Curriculum

7 claves para valorar el CV de los candidatos

Te decimos cuáles son los elementos que debes tomar en cuenta al momento de contratar.
7 claves para valorar el CV de los candidatos
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Cuando difundimos una oferta de trabajo en busca de candidatos, lo más habitual  —y deseable— es que recibamos un número de currículum vitae superior al de aspirantes que van a pasar a la fase de entrevista personal.

Aunque la afluencia de los currículum es un hecho positivo, pues denota el interés de los profesionales por trabajar con nuestra empresa y nos permite optar entre diferentes perfiles, también es cierto que cuanto mayor es la cantidad de documentos recibidos, mayor es la dificultad para seleccionar a los mejores talentos.

¿Cómo podemos evaluar a los diferentes aspirantes con base en su CV? ¿Qué elementos influyen en la contratación?

1. Diseño. Dado que el proceso de selección de personal está enfocado a encontrar al mejor candidato, la presentación se convierte en el primer filtro del reclutamiento.

Los currículum vitae excesivamente largos o cortos, aquellos que no contienen los datos personales o la información básica sobre experiencia y formación o los que presentan graves errores estéticos u ortográficos deben ir al montón de descartados.

El CV es la carta de presentación del profesional, así que ¿qué menos que deje patente su interés cuidando los detalles estéticos?  

2. Competencias requeridas. En base al puesto laboral que deseemos cubrir, los candidatos tendrán que reunir una serie de competencias técnicas y habilidades, así que es recomendable que elaboremos una lista con estas necesidades y ajustemos la evaluación de los currículum vitae en base a ellas.

No debemos caer en el error de quedar impresionados por un brillante expediente que, si bien resulta extraordinario, no están vinculadas con el perfil que estamos buscando.

3. Fotografía. En este punto existen discrepancias entre los profesionales de Recursos Humanos sobre el análisis o no de la imagen del aspirante. Mientras unos recomiendan obviar en la medida de lo posible la fotografía durante el proceso de selección para no caer en criterios subjetivos —ya que las personas nos sentimos más atraídos por los individuos que se parecen a nosotros—, otros consideran que son una fuente de información indispensable. Esta decisión dependerá del puesto en cuestión y de la importancia de la imagen personal en el mismo.

4. Cargos desempeñados. Tanto la experiencia profesional del candidato como el sector en el que ha trabajado nos ayudarán a decidir su adecuación al puesto que ofrecemos.

En este sentido, tendremos que analizar si los cargos que ha desempeñado se adecúan al perfil que buscamos y si los sectores de actividad están relacionados con el nuestro o nos benefician de algún modo, ampliando la red de contactos, por ejemplo.

5. Estabilidad laboral. El hecho de que un candidato haya cambiado de trabajo con frecuencia no tiene por qué ser negativo. Debemos intentar vislumbrar el motivo de esa trayectoria. Por ejemplo, si los puestos a los que accede son de mayor responsabilidad indicará que tiene ambición y está evolucionando en su carrera profesional.

6. Formación. Hace no mucho, el bloque de educación era uno de los principales aspectos valorados por los departamentos de Recursos Humanos de las empresas.

Hoy este punto ha perdido protagonismo, aunque sigue siendo relevante para conocer el nivel de estudios del aspirante, las habilidades adquiridas a través de formación complementaria que pueden suponer un valor añadido para la empresa o sencillamente su preocupación por realizar una mejora continua y actualización, aunque ésta no aporte nada a nivel estrictamente técnico para el puesto en cuestión.

7. Información adicional. Para elegir el mejor candidato, además de su adecuación profesional al puesto, también es importante que esté alineado con los valores y el espíritu de la compañía.

Los detalles sobre sus aficiones, características personales o iniciativas ayudarán a hacernos una idea sobre su personalidad.

Por ejemplo, si nuestra empresa está comprometida con el medio ambiente, el hecho de que al aspirante le guste el montañismo o los animales puede darnos pistas sobre su futura integración en la plantilla.

Si quieres saber aún más, descarga la guía gratuita para descubrir los elementos que más influyen en la contratación.