Columnas

Los mayores errores de los RPs

Para las startups, las relaciones públicas son esenciales para darse a conocer y generar tracción. Evita cometer estos errores.
Los mayores errores de los RPs
Crédito: Depositphotos.com

E-mails, boletines y llamadas sin propósito, sin dar con la persona correcta... y sin resultados. Todos hemos sido víctimas (y algunos también victimarios) de estrategias incorrectas de relaciones públicas.

Las relaciones públicas son parte esencial del marketing, especialmente para las startups y pequeñas empresas que cuentan con presupuestos limitados para invertir en publicidad. Es por ello que saber hacerlo -o contratar a la persona correcta para que lo haga- es esencial, sobre todo en el momento de acercarse a un medio.

Al menos una vez por día recibo una llamada que podríamos considerar como ‘incorrecta’.  Es decir, el encargado de las RRPP busca a alguien que ya no trabaja en la empresa, no conoce el medio o simplemente no sabe para qué llamó. Esto no sólo termina siendo una pérdida de tiempo para ambos, sino también deja una mala imagen de la empresa de parte de la cual se está llamando.

Con los casi tres años que llevo de editora de SoyEntrepreneur.com he tenido cientos de llamadas de este tipo. He descubierto que, sin importar si llaman de una reconocida agencia de relaciones públicas o si es el mismo emprendedor, éstos son los errores más comunes que cometen al contactar con los medios vía telefónica.

1. No tener actualizada la base de datos
Nada más molesto y menos profesional que llamar y pedir por alguien que hace más de tres años dejó la empresa. Si vas a estar en contacto con medios, debes tener al día tu base de datos, al fin y al cabo es tu principal herramienta. Esto lo puedes hacer llamando periódicamente (preguntando por la persona que está en el puesto) o revisando los sitios Web de las marcas.

2. No hablar con la persona indicada
Una vez que tienes actualizada tu base de datos, debes tener en claro a qué se dedica cada persona. Por ejemplo, si buscas a un vendedor para contratar publicidad, entonces no le llames al editor y viceversa. Cuando la persona atienda la llamada, asegúrate que sea el cargo que necesitas y si no, pide por la extensión correcta.

3. No explicar quién eres
Empezar a soltar un sermón sin presentarte antes es un grave error. Antes de decir tu pitch di tu nombre, tu puesto y la empresa para la que trabajas. Es importante que también expliques a qué se dedica esa compañía; aunque creas que es muy conocida en el mercado, la persona del otro lado del teléfono podría no conocerla.

4. No conocer el medio/empresa
Hablar a un sitio de negocios para ofrecer contenido de belleza es algo que no debe suceder. Antes de llamar a algún representante de medio o de empresa revisa el sitio Web del mismo para saber a qué se dedica, qué tipo de contenido maneja y cuál es el público al que se dirige.

5. No tener un propósito
Antes de tomar el teléfono debes tener bien definido qué esperas conseguir con esa llamada. ¿Una entrevista? ¿Una publicación? ¿Una reseña? ¿Confirmación a un evento? No tener un objetivo simplemente es inútil y un tremendo quita-tiempo.

6. No dar seguimiento
Llamar para prometer y dar cientos de ideas es muy bueno, pero nada útil si no se le da seguimiento. Tanto después del primer contacto como una vez que conseguiste tu propósito es recomendable que te comuniques con la persona y ofrezcas tu agradecimiento, así como la posibilidad de futuras conexiones y de hacer networking.

7. Exceder en el seguimiento
Llamar todos los días para exigir respuesta no sólo es malo, es contraproducente. Una cosa es ser perseverante (aspecto fundamental para un RP) y otra es ser molesto y acosador. Si la persona no te da respuesta, espera unos días para volver a comunicarte.