Finanzas

8 razones por las que no tienes dinero

¿No logras salir del bache financiero? Tal vez estás cayendo en estas equivocaciones. ¡Evítalas!
8 razones por las que no tienes dinero
Crédito: Depositphotos.com

Antes que nada, me gustaría aclarar que sé perfectamente lo que es vivir con tan poco dinero que no sabes cómo vas a sobrevivir el resto del mes. Y esta es una situación muy común. Muchas personas viven de quincena en quincena, preguntándose por qué el dinero que ganan no les alcanza para los gastos, mucho menos para ahorrar o invertir.

En mi experiencia personal, he descubierto que si tienes problemas de dinero es porque tienes problemas con el manejo del dinero, no solamente porque no tener suficientes ingresos monetarios.

Aquí hay algunos de ellos:

1. Vives con mamá
Muchas personas residen relativamente cerca de sus padres y dependen de ellos para resolver sus problemas económicos. Si quieres generar dinero, debes cortar el “cordón umbilical”. Esto quiere decir, dejar de sentir que mamá y papá van a rescatarte siempre que “metas la pata” con el dinero. No estás ahorrando al vivir con ellos, estás perdiendo oportunidades. Mi vida financiera no cambió hasta que me mudé del pueblo de mis padres a los 29 años.

2. Tienes analfabetismo económico
La mayoría de las personas no tiene conocimientos financieros. Mucha gente va a la universidad y no conoce los términos económicos más básicos. La economía se define como el manejo de los recursos de un hogar. Administrar significa saber manejar todo lo necesario para sobrevivir, especialmente en circunstancias adversas.  Generar tu propio dinero significa jugar a la ofensiva en el mercado.

3. Posees la mentalidad del bloqueo presupuestal
Pasar todo tu tiempo tratando de incluir cada centavo que tienes en un presupuesto es una forma segura de no tener dinero. Ahorrar por ahorrar es inútil si no se tiene una estrategia de inversión.  No poner tu dinero a trabajar significa que estás jugando a la defensiva en lugar de tomar el liderazgo.

4. Crees en políticos y Santa Claus
La idea de que un político va a venir a rescatar a la clase media (contigo incluido) ha sido probada y fracasada una y otra vez por los últimos 50 años. Casi todos los indicadores económicos lo demuestran, no puedes esperar a que alguien rescate tu situación económica si no empiezas a hacer algo por ti mismo.

5. Sufres de apatía financiera
Las personas se han vuelto apáticas respecto a sus finanzas. No les gusta ver sus estados de cuenta, pero el hecho es que no puedes tener dinero si no le pones atención. Admitir dónde estás parado económicamente es el primer paso para salir adelante. Ignorar que tienes un problema no hará que desaparezca, solo lo empeora. Mi esposa y yo nos juntamos para ver el estado de nuestras cuentas todas las semanas.

6. Sientes que eres superior
Muchas personas no trabajan porque se reusan a hacer los trabajos que consideran que no son dignos. No solo me refiero al individuo que espera recibir salario de gerente cuando nunca ha trabajado, este fenómeno también se da a nivel ejecutivo. Todos quieren ser el CEO, el mánager, pero nadie quiere empezar por ser el vendedor.

7. Te comparas con otros
Si crees que tu situación económica no requiere atención especial porque no te estás muriendo de hambre, estás equivocado.  No hay mayor suicidio financiero que justificar la situación de tu bolsillo diciendo que no estás tan mal. Es cierto, tal vez podrías estar mucho peor, pero no atreverte a pensar hacia adelante evitará que puedas crecer.

8. Te queja todo el tiempo
Todos los días veo personas que se quejan porque tienen que trabajar de ocho de la mañana a cinco de la tarde. La realidad es que un emprendedor SIEMPRE está trabajando y una persona con auténtica seguridad financiera siempre está dispuesta a trabajar más.

Si tu situación económica apesta, debes admitirlo. El primer paso para recuperarse es admitir que se tiene un problema, mientras que el segundo punto es dejar de culpar a los demás o depender de otros para resolver tus problemas financieros.  Confronta quién eres y pon atención a tus ahorros, cuentas y estados financieros. Atrévete a trabajar todo lo que puedas y pon tu vida financiera en orden.

El dinero no es lo más importante del mundo. Ciertamente no te hará feliz. Pero ninguna de estas dos verdades justifica no tener dinero para cuidar de tu familia y forjar un patrimonio.