Consultoría

3 ruidos a eliminar para ser eficiente

Para mejorar tu desempeño y tomar buenas decisiones debes eliminar el multitasking y el exceso de información que procesa tu cerebro.
3 ruidos a eliminar para ser eficiente
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

No salgas a comprar una nueva agenda o aprendas un proceso de cinco pasos para tomar mejores decisiones –no funcionará. La realidad es que para mejorar nuestras habilidades de pensamiento, debemos entender la raíz de nuestro problema: nuestros cerebros.

Angelika Dimoka, directora del Center for Neural Decision Making en la Universidad Temple, condujo un estudio que medía la actividad cerebral mientras los participantes se enfrentaban a problemas cada vez más complejos. Usando la resonancia magnética funcional para medir los cambios en el flujo sanguíneo, descubrió que conforme las personas recibían más información, su actividad cerebral incrementaba en la zona responsable de la toma de decisiones y el control de emociones. Pero cuando la carga informativa era demasiada, la zona se apagaba de repente.

Cuando las personas alcanzaban una sobrecarga de información, Dimoka explica: “Empiezan a cometer errores estúpidos y a tomar malas decisiones porque la región del cerebro responsable de la toma inteligente de decisiones había abandonado esencialmente las premisas”.

Estos momentos ‘apagadores’ se están haciendo día más frecuentes en la vida diaria de las personas. El tema más relevante es que la mayoría de las actividades que realizamos durante la jornada contribuyen a la sobrecarga. En un día cualquiera podrías encontrarte en el supermercado eligiendo una marca de cereal, en la oficina respondiendo emails eternos y en tu casa realizando diversas tareas del hogar. Todas estas actividades, con su dosis de información asociada, empiezan a absorber tus recursos mentales, dejándote agotado e incluso poco capaz de tomar decisiones más importantes.

En los últimos años, hemos observado que cuando los participantes de los simuladores de mi empresa se hacen conscientes de algunos de los factores que contribuyen a los momentos ‘apagadores’, mejoran su habilidad de filtrar información, lo que les ayuda a enfrentar los problemas más complejos.

Por eso, si quieres evitar la sobrecarga y el tomar malas decisiones, conoce  los ‘ruidos’ que contribuyen a afectar la función cerebral, así como algunos tips para manejarlos efectivamente:

Decisión: Cuantas más opciones tenemos, más cansados y menos efectivos nos hacemos. El cerebro humano tiene recursos y energía limitados a gastar para cada elección. En el tiempo que ocurre entre que se levanta y se va a dormir, una persona promedio toma cientos de decisiones. Cada decisión que tomamos drena un poco de nuestra reserva mental. Si hay un día en el que sabes que tienes que estar al máximo en tu desempeño, entonces disminuye la cantidad de decisiones que debes tomar.

Multitasking: Con tantas demandas rodeándonos todo el tiempo, resulta bastante tentador intentar hacer todo al mismo tiempo. Sin embargo, la verdad es que no estamos optimizados para cambiar de tarea. Cuando cambiamos de tareas, nuestros cerebros deben pausar cualquier procesamiento de la serie de reglas actuales y cargar nuevas reglas para la siguiente tarea. Esto ocurre rápidamente. Pero detenerse, descargar, cargar y reiniciar requiere mucha energía. Para incrementar tu desempeño o potenciar tu habilidad para aprender, es importante que te enfoques en una sola tarea al momento.

Abuso de la información: Esto significa simplemente bajar el nivel de la información al punto en el que no es cuestionada. Esta clase de abuso es muy visto en herramientas como presentaciones de PowerPoint donde datos útiles son reducidos a unos cuantos mensajes clave. En resumen, los mensajes clave pueden construirse a consciencia y articulados pueden ser muy útiles. Sin embargo, el peligro es que nuestros cerebros tienden a ser muy complacientes.

Los conferencistas, políticos y marketers cuentan con ser capaces de brindar información que sutilmente se mezcle en el entendimiento del receptor, sin generar preguntas o análisis. Para mejorar tu habilidad para tomar buenas decisiones, deshazte de la información ‘empacada’ y digerida; para tomar decisiones poco relevantes y del día a día, usa los paquetes de información procesada.