Emprendedores

Pai Pai, belleza a la mexicana

Con colores e imágenes del folclor mexicano, esta empresa se ganó un lugar en el mercado de los cosméticos.
  • ---Shares

Una canción interpretada por Luis Miguel asegura que México se puede llevar en la piel. Y gracias a propuestas como Pai Pai, es posible. Esta empresa, creada por Karen Rodarte y Andrea Ibargüengoitia en 2013, está innovando en la industria de la belleza con una propuesta diferente, colorida, atrevida y que se alimenta del folclor mexicano.

¿Cómo pueden competir dos jóvenes contra las grandes marcas de belleza? “Haciendo lo mismo no íbamos a lograrlo. Salía más caro el costo de ser iguales que invertir más en nuestro producto”, asegura Andrea. Por eso, como parte de su proceso de arranque  hicieron un análisis de lo que ya existía en el mercado, determinadas a ofrecer algo diferente.

Así, descubrieron que las marcas de labiales comparten un elemento: la mayoría utilizan envases de plástico negros, plateados o dorados, lisos y sin imágenes. Y siendo ambas diseñadoras, decidieron inyectarle creatividad a ese lienzo y, de paso, darle un atractivo ecoamigable. ¿Cómo? Los envases de Pai Pai son de cartón y llevan impresos ilustraciones de artistas mexicanos.

Para su primera colección de nueve tonos, pidieron a Alejandro López, artista amigo de la familia, que les permitiera usar sus obras. La fórmula les funcionó tanto que hoy los artistas les ofrecen sus lienzos o bien, crean ilustraciones específicas para la marca. “A cambio de sus obras, les damos exposure, y publicamos su artwork y biografía en nuestra página Web”, explica Andrea.

Otros artistas que han colaborado son: Óscar Torres (Morelos), Georgina Chávez (Chihuahua) y Guillermo Huerta (Puebla), quien participó en la más reciente colección lanzada en junio pasado.

El amarre

Las emprendedoras no sólo se preocuparon por el exterior, sino también por desarrollar una identidad integral, lo que termina de consolidar la propuesta. “La intención del concepto es remitir a nuestro país y al orgullo de sus tradiciones, cultura y belleza”, destaca Karen.

Por un lado, su nombre –que significa “gente viva, gente que se mueve”– proviene de la comunidad indígena Pai Pai, ubicada en Santa Catarina, BC. Esta información la transmiten en redes sociales y en las cajas de cartón en las que comercializan sus labiales, junto con otras frases de la lengua náhuatl que hacen alusión al arte y la belleza.

Por otro lado, están sus labiales que juegan un doble papel dentro del negocio. No sólo su gama de colores es otro de sus diferenciadores, con propuestas únicas que no dejan de lado las tendencias de temporada y tonos clásicos pero con matices diferentes, sino que son un vehículo más para exaltar lo mexicano.

Cada nombre de labial remite a elementos nacionales: nochebuena, esfera y toloache (rojos), celosía, bugambilia y ponche (morados), horchata de fresa, peonia y cocada (rosas), cempasúchil y melocotón (naranja) y otros como copal, cobre natural, luz de bengala y cacao.

Lo mejor es que el mercado aceptó con los brazos abiertos a esta innovación, incluso antes de salir a la venta. Como una estrategia para comprobar que su propuesta tenía futuro, las emprendedoras hicieron ruido en redes sociales seis meses antes de lanzar la marca. “Subíamos contenido y fotos de la primera muestra y la gente nos preguntaba dónde podían comprarlo y cuánto costaba”, recuerda Karen. “También buscamos puntos de venta sólo con esa muestra”.

La fascinación por la marca sigue: sus clientes han agotado la producción de sus dos primeras colecciones y están por agotar la tercera, con lo que la empresa facturó $1.4 millones en 2014. El 70% de sus ventas provienen de 50 puntos de venta en concept stores, tiendas ¡Ay Güey! y un módulo en Liverpool Cancún, y el resto de su tienda en línea, desde donde hacen unos 150 envíos mensuales.

Karen confiesa que aunque han aumentado su producción (15,000 piezas para su última colección de cinco tonos), no se dan abasto. “Tenemos más seguidores que lo que producimos. Ya estamos trabajando para tener más puntos de compra, seguir creciendo para cumplirle a los compradores.

El enfoque hacia lo mexicano también atrajo al nicho de los turistas, pues son más los extranjeros que compran en su canal digital para EE.UU. y Canadá (10%), Latinoamérica y Europa. De hecho, las emprendedoras ya planean abrir un centro de distribución en Los Ángeles para exportar.

A pesar del éxito, Pai Pai se reinventa constantemente: sus labiales ahora son de manteca de mango orgánica, con lo cual ya no sólo pintan, sino que humectan los labios; están avalados por el sello Ecocert como cosméticos naturales y ecológicos; y próximamente producirá también rubores y sombras.

México lindo y querido

Otras empresas explotan el folclor nacional atrayendo al mercado local y extranjero:

-Pitahia. Esmaltes de uñas con colores novedosos inspirados en la alegría del mexicano. Son durables, hipoalergénicos, orgánicos, naturales, y cuentan con la certificación Cruelty Free.

-Remedios Mágicos. Dulces enlatados y artículos con mensajes humorísticos del folclor urbano.

-Mexicanitos al grito. Por medio de playeras y accesorios para niños, transmite mensajes positivos del país usando íconos de la cultura popular, como luchadores y alebrijes.