedan siquiera formularlas. ¿Estás listo para hacerlo?

Obviamente, la respuesta a la segunda pregunta –acerca de si tu presupuesto es suficiente para el tamaño del mercado que pretendes alcanzar– es no. Una inversión inicial de $6,500 más $1,000 mensuales en definitiva no te permitirá descansar los pies en el escritorio y esperar a que el teléfono suene. Pero recuerda que el tiempo y el dinero son intercambiables, y siempre es posible ahorrar en uno con sólo invertir más en el otro.

¿Estás dispuesto a dedicar un poco de tiempo y energía en esta empresa? Si la respuesta es sí, el mejor uso para tu fondo inicial tal vez será encargar 1,000 volantes tamaño media carta, en papel bond e impresos por un solo lado a dos tintas normales; del tipo de los que puedes conseguir en cualquier imprenta por menos de $300.

Si bien la segunda tinta elevará un poco el precio, también hará que tu negocio le parezca más atractivo a tus clientes potenciales. Sin embargo, más importante que la impresión a dos tintas es que tus volantes los diseñe un profesional. Hagas lo que hagas, no recurras a un amigo o pariente para que lo resuelva en la computadora de su casa.

La diferencia entre un trabajo profesional y uno casero es, por lo general, la diferencia entre el éxito y el fracaso en esta clase de esfuerzos. Así que hazte a la idea de que invertirás entre $1,300 y $2,000 para contratar a un experto que se encargue de esta tarea. Recuerda que bien vale la pena.

Después, tienes que colocar un anuncio en un vehículo que recorra la zona en donde prestas tus servicios. Para ello, manda a hacer un letrero de vinil adherible con el nombre de tu empresa y el teléfono de contacto. Todo impreso con la misma fuente que el diseñador gráfico usó para el volante. Esto te va a costar el resto de tu inversión inicial.

Ahora ve a poner 1,000 volantes debajo de 1,000 limpiadores de parabrisas de autos ubicados, por ejemplo, en estacionamientos de oficinas o plazas comerciales. Quizá recibirás un par de llamadas desagradables de gente que está de malas ese día y quiere compartirlo contigo. Es un riesgo que hay que correr para que te contacten personas que sí están interesadas y que están dispuestas a probar que tu nuevo concepto de negocio sí funcionará.

Asumiendo que obtuviste suficientes respuestas positivas gracias a los primeros 1,000 volantes que repartiste, tu siguiente tarea será volver a imprimir más y colocarlos en otros lugares públicos. Desde luego, este método no es el más sofisticado, pero sí funciona para una empresa que recién arranca. ¡Buena suerte!

www.SoyEntrepreneur.com