Recursos Humanos

10 tips para “verse bien” ante los reclutadores

En el mundo actual es difícil destacarse de la competencia por un empleo. Te decimos cómo dejar una buena impresión en una entrevista de trabajo.
10 tips para “verse bien” ante los reclutadores
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Conozco muchas personas que hace tiempo se encuentran buscando empleo y se preguntan qué les falta o hacia dónde dirigen la mirada los reclutadores. ¿Es tu caso? No te desesperes. Te dejo algunos tips que podrán ayudarte a destacarte de la competencia, llamar la atención de las personas encargadas de recursos humanos y conseguir el trabajo que quieres.

1. ¡Presta atención!
El momento de la llamada telefónica inicial es clave. Muestra entusiasmo por la propuesta que se te hace y anota todo lo necesario. No confíes en tu memoria y apunta nombre del contacto, dirección y horario de la entrevista. Los reclutadores pensamos que si te comunicas más tarde preguntando cualquiera de estas cosas, muestra falta de atención, desinterés, fallas en la memoria, ausencia de disciplina o método de trabajo, etcétera.

2. Infórmate
Tómate el tiempo suficiente para averiguar a qué se dedica la empresa que te pretende. Conocer el core de su negocio, su Misión o simplemente cuáles son sus valores, te aportará una guía muy útil para que te presentes alineados con ellos. Aquí también cabe decir que los reclutadores interpretamos como una muestra de desinterés al entrevistado que llega sin saber nada de su potencial empleador.

3. Cuida las formas, preséntate a tiempo y bien arreglado
En más de una ocasión me tocó presenciar cómo algunos candidatos llegaban tarde y desaliñados. Los que presentaban excusas decían cosas como “Lo que vale es mi talento y por lo tanto el que me contrate debe valorar el contenido y no la cáscara”.

A toda compañía le interesa que su gente se cuide y se valore. La atención a la presentación propia es una muestra de ello y si la proteges comenzarás la entrevista con el pie derecho.

4. Sé natural
No trates de impostar una imagen de alguien que no eres. ¡Un avezado entrevistador podrá olfatearte a kilómetros de distancia!

Igual sugerencia para cuando te tomen alguna prueba de índole proyectiva: de poco vale que averigües en internet cómo dibujar tal o cual cosa porque en tus dichos se comprobará si dices la verdad o estás mintiendo para conseguir el empleo.

5. Habla en concreto
Recuerda la frase icónica de Mies van der Rohe “Menos es más” y al relatar tus experiencias laborales anteriores no las maquilles ni extiendas innecesariamente. Ten presente que todo lo que digas debe ser pasado por el tamiz de lo medible y observable. Lo que no encaje en estas categorías no será tomado en cuenta.

6. Sé transparente sin hablar de más
Las habilidades comunicacionales son un indicador de cómo trasladas tus ideas en palabras, pero ten cuidado en no excederte. La confidencialidad es una competencia sumamente valorada por los entrevistadores. A veces, el candidato intenta caer en gracia al reclutador contándole intimidades de otros empleos o jefes. Eso te restará en lugar de sumar.

7. Resalta las virtudes de tus empleadores pasados
En los cursos que dicto me gusta hacer una analogía con la vida conyugal, diciendo que hablar mal de tu expareja es hablar mal de ti mismo. Igual cosa pasa con tus anteriores trabajos. No supongas que el hecho de denigrar a un exjefe te sitúa como alguien tolerante a presiones. El reclutador pensará que no eres confiable o lo tomará como indicador de personalidad conflictiva.

8. Cuenta tus logros, pero también tus fracasos
Relata tus experiencias positivas y súmales aquellas en las que no te ha ido tan bien. Eso te hará creíble e informará al reclutador que eres una persona capaz de aprender a través de los fracasos.

9. Nunca discutas con tu entrevistador
Mantén la calma, ya que algunos reclutadores utilizan la formulación de preguntas incómodas como técnica para probar tu tolerancia a presiones. No lo tomes como algo personal sino como un método de trabajo y haz todo lo posible para gestionar tus emociones de ira y enojo.

10. Muestra que eres capaz de tomar tus propias decisiones
Recuerda que la autonomía es una señal de madurez. Cuenta situaciones específicas en las que, sin el auxilio de procedimientos o manual alguno, debiste confiar en tu experiencia y asumir las consecuencias de una decisión.

Escrito por Gustavo Giorgi.