Columnas

3 enfoques para ejecutar proyectos

Conoce cómo Google, Apple y Facebook llevan a cabo sus proyectos.
  • ---Shares

Cuando una organización o empresa está realizando algo nuevo, siempre se encuentra con el problema de implementar el cambio, o lanzar el proyecto de manera rápida o esperar a tenerlo perfecto. ¿Cuál enfoque es mejor? Existen ejemplos muy bueno para cada uno de los escenarios: Google, Apple y Facebook.

Google, como empresa, lleva todo cambio, toda decisión, toda línea de código por un proceso de revisión y prueba. Los productos de Google que ven la luz han sido aprobados por un comité de mando que incluye personas de todas las áreas: diseño, marketing, desarrollo, finanzas, operaciones, etcétera.

El resultado de esto lleva a Google a tener productos relativamente estables, pero en muchas ocasiones no son exitosos (hay muchos ejemplos pero dos bastante notables son Google Buzz y Google Wave). Las ventajas de este enfoque es que los cambios y los proyectos se llevan en pasos muy pequeños, por lo que se pueden detectar fallas en todo el proceso. La desventaja es que la empresa se mueve lento, y la competencia puede aprovechar esto.

Por el contario, todos hemos sido víctimas de cambios sorpresivos en Facebook. Esta empresa se mueve velozmente, rompiendo esquemas mientras avanza. Las decisiones se llevan a cabo dentro de la misma área y se lanzan las actualizaciones conforme van saliendo. No las hacen disponibles para todos los usuarios al mismo tiempo por supuesto, pero internamente el proyecto deja de estar “en producción” el momento en que se hace público.

Se podría decir que en muchos aspectos esto hace de Facebook cometer más errores (como últimamente lo ha hecho al cambiar las preferencias de privacidad de los usuarios), pero también es mucho más ágil. No por nada tiene la cantidad de usuarios que tiene.

Por último Apple, desde los tiempos de Steve Jobs, lleva una política de secretismo en proyectos. Todo ingeniero, diseñador, desarrollador y demás, sólo puede acceder a esa parte de la información de la cual es responsable. (La única área que tiene más autonomía en esto sería la de pruebas o testing, pero es un caso ad hoc).

Este proceso deja a Apple hacer libremente sus proyectos sin que la competencia se entere de ellos, y también el proceso de revisión en la calidad de los productos es mejor en muchas ocasiones, pero no en todas. El hecho que los empleados no sepan el 100% de la información muchas veces crea fallas en el producto final (como la batería de las MacBooks negras, o la antena de los iPhones 4).

En empresas en crecimiento, la ventaja es que no es necesario elegir un enfoque en particular. Se puede elegir dependiendo el proyecto y lo que se quiere lograr de él: estabilidad, crecimiento rápido o secrecía. Si alguien tiene la fórmula para tener estos tres ingredientes juntos, véndala cara.

Cuando una organización o empresa está realizando algo nuevo, siempre se encuentra con el problema de implementar el cambio, o lanzar elproyecto de manera rápida, o esperar a tenerlo perfecto. ¿Cuál enfoque es mejor? Existen ejemplos muy bueno para cada uno de los escenarios: Google, Apple y Facebook.


Google, como empresa, lleva todo cambio, toda decisión, toda línea de código por un proceso de revisión y prueba. Los productos de Google que ven la luz han sido aprobados por un comité de mando que incluye personas de todas las áreas: diseño, márketing, desarrollo, finanzas, operaciones, etc.


El resultado de esto lleva a Google a tener productos relativamente estables, pero en muchas ocasiones no son exitosos (hay muchos ejemplos pero dos bastante notables son Google Buzz y Google Wave). Las ventajas de este enfoque es que los cambios y los proyectos se llevan en pasos muy pequeños, por lo que se pueden detectar fallas en todo el proceso. La desventaja es que la empresa se mueve lento, y la competencia puede aprovechar esto.


Por el contario, todos hemos sido víctimas de cambios sorpresivos en Facebook. Esta empresa se mueve velozmente, rompiendo cosas mientras avanza. Las decisiones se llevan a cabo dentro de la misma área y se lanzan las actualizaciones conforme van saliendo. No las hacen disponibles para todos los usuarios al mismo tiempo por supuesto, pero internamente el proyecto deja de estar “en producción” el momento en que se hace público.


Se podría decir que en muchos aspectos esto hace de Facebook cometer más errores (como últimamente lo ha hecho al cambiar las preferencias de privacidad de los usuarios). Pero también es mucho más ágil. No por nada tiene la cantidad de usuarios que tiene.


Por último Apple, desde los tiempos de Steve Jobs, lleva una política de secretismo en proyectos. Todo ingeniero, diseñador, desarrollador y demás, sólo puede acceder a esa parte de la información de la cuál es responsable. (La única área que tiene más autonomía en esto sería la de pruebas o testing, pero es un caso ad hoc).


Este proceso deja a Apple hacer libremente sus proyectos sin que la competencia se entere de ellos, y también el proceso de revisión en la calidad de los productos es mejor en muchas ocasiones, pero no en todas. El hecho que los empleados no sepan el 100% de la información muchas veces crea fallas en el producto final (como la batería de las MacBooks negras, o la antena de los iPhones 4).


En empresas en crecimiento, la ventaja es que no es necesario elegir un enfoque en particular. Se puede elegir dependiendo el proyecto y lo que se quiere lograr de él: estabilidad, crecimiento rápido o secrecía. Si alguien tiene la fórmula para tener estos tres ingredientes juntos, véndala cara.