Emprendedores

Genomma Lab: Cómo ser el líder 2

Genomma Lab: Cómo ser el líder 2
Crédito: Depositphotos.com

Inyección de capital
En 2004, el fondo mexicano de inversión de capital privado Nexxus Capital compró el 30% de Genomma Lab. Con esa inyección de recursos, la compañía se reestructuró y contrató personal especializado en los ramos farmacéutico y de cuidado personal.

Un año después, la empresa comenzó a tener una tasa de crecimiento anual compuesta de 60 por ciento. En 2007, la consultora del mercado farmacéutico IMS Health señaló que la firma mexicana creció más de 10 veces el promedio de las principales empresas de medicamentos OTC. Con este desarrollo y tras 12 años de operación, en 2008 la compañía inició su proceso de expansión al colocar el 28% de sus acciones en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Herrera comenta que entrar al mercado bursátil es algo que deberían pensar seriamente todas las empresas que buscan consolidarse. “Es un factor que te da liquidez para seguir creciendo. Somos el primer laboratorio farmacéutico y empresa de cuidado personal mexicana que cotiza en la Bolsa. A partir de este año estamos en el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC), y desde que entramos hemos tenido un crecimiento de más del 300 por ciento”.

Visión internacional
Pero Gennoma Lab no se conforma solamente con el mercado mexicano. Hace ocho años decidió apostar por su expansión internacional y hoy, al igual que en México, su producto estrella, Asepxia (para combatir el acné), se coloca como el líder en ventas en 14 países de Latinoamérica y Estados Unidos.

Un acierto, señala el emprendedor, fue que desde el inicio vislumbraron su empresa en el contexto mundial. “El registro para la venta de medicamentos puede llevar años en otros países. Lo que decidimos fue comenzar el proceso con mucha anticipación. Esto nos permite tener siempre una línea de productos que están a punto de ser lanzados y operaciones en números negros”, sostiene el empresario.

Pero como todo negocio, éste no está exento de errores. En ese sentido, Herrera señala como un desacierto de hace cuatro años abrir operaciones en China sin una plataforma consolidada. “La distancia, la barrera del idioma y las diferencias culturales fueron barreras que hicieron menos sencillo nuestro acceso a este territorio”.

No obstante este descalabro, Genomma Lab sigue abriéndose camino y ganando posiciones en la industria del cuidado personal, donde ocupa el lugar número cinco a nivel nacional.

Además, el año pasado la farmacéutica detectó otra oportunidad en México: el de los medicamentos genéricos intercambiables. “Nos dimos cuenta de que en el país ese nicho estaba desatendido y que el 90% de las patentes vencidas no se venden como genéricos, así que decidimos explotarlo a través de Primer Nivel”, dice el emprendedor.

Esta línea está disponible en 30 cadenas de farmacias y algunas de barrio, pero ante la buena respuesta del público, este año la compañía decidió incursionar en el segmento de farmacias con un esquema de franquicias. La inversión para este modelo de negocios, que todavía se encuentra en su fase de desarrollo, iría de $150,000 a $350,000.
La firma prevé seguir comprando marcas con bajo desempeño pero alto potencial, como lo hizo en 2008 con Bengué, MaEvans, Dermoprada, Jabón del Tío Nacho y Herprada. Hace un par de meses adquirió la licencia de uso por 50 años de la marca Devlyn, con una inversión de $76 millones.

Lo que comenzó como un sueño de dos emprendedores, hoy es una compañía consolidada que es fuente direc-ta de empleo para unas 1,000 personas e indirecta para unas 5,000. Herrera sostiene que la clave de su éxito es la especialización constante de su empresa y trabajar siempre para alcanzar los mejores resultados. ¿Su sueño? Convertir a Genomma Lab, en un futuro cercano, en  la firma número uno a nivel mundial en la venta de medicamentos sin receta.

EMPRENDEDOR DE CLASE MUNDIAL
Mauricio Galindo, líder del programa Entrepreneur Of The Year Mexico 2010 y director de Mercadotec-nia de Ernst & Young México, considera que la base del éxito de Genomma Lab se sustenta en cuatro pilares.

Visión. Herrera es un emprendedor joven pero que desde que fundó Genomma Lab tuvo una visión estratégica y empresarial de crecimiento internacional.

Liderazgo. Tiene una clara visión y sensibilidad para definir, junto con su equipo directivo, los nuevos lanzamientos, el material publicitario que produce la compañía y el desarrollo mercadológico que se les da a sus productos. Está convencido además de que para crecer una empresa necesita capacitar constantemente a su capital humano.

Ejecución. La compañía tiene un protocolo de producción bien definido, compra fórmulas genéricas ya probadas y las somete a procesos de alta calidad, que son sofisticados y supervisados por profesionales.

Responsabilidad social. El emprendedor está convencido de que en un negocio no todo es ganancia y que debe generar proyectos que, aunque no sean rentables, son necesarios para el desarrollo del país.