Consultoría

6 formas de mejorar tus conversaciones

Aprende a escuchar a las personas y conviértete en un comunicador experto para que puedas construir relaciones duraderas.
6 formas de mejorar tus conversaciones
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

La solución para el problema de entender a los otros es mejorar tus habilidades al escuchar. La escucha activa tiene que ver con la construcción de relaciones, el entendimiento y la confianza.

Tu factor de “simpatía” está determinado por tu habilidad de escuchar al cliente y responder a sus necesidades, pedidos y preocupaciones. No tienes que nacer con el don de ser un comunicador experto. Te damos seis tips que te ayudarán a convertirte en un gran oyente y realmente escuchar lo que los otros dicen, no sólo lo que crees que estén diciendo o lo que quieres oír.

1. Muestra un interés real. Cuando hables con alguien, especialmente en un ambiente ruidoso y ocupado, dale a él o ella toda tu atención. Si te encuentras distraído o no los puedes escuchar bien, pídeles que se muevan a una zona más tranquila. Ponte en el lugar del otro y trata de ver la situación a través de sus ojos. Haz preguntas y motívalos a que elaboren. Aunque no hayas experimentado la misma situación, trata de compartir una historia personal sobre un tiempo en el que te sentiste casi igual.

2. Usa las palabras mágicas: “Cuéntame”. Mucha gente valorará la oportunidad de compartir sus historias y experiencias. Los conversadores exitosos evitan las preguntas que pueden ser respondidas con un simple sí o no. Haz preguntas abiertas y escucha. Por ejemplo, podrías decir: “Cuéntame Paco, ¿qué te motivó a iniciar tu negocio?”, o pregunta su opinión “Me gustaría llevar a mi familia de vacaciones. Cuéntame ¿tienes algún lugar favorito para salir de vacaciones?” Cuando eliges un tema de conversación, eso demuestra interés en la otra persona, la discusión fluirá más.  

3. Di el nombre de la persona. Dale Carnegie dijo una vez “El nombre de una persona es para ese individuo el sonido más importante en cualquier lenguaje”. Cualquier conocido se sentirá halagado e impresionado si recuerdas cómo se llama. Si se te dificulta recordar nombres, practica lo más que puedas. Cuando conozcas a alguien por primera vez, di el nombre de la persona inmediatamente. Responde algo como “Me da mucho gusto conocerte, Fernando.” Luego usa su nombre un par de veces en la conversación. Cuando la plática termine repite su nombre una última vez.

4. Es válido concordar con esa persona, pero también expresa tranquilamente tu desacuerdo. Cuando alguien está de acuerdo contigo, se crea un lazo instantáneo. De repente ambos tienen algo en común. De cualquier manera, las relaciones profesionales más fuertes exigen respeto mutuo y admiración, hasta en los desacuerdos. La tolerancia y el respeto son vitales para un networking exitoso. Si realmente no estás de acuerdo con la opinión de alguien, dile educadamente que tú no lo ves así. Haz preguntas y permite que la persona te exprese su razonamiento.

5. Habla menos, escucha más. Cuando alguien te hable, escucha con cada parte de tu cuerpo. Asiente, haz contacto visual e involúcrate en todo lo que tenga que decir. Escuchar atentamente construirá confianza y te ayudará a establecer una relación profesional. Cuando se te dé la oportunidad, haz preguntas pertinentes. Eso te ayudará a demostrar tu interés. Si no entiendes, haz preguntas más específicas. Es mejor confirmar suposiciones en lugar de arriesgarse a una falta de comunicación.

6. No interrumpas o cambies de tema. Muchos profesionales terminan las oraciones de los otros sin darse cuenta. Si haces esto e interrumpes la oración de la otra persona, puedes prevenir que él o ella exprese de verdad sus pensamientos. Aunque tus intenciones sean buenas, el otro individuo puede percibir que te sientes como un sabelotodo o que tienes prisa. O peor aún, puede pensar que estás poniendo palabras en su boca. Deja que la gente tenga tiempo para expresarse antes de que respondas. Tu paciencia y consideración serán apreciadas.