Marketing

Tips de aseo personal para emprendedores

Si trabajas desde casa, apunta estos consejos para estar presentable, dar una imagen confiable y ganar clientes.
Tips de aseo personal para emprendedores
Crédito: Depositphotos.com

Poco después de que renuncié a una empresa y comencé mi propia firma, pasé por mi antiguo trabajo para comer con el CEO. Al llegar al lobby me miró de abajo para arriba y me dijo: “Te ves como una estrella de rock”. No creo que lo haya dicho como un cumplido.

Una semana después me encontré con otro jefe y con una mirada me dijo: “Tobak, necesitas estar más cerca de tu rasuradora”. Nuevamente un comentario sobre mi apariencia, resultado de trabajar desde casa. ¿Me tomé en serio la crítica sobre mi apariencia personal? Tendré que decir que sí y no. Aunque paso mis días sin que nadie me vea excepto mi esposa y mis perros, a ninguno de ellos les importa cómo me veo o huelo. Me arreglo para las ocasionales juntas laborales.

Después de una década de estar así, me he convertido en un maestro de todas las cosas negativas que tiene trabajar desde casa. Eso incluye lo que a mucha gente, a diferencia de mi antiguo jefe, le daría pena decir en mi cara. Afortunadamente para ti, no hay un solo hueso de educación en mi cuerpo.

Así que si eres un emprendedor o dueño de un negocio pequeño, trabajas desde casa, tienes que pagar cuentas y no puedes perder clientes, socios o conexiones debido a que dejaste tu casa oliendo y viéndote como un vagabundo, aquí hay cinco consejos esenciales de aseo personal:

1. Intenta bañarte. No te vas a derretir. Lo que tienes que hacer es dirigirte al baño y buscar una cosa de metal saliendo de la pared. Va a estar más arriba de tu cabeza. Si puedes entender cómo hacer que el agua salga de ahí, mete tu cabeza al chorro de agua y después vístete.

2. ¿Sabías que pueden verte en Skype?  ¿Tienes una llamadas por la mañana con socios que están por ejemplo en Europa? Una vez me puse frente a la computadora con mis pijamas y mi cabello como si una bomba hubiera explotado y juro que me caí de la silla al ver mi reflejo. Si crees que puedes ponerte una bonita camisa sobre tus shorts, créeme, en algún momento lo olvidarás, te pondrás de pie y no será una imagen bonita.

3. No, los trajes cruzados no están de moda otra vez. Yo también tengo una closet lleno de ropa vieja, el problema es que después de que la burbuja del punto com explotó, los diseñadores del mundo se juntaron y decidieron encontrar la forma en la que los emprendedores gastaran lo poco que tenían en ropa. Cada década, más o menos, ve a las tiendas y observa cómo se viste la gente con trabajos reales. Si te sientes como en una película de ciencia ficción mejor ve y compra un nuevo guardarropa.

4. A las mujeres les gusta la barba, a los altos ejecutivos no tanto. Aunque mi imagen con barba ha mejorado desde hace 11 años, no refleja realmente la imagen de un consultor bien pagado a los ejecutivos con los que me presento. Aunque tu esposa la ame, o parezca que lo hace, apuesto a que le gusta más que ganes dinero. Ponte en una zona segura y rasúrate hasta que hayas obtenido ese negocio.

5. Ve a un supermercado una vez al año, aunque no lo necesites. Si la última vez que visitaste un supermercado fue hace 20 años, prepárate, puede ser difícil ver tantos productos nuevos de aseo personal en un mismo lugar. Si se te olvidó cómo se ve el shampoo o el desodorante, pregúntale a alguien que trabaje ahí.

Tengo que disculparme con las mujeres que trabajan desde casa, pero por obvias razones no estoy en posición de dar consejos sobre estas cosas. Pero si hay un hombre en tu vida, tal vez quieras enviarle este artículo. Alguien tiene que hacerlo, si no lo haces ti, ¿quién lo hará?