Emprendedores del mundo

Cuatro recomendaciones para los gobiernos que apoyan a emprendedores

Estas personas son las que aportan visión, determinación, pasión, coraje, resiliencia, voluntad de asumir riesgos en las economías en desarrollo.
Cuatro recomendaciones para los gobiernos que apoyan a emprendedores
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Por Rachel Surkin / Directora de Youth Practice, IREX

En la próxima década, mil millones de jóvenes más ingresarán al mercado laboral y, para seguir el ritmo de esta fuerza laboral en crecimiento, la economía global deberá crear 600 millones de empleos en los próximos 10 años.

Eso resulta en 5 millones de empleos por mes. Si calculamos estas cifras, un tercio de la gente joven a nivel mundial, actualmente no tiene empleo, educación o formación, y casi el 85 % vive en economías en desarrollo e inseguras.

Si bien no existe una única panacea para abordar estos enormes desafíos, en mi organización hemos advertido que brindar un apoyo más sustancial a los jóvenes generadores de empleos, podría tener un impacto significativo en el crecimiento laboral de los años venideros. Este enfoque es arriesgado. Aún no contamos con datos para demostrar que funcionará o cuánto crecimiento dará como resultado, pero las cifras sugieren que asumir el riesgo es imperativo para progresar con el empleo joven.

Hace poco tiempo, tuve la oportunidad de hablar con varios emprendedores veinteañeros excepcionalmente motivados provenientes de la República Democrática del Congo, Túnez y Senegal, personas que han formado empresas con visión de futuro y de rápida expansión. Todos tienen la capacidad de generar cientos o miles de empleos a lo largo de sus carreras y de crear un efecto dominó en sus países.

En base a esas conversaciones, tengo cuatro recomendaciones para los gobiernos que lidian con la necesidad de aumentar la generación de empleos y sus seguidores internacionales:

1. Modificar las estructuras impositivas y los marcos regulatorios para promover el crecimiento de empresas lideradas por jóvenes

Todos los jóvenes emprendedores con los que hablé mencionaron la estructura impositiva punitiva que experimentan.

Uno explicó: “Cuando se inicia una actividad, esta puede tardar aproximadamente tres años en ser rentable; sin embargo, se debe pagar el 25 % de impuestos sobre los ingresos (no gananciales) del primer año”. Otro mencionó “tanto la burocracia como la cultura de la apatía, la indiferencia y la corrupción” en los niveles medios de las instituciones gubernamentales que debe atravesar para expandir su empresa de suministro de energía alternativa.

Estos desafíos impositivos, regulatorios y burocráticos hacen que muchos empresarios jóvenes se mantengan dentro de una economía informal y no registrada. No pueden acceder al financiamiento y demás asistencia necesaria para hacer crecer su negocio y generar más empleos.

2. Crear y respaldar a más incubadoras y aceleradoras

Las incubadoras y aceleradoras de empresas que resulten efectivas son imprescindibles. (Las incubadoras de empresas se centran en ayudar a las nuevas empresas a triunfar y crecer, mientras que las aceleradoras por lo general se enfocan en los negocios que están establecidos, pero necesitan ayuda para expandirse). No solo pueden ayudar a empresarios incipientes a atravesar las complejas regulaciones e instituciones e identificar fuentes de capitales, sino que además pueden ofrecer un espacio de bajo costo, acceso a redes, guías y colegas serviciales.

Todos los empresarios con los que hablé remarcaron que los jóvenes tienen grandes ideas pero no cuentan con el respaldo ni las oportunidades que necesitan para triunfar.

“Hay 12 [aceleradoras] en Senegal; necesitamos más”, explicó un empresario. Otro de ellos, que actualmente acoge a una incubadora en Túnez, reconoce a esa incubadora como el soporte para el rápido crecimiento de su negocio.

Los guías son un respaldo particularmente importante que las incubadoras, u otros programas, pueden ofrecer. Un empresario explicó que “las pequeñas empresas fracasan porque la gente no ‘hace su tarea’ y no sabe lo que implica triunfar; no cuentan con habilidades ni guías y no pueden pasar al siguiente nivel”.

3. Destacar los modelos a seguir y los triunfadores

Muchos de los jóvenes empresarios hablaron apasionadamente acerca de la importancia de los modelos a seguir en sus entornos. Uno de ellos habló sobre el escepticismo de parte de la familia y los amigos. “[La familia y los amigos dicen], ‘¿Por qué quieres hacer esto?’ Me inspiré en un joven emprendedor de Nigeria”. Otro remarcó la idea de que la iniciativa empresarial es desconocida para muchos jóvenes y que sin ejemplos de éxito tangibles, pocos seguirán ese camino.

También se necesitan triunfadores, agentes confiables y establecidos para ayudar a los jóvenes emprendedores a ganarse una posición. Un empresario mantiene su puesto en un banco internacional precisamente por esa razón. “Hago que mi trabajo cotidiano mantenga el vínculo entre el exterior y el interior. [Los jóvenes emprendedores] necesitan gente adentro que pueda responder por ellos”.

4. Facilitar la creación de redes y crear conexiones

No pudieron poner demasiado énfasis en el valor de tener acceso a las redes y sacar provecho de las conexiones. Las oportunidades de financiación y los mercados a veces existen pero no son accesibles para los nuevos, y en especial para los jóvenes, emprendedores.

Tales desafíos sugieren una necesidad de crear redes entre empresas a nivel local y nacional, proporcionar puertos de entrada específicos y asistencia para la navegación, y ayudar a las redes a obtener credibilidad para el gobierno. Tal como explicó un empresario: “El gobierno no nos considera socios, sino perturbadores. Creen que tenemos otras razones”. Las conexiones con redes confiables pueden disipar esta percepción.

Prestar especial atención en llegar a los jóvenes poco calificados. El historial de políticas para respaldar emprendimientos y pequeñas y medianas empresas nos ha enseñado que enfocarse solo en el crecimiento corporativo no necesariamente creará empleos para las poblaciones más necesitadas, aquellas con menores habilidades.

Un empresario destacó este punto y explicó: “Cuando creamos empleos, debemos dirigirnos a las personas con habilidades limitadas”. Sin embargo, agregó, esto conlleva esfuerzo adicional y “creatividad”. Describió a un emprendedor que apoyaba, un zapatero que había contratado a 12 personas para los trabajos que requerían menos habilidades.

Las consecuencias para contribuyentes y programadores es que crear empleos y alcanzar poblaciones marginadas requiere especial atención en ambos factores. El solo hecho de crear empleos sostenibles no necesariamente alcanzará a los más necesitados, y con solo enfocarse en capacitar a los más marginados, no se creará la cantidad de empleos sostenibles necesarios.

Los empresarios con los que conversé ofrecieron una propuesta de acción específica. Los contribuyentes, dijo, deben usar la ventaja que tienen con los gobiernos para ayudar a crear el cambio, en las políticas y los marcos regulatorios, y en las burocracias y culturas que dificultan que jóvenes empresarios hagan crecer sus empresas.

Por su parte, los contribuyentes necesitan datos para demostrar que la generación de empleos a largo plazo impacta en sus inversiones, y los empresarios y programadores deben comprometerse a recopilar y compartir esta evidencia.

El corazón del emprendimiento en las economías emergentes impacta de lleno en los mismos empresarios, aquellos que aportan visión, determinación, pasión, coraje, resiliencia, voluntad de asumir riesgos, de adaptarse e innovar, de arriesgarse al fracaso y que tienen la capacidad de recuperarse una y otra vez. Como explicó uno de ellos: “[Los nuevos emprendedores necesitan] coraje y paciencia para aceptar sus errores, levantarse después de una caída y estar listos para cometer nuevos errores y enfrentar nuevos desafíos. Considero que no hay un único camino al éxito, por lo que debemos estar listos para probar nuevos caminos y arriesgarnos”.

Este contenido se escribió originalmente para el Foro Económico Mundial.