Emprendedores

Abre tus ojos a las nuevas oportunidades

Abre tus ojos a las nuevas oportunidades
Crédito: Depositphotos.com

Hace unos días un futbolista reconocido a nivel mundial hizo la siguiente declaración ante los medios: “Era lo que más buscaba, pero no se me dio.”

Por un momento me vi reflejada en su declaración y pensé en cuántos emprendedores no habría allá afuera que quisieran un día sí y dos no tirar la toalla ante su gran ilusión por perseguir sus sueños.

Porque aunque sean pocos quienes se atrevan a hablar de ello, es una realidad que el camino emprendedor supone mucho esfuerzo, dedicación, perseverancia, creatividad y sobre todo, abrir los ojos ante las oportunidades que otros no pueden ver. Es precisamente de esto de lo que te hablé en mi artículo anterior El mundo emprendedor es de los valientes.

Y me llamó tanto la atención su declaración, no porque no fuera válida, sino porque la diferencia entre alcanzar lo que deseamos y no alcanzarlo se define precisamente por el momento en el que más deseamos tirar la toalla. ¿Y cómo no llegar a ese punto de querer tirar todo por la borda?

Busca oportunidades

Uno de los aspectos clave de emprender es permitirte estar abierto a la posibilidad de que en cualquier momento puede surgir una oportunidad de negocio. Eso sí, no esperes a que llegue sola.

Ejemplo: Cuando decidí emprender no sabía por dónde empezar. Tenía claro a lo que quería dedicarme, en lo que era buena, pero no tenía ni idea de a quién ofrecérselo. Mi primer intento fue acercarme vía correo electrónico a aquellas personas que yo consideré que podrían estar interesadas en mis servicios.

Llegué a enviar más de 50 correos en un día, de los cuales solo 3 contestaron y entre esos correos había distintas respuestas: “Gracias, pero cuento con alguien que me ayuda con eso”, “No tengo presupuesto, “Muchas gracias”.

Todos los demás, quedaron olvidados en el silencio. Y sí, en su momento me desilusioné, ya que en realidad pensaba que mi idea era magnífica y que de 50 al menos 30 me responderían. Mi sorpresa fue darme cuenta de que prospectar clientes toma más tiempo, más esfuerzo y un mejor enfoque del que consideré.

Mi aprendizaje se dio cuando llegó un momento en el que ir descartando aquello que no funcionaba me estaba acercando cada vez más a aquello que sí. ¿Qué tal?

Aliméntate de la creatividad

Hace unos días leía un artículo que hablaba sobre cómo existen dos características importantes para alcanzar el éxito: la perseverancia y la creatividad. Lo analicé y me di cuenta de que esto efectivamente es una realidad, por lo que lo visualicé de la siguiente manera: un niño pequeño logra proponer ideas grandiosas porque no frena su imaginación y cree en la magia de sus ideas.

Desgraciadamente conforme crecemos le permitimos al mundo el  sesgar nuestra opinión y el derecho a conectar “A con Z” en lugar de “A con B”. Pero las grandes ideas únicamente surgen cuando nos permitimos conectar “A con Z” sin verlo como algo equivocado, sino como una nueva oportunidad de visualizar las cosas desde una nueva, y más fresca, perspectiva.

Para alcanzar el éxito, la clave está en salirnos de lo convencional.

Abordar un proyecto desde distintos frentes es algo que observo día con día en los emprendedores a mi alrededor. Esto se debe a que en un mundo tan competitivo, descubrir una nueva forma de abordar un problema, un proyecto o una idea es como ofrecer una piedra preciosa a un cliente.

Ya lo he compartido con ustedes anteriormente, pero nunca está de más repetirlo, para alcanzar el éxito la clave está en salirnos de lo convencional.

Ejemplo: El año pasado tuve la oportunidad de participar en el desarrollo de un plan de estudios, para niños y adolescentes, enfocado a desarrollar sus habilidades de emprendimiento. El reto realmente lo enfrenté al momento de tener que plantear temáticas de adultos, pero con un enfoque más atractivo, divertido y dinámico.

Al final del proyecto me di cuenta de que la creatividad es necesaria emplearla aún cuando se es un adulto, ya que esto hace que una idea se transforme en algo con un potencial aún mayor, que no solo se queda más grabado en la gente con la cual se trabaja, sino que abre el panorama a nuevos enfoques, nuevos retos y nuevas soluciones.

Céntrate en lo positivo

Todos conocemos al tipo de personas que suelen enfocarse en lo negativo en lugar de fomentar el positivismo ante un plan o una idea. Por ello, y para un emprendedor, es incuestionable el rodearse de gente que inspira, que apoya, que conduce y guía nuestra propia fortaleza y nuestros esfuerzos hacia la meta.

¿Por qué? Porque es una realidad que además de todas las satisfacciones que trae consigo, al largo plazo, el emprender, también habrá momentos en el que el camino se llene de obstáculos, de retos o de dudas. 

Ejemplo: Recuerdo en mis inicios a una persona en particular que me cuestionó el cómo le había hecho para tomar la decisión de emprender, cómo es que esto era posible sin quedarme en el intento e incluso me aseguró que me “odiaba” por atreverme a hacer lo que muy poca gente se propone alcanzar, pero más allá de tomármelo personal hice una introspección haciéndome consciente de que todo es posible si uno realmente quiere lograrlo.

¿Cuánto tiempo va a tomar? No lo sé. ¿Cuántos intentos va a tomar? Tampoco lo sé. Pero lo que sí sé es que va a valer completamente la pena. Así que tú también sigue adelante