Trabajo en equipo

7 pasos para construir el talento más competitivo en tu negocio

¿Te gustaría pasar más tiempo ocupándote del crecimiento del negocio que resolviendo problemas con tu equipo? Aquí cómo hacerlo.
7 pasos para construir el talento más competitivo en tu negocio
Crédito: Depositphotos.com

Muchos emprendedores viven atormentados, pierden el foco y sus metas al estar esperando los mejores resultados por parte de su capital humano.

Antes de llegar a esta situación, existe un paso sumamente importante que puede ser la diferencia entre el éxito y los malos resultados: la construcción de tu equipo.

Es importante que a la hora de elegir te preguntes honestamente qué persona aporta más valor al crecimiento de tu empresa.

¿Tienes la respuesta? Aquí te la presento. Quítale toda la carga emocional a las relaciones con tu equipo y empieza a tomar decisiones racionales y profesionales.

Son 7 las decisiones que todo empresario debería tomar para tener al mejor grupo de colaboradores en su negocio:

1. Nutre tu talento empresarial. Contratar personal significa pagarle a la gente para que realice actividades. En cambio contratar talento representa integrar un equipo para generar rentabilidad y crecimiento a la empresa. Esto requiere primero del desarrollo de tus habilidades como empresario.

Debes entender tu rol, saber qué quieres lograr, a qué talento necesitas, cómo vas a crecer, y cómo lograrás incrementar utilidades; en pocas palabras, tener definida la fórmula que asegure el éxito de tu crecimiento. De lo contrario, sería como tirar una moneda al aire y esperar que cualquiera cumpla las expectativas de tu empresa.

2. Define el talento que necesita tu empresa. No confundas lo que quieres con lo que necesita tu negocio, podría ser muy diferente a lo que tu mercado requiere para así generar más velocidad en los resultados.

Elabora el perfil que estás buscando con base en esto. Busca las habilidades duras y blandas alineadas a tus necesidades; revisa cuánto te costaría alinear al equipo que ahora tienes a estas necesidades; así como el costo del seguimiento y tu tiempo para que ellos generen mejores resultados.

Paso siguiente: valida si estas metas se cumplen.

3. Desarrolla colaboradores, no trabajadores. Revolucionar las cualidades de los seres humanos tiene un potencial infinito. Impulsar su talento es tu responsabilidad, no puedes olvidar que pasan una gran parte del tiempo y de su vida en tu empresa.

No puedes exigirles que hagan sólo su trabajo, eres un guía en su desarrollo laboral, lo cual –no lo dudes– repercutirá en una mejor calidad de vida y por lo tanto un mejor desempeño. Esto significa que entrenándolo, capacitándolo y formándolo le permitirás alcanzar su plan de vida y carrera.

Pero también, no temas que se te vayan. Cuando están satisfechos, la retención es alta, al igual que la lealtad. 50% del éxito en el desempeño de un colaborador depende de que tenga el perfil que la empresa necesita. El otro 50% se trata de que tenga un proceso de desarrollo formal.

4. Determina las reglas claras del juego. Las reglas bien definidas dentro de un equipo representan el equivalente a la brújula del éxito de la empresa. Lo que conduce a un equipo a generar resultados a mayor velocidad es una lista de reglas de orden claras, de permanencia, crecimiento, y despido.

¡Ah!, pero falta algo clave, si no existen consecuencias que refuercen este resultado (dependiendo de que las reglas se cumplan o no), entonces de nada servirá, no te molestes, pero si esto no se cumple sería preferible no tener reglas.   

5. Alinea constantemente a tu equipo con la visión, misión, valores, metas y objetivos del negocio. Dale seguimiento a resultados semanalmente y ayuda a establecer nuevos retos para reenfocar sus metas. Asegúrate de que están mejorando sus aptitudes y habilidades, de esta manera también te darás cuenta si están limitando sus propios resultados. ¡No lo dejes pasar por alto! Este es el momento en el que podrás hacer cambios, encontrar soluciones y definir estrategias para su crecimiento.

6. Rentabiliza tu inversión en gente. Por cada peso que inviertes en gente debes recuperar mínimo 3 veces en utilidades directas. Si esto no pasa, algo no anda bien. Asegúrate de que esto esté sucediendo con 100% de los integrantes de tu equipo.

7. Contrata lento, despide rápido. El costo del tiempo de las otras personas, así como el de oportunidad por dejar de atender otros proyectos o actividades de mayor valor, así como el costo directo de la improductividad. ¿Qué esperas para despedir? Hazlo rápido, ¡no pierdas más dinero!

No puedes esperar que tu empresa sea un mundo donde sólo existen fantasías. ¡Este es el mundo real de negocios! Utiliza tus recursos de manera inteligente, asegúrate de que tienes al equipo correcto en el lugar correcto, construye crecimiento, enfócate en rentabilidad y potencializa las virtudes de tu equipo para que puedan multiplicar en tu negocio.

Esto sería lo que mejor genera retorno a la inversión de tu tiempo, el reto más importante en tu posición como empresario.

Deja de perder y comienza a ganar, decide cambiar el día de hoy. Conoce más sobre los programas para crecer el talento de tu negocio que ofrece Coach Latinoamérica.