Consultoría

Cuentas claras con la familia

Si iniciaste tu negocio con préstamos de familiares y amigos, toma nota de estas reglas para asegurarte de cumplir con tus compromisos.
Cuentas claras con la familia
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Cuando comenzó a buscar dinero para lanzar su negocio de nóminas en 2004, Jason Maxwell se dirigió a rostros conocidos: amigos y familiares, incluyendo a su padrastro. “Fue una lección de humildad”, recuerda Maxwell, cuya compañía, MassPay Payroll Services, tiene su sede en Beverly, Massachusetts, Estados Unidos.

“Incluso con el préstamo de mi padrastro, yo insistí en que le pagaríamos intereses sobre la suma que me prestó. También preparé un calendario de amortización que señalaba cuánto se pagaría del capital y cuánto de los intereses cada mes, durante los tres años de plazo del préstamo. Desde el principio lo abordé más como una transacción de negocios que como un favor personal, y sé que él agradeció ese trato”.

Pedir prestado a amigos y familiares es una táctica de financiamiento clásica para emprendedores, pero también está sembrada de peligros. Si las cosas salen mal, puedes perder no sólo la camisa, también tus relaciones con las personas más importantes para ti. Aquí hay seis tips para hacerlo correctamente:

1. Crea un plan de negocios sólido que muestre cómo se utilizará el dinero y cómo esperas que se comporte el negocio. “Hay que tratar a los amigos y a la familia con el mismo respeto con que tratarías a un inversionista institucional”, dice el emprendedor Anthony Kirlew, fundador y director general de AKA Internet Marketing, quien ha acudido al financiamiento de amigos y familiares en el pasado. “Al fin y al cabo, están asumiendo un riesgo y demostrando que confían en ti”.

2. Pon los términos del acuerdo por escrito y considera la posibilidad de que un abogado redacte un borrador o revise el documento. “Nuestra memoria es traicionera –dice Rick Bisio, autor de The Educated Franchisee” (El franquiciatario educado) y asesor de aspirantes a franquiciatarios–. Dentro de unos pocos años la amnesia selectiva puede surgir y conducir a desacuerdos familiares significativos cuando una persona diga que el dinero debía pagarse en dos años y otra diga que se acordó hacerlo en el plazo de ‘entre dos y cinco años’”.

Relacionado: 5 tips al prestar dinero a familia o amigos

Asentar los términos por escrito también obliga a los emprendedores a pensar más allá de lo que están haciendo y cómo enfrentarán la adversidad, dice Bisio.

3. Establece términos claros para devolver el dinero o, en el caso de venta de acciones, una estrategia de salida. Si vas a obtener un préstamo necesitas decidir qué tasa de interés van a percibir tus prestamistas, claro, pero también cuándo comenzarás a pagarles y con qué esquema.

Si les estás dando a tus financistas una participación en tu compañía, necesitas definir cómo los vas a compensar por invertir en acciones y cómo pueden vender su parte –a quiénes y en qué términos–, por si en algún momento desean hacerlo en el futuro.

Deja también en claro los gastos y los planes de participación de utilidades. Podrías decidir, por ejemplo, que las utilidades que se obtengan luego de pagar el salario del dueño se prorratearán entre los accionistas. Pero si pretendes reinvertir en el negocio las ganancias que resten después de sufragar tu sueldo durante los próximos 10 años, tus  accionistas deben estar enterados y de acuerdo.

Podría darse el caso de que quisieran por escrito el compromiso de que tendrán voto en todas las inversiones mayores dentro de cierto umbral previamente acordado, y acerca de la venta de cualquiera de los grandes activos de la empresa.

4. Especifica qué sucederá si tu startup no es capaz de pagar el dinero que haya recibido en préstamo. Quizá acuerdes pagar el préstamo con tus propios recursos, con penalizaciones financieras. Tal vez tus amigos o los miembros de tu familia estén dispuestos a asumir el riesgo de perder su inversión. De cualquier manera, enunciar los términos desde ahora ayudará a evitar recriminaciones más adelante.  

5. Mantén abiertos los canales de comunicación. Al eliminar sorpresas ayudas a evitar malos sentimientos entre quienes te financien. “Hubo un par de ocasiones en que necesité diferirle un pago a mi padrastro hasta el mes siguiente, y en lugar de simplemente pagarle más tarde de lo esperado, me aseguré de comunicárselo desde el momento en que supe que existía la posibilidad de que tuviera que hacerlo –recuerda Maxwell–. Y, de nuevo, sé que lo agradeció”. (Maxwell finalmente le pagó anticipadamente el préstamo completo a su padrastro en dos años en vez de tres.)

Aquellos que posean acciones probablemente insistirán, y se merecerán, que los mantengan al tanto del progreso del negocio, incluyendo revisiones periódicas de los reportes de pérdidas y ganancias.

6. Sé creativo. Tus amigos y familiares quizá no tengan suficiente efectivo para fondearte por completo, o quizá se muestren reticentes a asumir los riesgos del negocio que tú estás tan ansioso de que acepten. Eso no necesariamente significa que no te puedan ayudar.

Lindsay López dice que sus padres le depositaron dinero en una cuenta de ahorros que ella utilizó para abrir una línea de crédito en su banco y poner en marcha Form Pilates, un gimnasio en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos. Siempre y cuando López se mantuviera al corriente en sus pagos, el dinero de sus padres permanecería intacto.

Recuerda: conseguir dinero por medio de amigos y familiares puede ser una excelente manera de hacer despegar tu negocio o ayudarte a alcanzar nuevos niveles de éxito. Con una planeación cuidadosa, puede resultar un acuerdo ganar-ganar para todos.