Consultoría

La vida es un aprendizaje constante

Sácale jugo a las lecciones buenas y malas de la vida para convertirte en un empresario exitoso y lleno de experiencia.
La vida es un aprendizaje constante
Crédito: Depositphotos.com

Definitivamente, en esta vida lo que jamás dejaremos de hacer es aprender.

Todos los días adquirimos conocimientos nuevos. No me refiero a los avances tecnológicos, sino a la capacidad que tenemos de aprender de las experiencias, situaciones, errores, fracasos y hasta de los triunfos.

El mundo en el que vivimos es un gran salón de clases; y aunque a muchos no les haya gustado ir a la escuela, el colegio de la vida siempre estará ahí.

Un título universitario es sólo un papel y de nada sirve que tengas toda la teoría si no tienes la práctica, por lo mismo algunas personas tienen desde muy jóvenes la convicción de trabajar para adquirir experiencia, desde el inicio o antes de la universidad.

El campo de la vida siempre nos dará experiencias y eso es lo que nos convertirá en expertos en el área que nos apasiona. Aprender es parte de crecer y madurar; así como de niños aprendimos el abecedario, cuando nos convertimos en adultos empezamos a vivir cosas diferentes y más complejas. Para muchos es difícil aprender algo de una mala experiencia, tal vez porque creen que sólo de las cosas buenas se saca una buena lección, pero no siempre es así.

Actualmente con tanta información terminamos saturados, sin embargo siempre es bueno volver a lo básico retomando lo valores y la sencillez de la vida. Nadie nace con un manual de instrucciones y sabiendo todo, aquí estamos para aprender y compartir y no tiene nada de malo decir que no sabemos algo. Lo importante es investigar y no quedarnos sin saber las respuestas.

Cuando se acercan a pedirme algún consejo y a preguntarme cómo he aprendido lo que sé acerca de las Relaciones Públicas, siempre les respondo que mis grandes maestros en esta vida han sido mi padre, mi familia, mi pareja, mis amigos, los libros, las experiencias, los tropiezos, los desafíos, las adversidades y la vida misma, seguido de la pregunta: ¿Y para ti, cuáles son o han sido tus grandes maestros?

Para cerrar quiero compartirles esta reflexión: Un marinero no se convirtió en el mejor navegando en un mar tranquilo, al contrario, las tormentas que venció durante la travesía lo llevaron a ser un gran lobo de mar. Aprovecha y agradece todas las tormentas que se atreviesen en tu vida.  

#TIPSTONITORRES
1. Haz una lista de las cosas que aprendiste este día.
2. Léela al final de cada semana.
3. Procura, en momentos de adversidad, detectar cuál es la lección que debes aprender.
4. La vida siempre te estará enviando señales, descubre cuáles y por qué.
5. La universidad de la vida será siempre tu mejor maestra, aprende de ella.