Emprendedores

Animando el éxito

A través de alianzas, el estudio Imágica creó la primera película mexicana animada en tercera dimensión: El Gran Milagro.
Animando el éxito
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Originalmente, El Gran Milagro estaba diseñada para lanzarse únicamente en DVD y terminó siendo la primera película mexicana  de animación en 3D. “Fue un gran reto pues contábamos con pocos recursos, tanto humanos como económicos, para llevar a cabo la producción”, señala Gregorio Núñez, director general de Imágica, estudio encargado de las animaciones de la cinta.

“La gente nos decía que había un error en los créditos pues se repetían varias veces los mismos nombres”, sentencia Gregorio. “Pero en realidad es que éramos muy pocos y todos tuvimos que hacer varias actividades”. No obstante, el empresario sabía que su compañía tenía una ventaja sobre las demás: una experiencia de más de 20 años. Imágica, creado en 1990, es el estudio de animación digital pionero en el mercado en México. 

Aunque es actuario de formación, Gregorio siempre tuvo una gran pasión por el cine. Empezó a insertarse en esta industria desarrollando software para animaciones en tercera dimensión en Tokio. “Nunca me hubiera imaginado dedicarme a esto”, asegura.  Por formar la primera área del país especializada en esta tecnología fue invitado a los estudios más reconocidos de California, como Disney-Pixar, donde entró en contacto con las películas en tercera dimensión.

Cuando el emprendedor regresó de este viaje se decidió a crear su propia compañía. Junto con sus socios, Patricia García-Peña y Alberto Binetti, creó Imágica, un estudio que en sus inicios se dedicó a la creación de animaciones cinematográficas y publicitarias. Sin embargo, en 2008 surgió la oportunidad de darle vida a un largometraje animado en estereoscópica (técnica comúnmente conocida como 3D): El Gran Milagro.

Esta cinta, estrenada el 14 de octubre de 2011, narra la vida de tres complejos personajes que están por “tocar fondo” cuando re encuentran el camino por medio de la fe católica. “Es una historia propositiva, con valores, visión y espiritualidad”, comenta Gregorio. A pesar de los riesgos que el proyecto presentaba por tratarse de una temática religiosa, Imágica decidió realizarla.

Y la apuesta fue correcta: el filme estuvo 29 semanas en cartelera en México donde fue vista por casi 500,000 personas y se exportó a Estados Unidos, España y algunos países de Centroamérica y Sudamérica. Además, obtuvo importantes premios y nominaciones a nivel internacional por su música original.       

En busca de alianzas

Para cumplir con los tiempos y metas de producción, los miembros de Imágica necesitaron de creatividad… y de alianzas estratégicas. “Logramos hacer algo digno con poca gente y pocos recursos”, afirma su director general.

Gracias a que la compañía multinacional Dell se interesó por la cinta y otorgó el soporte tecnológico necesario, fue posible su ejecución. “Queremos apoyar a esta industria y demostrar al mercado que es posible hacer cosas buenas a un menor costo”, advierte Julio Peña, Director Regional de Ventas de Dell. “Además de los bajos costos, Dell ofrece respaldo y respuesta rápida”, añade. De acuerdo a Gregorio, este modelo de negocio es efectivo pues permite recuperar la inversión en poco tiempo. 

Por otro lado, Pablo José Barroso, presidente de la productora y distribuidora independiente Dos Corazones Films, decidió producirla y arriesgarse con algo inesperado: estrenarla en el cine. Finalmente, la película salió en México con 29 copias y se estrenó el mismo día en Estados Unidos, con 15 copias. Un hecho sin precedentes en nuestro país.

Un futuro exitoso

Debido a la respuesta positiva del público hacia El Gran Milagro, Imágica -de la mano de Dell- está preparando su nuevo proyecto: “Pata de Perro”. Aunque todavía no han definido fechas para el comienzo de la producción, Gregorio y su equipo tienen muy presentes las claves para competir con los grandes:

Tener un buen producto. La base para que una película triunfe es tener una buena historia, bien contada y cimentada. Por eso eligen únicamente guiones atractivos, diferentes y propositivos. Asimismo, para asegurar la calidad de la narrativa cuentan con un especialista de Disney-Pixar.

Formar el mejor equipo. Imágica cuenta con la experiencia de más de 20 años en el mercado y todos sus colaboradores saben cómo funcionan las tecnologías y el estudio en general. A pesar de que los recursos humanos son reducidos tienen grandes talentos, capaces de trabajar en distintas áreas y desempeñarse de manera notoria en todas ellas.

Planeación. En la industria del cine, como en cualquier otra, planear es indispensable para obtener los resultados esperados a tiempo y manteniéndose en el presupuesto. A través de esta planeación, Imágica logró conseguir alianzas estratégicas y estrenar El Gran Milagro en la fecha designada.

Modelo de negocios rentable. Debido a que el soporte tecnológico de Dell es de bajo costo y a que el estudio es muy pequeño, es posible producir una cinta de este tipo en menos de 15 meses y recuperar de manera rápida la inversión.