Emprendedores

Cómo ser mejor emprendedor en 2014

Para estar a la delantera en los negocios debes vencer tus miedos, crear buenos hábitos y balancear tu vida profesional y personal.
Cómo ser mejor emprendedor en 2014
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

El inicio del año es un buen momento para poner nuestros hábitos bajo el microscopio, deshacerte de las ideas que no te han funcionado y diseñar un nuevo plan de acción. A continuación te compartimos 10 consejos para convertirte en un mejor emprendedor en 2014:

1. Confronta tus áreas de reto y trabaja en ellas. Conocer tus fortalezas es fácil. Enfrentar y arreglar tus debilidades a veces puede ser muy retador y llevar a la inacción. Pero para crecer es importante que hagas estos cambios. Hay millones de razones de “no puedo”, pero la mayoría están fundamentadas únicamente en el miedo.

Usa el 2014 para fortalecer las áreas que te resultan más difíciles. Tomar clases es buena idea, pero principalmente, lo que necesitas es actuar. Sé proactivo. Busca en internet información, artículos, mentores y tutoriales online.

2. Mezcla tu vida laboral y personal. La vida personal y la vida profesional pueden ser enemigas hasta cierto punto, lo que lleva a una carencia de balance. Procura este año encontrar el balance. Enfócate en lo que te apasiona y mantén tu intención de tener más de ello en tu vida.

Para 2014, busca formas rápidas y convenientes de mezclar tu vida profesional y personal para crear un estilo de vida más saludable que te funcione mejor a ti, a las personas que amas y a tu trabajo.

3. Deja que las aplicaciones hagan el trabajo difícil. ¿Qué te está quitando tiempo? Probablemente haya una aplicación para ello. Por ejemplo, Cardmunch convierte automáticamente tarjetas de presentación en contactos; 1Password almacena todas tus contraseñas en un lugar seguro y fácil de acceder. Si descubres que una tarea te toma mucho tiempo, investiga si existe una herramienta que pueda facilitarte la vida.

4. Da tu ayuda. Cuando alguien me entrega una tarjeta de presentación, escribo una nota sobre cómo puedo ayudar a esa persona. Me gusta conectarme con las personas y siempre he valorado cuando alguien hace algo por mí, así que trato dar algo en cambio cuando es relevante. Y esto puede ser tan sencillo como conectarlo con un colega o enviarle un artículo digital que le sea útil.

5. Juega con etiquetas. ¿Otro tip para tus tarjetas de presentación? Etiquétalas en cuanto las recibas. Colócales notas que te ayuden a recordar lo que la tarjeta no te está diciendo como sus intereses, metas o contactos mutuos, entre otros detalles.

6. Ten las conversaciones difíciles. Un amigo y consejero me dijo algo hace muchos años que realmente se ha quedado conmigo: “La persona que no puede tener conversaciones difíciles no se quedara mucho tiempo a tu lado”. Esta afirmación es profunda y verdadera, tanto personal como profesionalmente.

Ten las conversaciones difíciles en 2014: Tanto en el trabajo como en la casa, con otros y contigo mismo. Si las realizas de la manera correcta, lo más seguro es que aprendas de ellas y te ayuden a crecer.

7. Haz un juego con los indicadores de desempeño clave. En todo lo que hagas este año, busca indicadores que señalen el éxito o el fracaso. Y diviértete con ellos. Por ejemplo, cuando hicimos un anuncio importante en mi empresa Sage One (una app online de contaduría para Pymes) intentamos superar el récord de mails abiertos y clics.

8. Sigue la Regla de 2 minutos para las tareas no prioritarias. Guarda tu perfeccionismo para lo importante. Me gusta realizar las tareas menos relevantes en la mañana, mientras planeo mi día y establezco metas. Cuando aparecen cosas que toman menos de dos minutos completarlas, las hago inmediatamente.

9. El bypass visual. ¿Cuál es la mejor manera de recibir ideas de compra para asegurar que lleguen al mercado? Nadie sabe. Pero últimamente he descubierto que ahorro mucho tiempo presentando mis ideas visualmente. Además de ahorrar tiempo, contar tu historia, plan o estrategia de manera visual motiva el pensamiento grupal. Esto se debe a que los visuales tienden a ser más compartidos e incrementar la comprensión de la idea o proyecto.

10. Toma una clase de improvisación. Tomé una clase de improvisación semanalmente por seis meses. No puedo decirte lo mucho que esto me ayudó profesionalmente, permitiéndome ser más mí mismo, deshacerme de los prejuicios y eliminar el temor al fracaso