My Queue

Your Queue is empty

Click on the next to articles to add them to your Queue

Los 5 básicos de un buen líder

Si lo que quieres es aumentar la confianza e inspiración de una organización en la que el miedo y la incertidumbre son comunes, tienes que leer esto.
Los 5 básicos de un buen líder
Crédito: Depositphotos.com

Cualquier líder de una organización ha pasando por trastornos, pérdidas enormes, escándalos, fusión, división, tiempos difíciles prolongados, bajo compromiso, baja cooperación y desconfianza.

Para unificar la organización fracturada en la que el miedo y la incertidumbre son comunes, y aumentar la confianza y la inspiración te recomiendo 5 consejos esenciales de liderazgo.

1. Visión

Casi todo el mundo sabe la importancia de la visión para un líder. El problema es que la mayoría de los líderes no articula correctamente la visión de su organización.

"Unidad", "crecimiento" o "un futuro mejor" no son visiones. Tampoco hay una meta financiera para ser entregada en una fecha determinada. Este último es un objetivo, el primero no es más que pábulo abstracto. Buenas y bonitas palabras, seguro lo son, pero no es una visión y definitivamente no inspirará a la acción.

Una visión verdadera pinta una imagen clara de lo que el mundo podría parecer si todo va perfectamente.

Es un ideal. Y para que inspire a la gente a actuar, esa visión tiene que describir un mundo que beneficiaría a la gente.

2. Visión de MLK

El Dr. Martin Luther King, Jr. describió su visión en palabras tan claras, que el resto de nosotros podría imaginar exactamente lo que podría ser un mundo del que él soñó. Un mundo en el que, un día, pequeños niños negros serán capaces de unir las manos con pequeños niños blancos.

El Movimiento por los Derechos Civiles en EE.UU era el camino que se tomaría para alcanzar esa visión.

Existen líderes que piensan que el plan es más importante que la visión. La realidad, es todo lo contrario. Un plan es incierto, cambiante y a veces defectuoso. La visión debe ser inamovible, fija e inspiradora.

2. Pide a la gente que contribuya

Una vez que la visión es clara, un líder real pide a los que creen encontrar maneras de contribuir y avanzar hacia esa visión.

Los líderes débiles son aquellos que prometen llevar al pueblo, la compañía o una nación a la felicidad. Es una promesa que no pueden cumplir. Y la razón es simple. Los ejecutivos y los gobiernos no son lo suficientemente fuertes para promover culturas enteras.

La responsabilidad del líder es recordarnos a dónde nos dirigimos, fijar el camino, encontrar los recursos y apoyar a todos aquellos que se han comprometido a ayudar a avanzar la visión.

Esto da toda la sensación de que estamos contribuyendo a algo más grande que nosotros mismos.

3. Únete…

Cuando nuestros líderes fallan en invitar a su gente a unirse a ellos (sólo se unirán si la visión es clara e inspiradora), entonces el pueblo cruzará los brazos y esperará a que sus líderes "resuelvan" todos los problemas.

Una receta segura para el fracaso y el descontento. Sin embargo, cuando nuestros líderes piden nuestra ayuda, nos convertimos en los emprendedores, innovadores y guardianes de la visión. Esto, a su vez, establece una base sólida para que el trabajo avance más allá del mandato de cualquier líder.

Todo queremos tener la oportunidad de contribuir a algo en lo que creemos.

3. ¡Escucha!

Cuando la gente pide algo, esto no significa que necesariamente los líderes les dan lo que realmente la gente quiere. Lo buenos líderes escuchan, escuchan, escuchan y trabajan para entender la razón por la que la gente está pidiendo lo que están pidiendo.

4. Acuérdate del Brexit

El voto del Brexit es un ejemplo perfecto. Muchas de las personas que votaron a favor de que Gran Bretaña abandonara la UE, no estaban votando realmente por el Brexit (el número de búsquedas de Google después de la votación de "qué es la UE" es una pista).

Lo que la gente estaba expresando era una sensación de estar olvidados. Estaban expresando inseguridad por su futuro. Expresaban una frustración con la desigualdad de ingresos. Expresaban la incertidumbre de un futuro para el cual sus líderes no ofrecían ninguna visión.

5. Considéralo como tu último trabajo

Es común ver un político motivado por la reelección, o un ejecutivo quien actúa para proteger su bono, o cuando un colega trabaja para avanzar su propia carrera a expensas de la nuestra.

El líder que demuestre su contribución hacia nosotros y la visión como prioridad, aunque les cueste una elección, un bono o una promoción, es entonces cuando tendrá el respaldo de su gente.

Esto, lamentablemente, es una de las cosas más difíciles de hacer para los líderes. Especialmente cuando el dinero, el poder y la fama están presente.

Es difícil para un ejecutivo poner a su gente en primer lugar cuando los modelos de compensación a menudo les recompensan por poner a su gente en segundo lugar.

Los grandes líderes sacrificarían sus intereses para proteger la vida de su pueblo y nunca sacrificarían a su pueblo para proteger sus intereses.

Si creemos que están actuando con nuestros intereses en mente, la confianza y la cooperación prosperan dentro de la organización. Si creemos que están más preocupados con sus carreras, dinero o la gloria sobre nuestro bienestar, el cinismo, la paranoia, la desconfianza y el egoísmo prevalecen.

Por el contrario, cuando estamos seguros de que nuestros líderes están dedicados a una visión única e inquebrantable, cuando vemos que están trabajando para darnos las herramientas que necesitamos para contribuir a esa visión, cuando sentimos que escuchan y entienden nuestras necesidades reales, con gusto ofreceremos nuestra sangre y sudor y lágrimas para avanzar hacia la visión.