Tecnología

Buzz Aldrin: el futuro de la ciencia espacial

En el marco de Campus Party México, el ex astronauta destacó la importancia de la cooperación para el desarrollo de esta industria.
Buzz Aldrin: el futuro de la ciencia espacial
Crédito: Depositphotos.com

Buzz Aldrin fue el segundo hombre (después del fallecido Neil Armstrong) en pisar la superficie lunar en aquel viaje que realizara el Apolo 11, en julio de 1969. El ingeniero, doctor en Ciencias y ex astronauta de la NASA tiene actualmente 73 años y después de retirarse escribió dos importantes libros en los que refiere a la carrera espacial entre Estados Unidos y la extinta Unión Soviética.

Aldrin -quien inspiró el nombre del entrañable personaje de Toy Story, Buzz Lightyear- fue uno de los invitados especiales de Campus Party México, iniciando con su alocución el ciclo de conferencias magistrales del evento de tecnología más importante de América Latina que reúne a geeks, amantes de los videojuegos y la robótica, así como a emprendedores del ambiente digital.

En este espacio, el astronauta que después de cumplir su sueño de superar la atmósfera terrestre cayó en una depresión y en el abuso del alcohol, habló de su experiencia. Buzz, considerado como un ‘héroe estadounidense’, es hoy en día un importante impulsor de la exploración y la seguridad de la ciencia especial.

Para Aldrin es necesario crear una cultura cooperativa y de unificación para conseguir el desarrollo. El reconocido astronauta que formó parte de dos viajes interestelares (Apolo 11 y Gemini 12) y es autor de varios libros sobre el tema, afirma que el arribo del Apolo 11 habilitó lo que sería el principio del fin de la Guerra Fría con la Unión Soviética y de la creación de un programa en conjunto (que después involucró a otros países como Japón) que está generando los avances en esta ciencia. También destacó el papel de China en el actual panorama espacial.

En su charla ante medios, Aldrin expresó el valor del fracaso. De hecho, afirmó que los trágicos accidentes del Challenger y del Columbia significaron un importante avance en esta industria. Sin embargo, durante la administración de Barak Obama estos esfuerzos se han disminuido notablemente, destinando recursos a otros ámbitos. Además, el científico reafirmó que la exploración espacial actual debe tener como prioridad a Marte, que según Aldrin “sólo puede conseguirse con la cooperación internacional”, y sobre todo, con la involucración de organismos privados e independientes.

Para el egresado del MIT la clave para conseguir los objetivos (que incluyen establecimientos humanos en el planta rojo) está en delegar estas actividades a sectores comerciales. “Los hermanos Wright nos enseñaron a volar; el Gobierno hizo el correo aéreo. Ahora es momento de que el Gobierno lo deje ir y permita que el comercio se encargue de los viajes al espacio”, señaló en conferencia de prensa.

Para motivar que sean personas comunes -no astronautas- y robots los que ahora visiten el espacio, Aldrin dijo que existen varios programas como “Inspiration Mars” que busca llevar en 2019 a una pareja a Marte; “Golden Spike” para transportar individuos a la Luna; y Mars 1 “One Way to Mars” que ha recibido más de 80,000 solicitudes para conocer el territorio marciano.

Buzz confía que algunos de estos planes puedan realizarse en el 50 aniversario del primer aterrizaje en la Luna (en 2019) pero que para lograrlo es necesario seguir explorando e investigando nuestro satélite. Así podrían crearse asentamientos humanos en Marte que, “al igual que hizo el Mayflower en la conquista de Estados Unidos, dejando gente sin viaje de vuelta” y construyendo en la misma superficie del planeta, lo que se podría conseguir en aproximadamente 40 años.

Durante su participación en Campus Party, el “hombre que pisó la luna” destacó el valor de las personas innovadoras (como las aquí presentes) para guiar el futuro del mundo, en todas las disciplinas.

Buzz Aldrin fue el segundo hombre (después del fallecido Neil Armstrong) en pisar la superficie lunar en aquel viaje que realizara el Apolo 11, en julio de 1969. El ingeniero, doctor en Ciencias y ex astronauta de la NASA tiene actualmente 73 años y después de retirarse escribió dos importantes libros en los que refiere a la carrera espacial entre Estados Unidos y la extinta Unión Soviética.
Aldrin -quien inspiró el nombre del entrañable personaje de Toy Story, Buzz Lightyear- es uno de los invitados especiales de Campus Party México, iniciando con su alocución el ciclo de conferencias magistrales del evento de tecnología más importante de América Latina que reúne a geeks, amantes de los videojuegos y la robótica, así como a emprendedores del ambiente digital.
En este espacio, el astronauta que después de cumplir su sueño de superar la atmósfera terrestre cayó en una depresión y en el abuso del alcohol, habló de su experiencia. Buzz, que es considerado como un ‘héroe estadounidense’ es hoy en día un importante impulsor de la exploración y la seguridad de la ciencia especial.
Para Aldrin es necesario crear una cultura cooperativa y de unificación para conseguir el desarrollo. El reconocido astronauta que formó parte de dos viajes interestelares (Apolo 11 y Gemini 12) y autor de varios libros sobre el tema, afirma que el arribo del Apolo 11 habilitó lo que sería el principio del fin de la Guerra Fría con la Unión Soviética y de la creación de un programa en conjunto (que después involucró a otros países como Japón) que está generando los avances en esta ciencia. También destacó el papel de China en el actual panorama espacial.
En su charla ante medios, Aldrin expresó el valor del fracaso. De hecho, afirmó que los trágicos accidentes del Challenger y del Columbia significaron un importante avance en esta industria. Sin embargo, durante la administración de Barak Obama estos esfuerzos se han disminuido notablemente, destinando recursos a otros ámbitos. Además, la exploración espacial hoy tiene como prioridad a Marte, que según Aldrin “sólo puede conseguirse con la cooperación internacional”, y sobre todo, de organismos privados e independientes.
Para el egresado del MIT la clave para conseguir los objetivos (que incluyen establecimientos humanos en el planta rojo) está en delegar estas actividades a sectores comerciales. “Los hermanos Wright nos enseñaron a volar; el Gobierno hizo posible hacerlo fuera de la Tierra. Ahora es momento de que el Gobierno lo deje ir y permita que el comercio se encargue de los viajes al espacio”, señaló en conferencia de prensa.
Para motivar que sean personas comunes -no astronautas- y robots los que ahora visiten el espacio, Aldrin dijo que existen varios programas como “Inspiration Mars” que busca llevar en 2019 a una pareja a Marte; “Golden Spike” para transportar individuos a la Luna; y Mars 1 “One Way to Mars” que ha recibido más de 80,000 solicitudes para conocer el territorio marciano.
Buzz confía que algunos de estos planes puedan realizarse en el 50 aniversario del primer aterrizaje en la Luna (en 2019) pero que para lograrlo es necesario seguir explorando e investigando el satélite de nuestro planeta. Así podrían crearse asentamientos humanos en Marte que, “al igual que hizo el Mayflower en la conquista de Estados Unidos, dejando gente sin viaje de vuelta” y construyendo en la misma superficie del planeta.
Durante su participación en Campus Party, el “hombre que pisó la luna” hace 44 años destacó el valor de las personas innovadoras (como las aquí presentes) para guiar el futuro del mundo, en todas las disciplinas.