Hide this Looking for English Content? Click here

Reciclado de CDs y DVDs

Reciclado de CDs y DVDs
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares
¿Por qué?
Los CDs (discos compactos) y los DVDs (discos digitales de vídeo) eran un soporte desconocido hace 20 años. Hoy están presentes en nuestras vidas como algo imprescindible; con ellos se puede escuchar música, ver películas y almacenar muchísima información en poco espacio. Sin embargo, ahora millones de discos inservibles se han convertido en un problema ambiental en la medida que no se recogen selectivamente.

El CD apareció como una solución que mejoraba la capacidad de almacenamiento de los disquetes, pero al poco tiempo, también se convirtió en un problema para el medio ambiente. En su fabricación se utilizan materiales contaminantes, principalmente el policarbonato, además de incorporar aluminio, laca y colorantes, materiales sintéticos y no biodegradables. Por lo tanto, su producción genera desechos, consume energía y genera un elemento que cuando pierde su vida útil se convierte en un molesto contaminante.

Aproximadamente 100,000 de estos discos quedan obsoletos cada mes y van, en el mejor de los casos, a parar a los vertederos e incineradoras. Pero mientras los datos pierden interés, el material plástico no lo hace. El policarbonato es un material que puede ser reciclado y reconvertido en materia prima. De hecho, se utiliza para fabricar los lentes de muchas de las cámaras digitales.

Encontrar el modo de reutilizar estos elementos para generar un mayor ahorro de materiales sintéticos, además del cuidado del medio ambiente, se convierte en una gran necesidad y oportunidad de negocio.

¿Cómo?
El proceso de reciclaje de CDs y DVDs es relativamente sencillo. En primer lugar una trituradora rompe el policarbonato que los compone. A continuación, un proceso de lavado logra destintar el plástico y extraer los restos de etiquetas, además de la capa metálica, residuo de aluminio o plata que contienen. Una vez limpio el policarbonato, se seca volteándolo en un silo y se envía a la máquina extrusora para su reciclaje mecánico. El proceso consiste en calentar el material hasta su punto de fusión para que adopte la forma de un hilo continúo que luego se enfría y se corta a la medida de una lenteja.

Empleando este método es posible recuperar 13 gramos de policarbonato de un CD original que pesa 15 gramos, un 90%. El policarbonato es un material de gran transparencia y resistencia mecánica al impacto. La masa resultante, llamada granza, es utilizada como materia prima por diversas industrias para fabricar gafas, carcasas de material ofimático, teléfonos, mandos a distancia y utilidades diversas para el sector de la automoción como faros, manillas y salpicaderos de coches.

Aunque hasta hace poco no había industria alguna interesada en su reciclaje, existe un buen ejemplo en la empresa vasca CEDERIKA, que puso en marcha a mediados del 2006 un sistema para recogida selectiva de CDs obsoletos para su reciclaje que se puede suscribir con una cuota de entrada. Quienes suscriben el servicio reciben una destructora de CDs y el contenedor de cartón para almacenarlos. Luego, se accede a la reposición del contenedor una vez que está lleno así como su envío al centro de reciclaje que esta empresa tiene en la ciudad de Erandio. Considera este tema para emprender próximamente.

Ejemplos de éxito

En España:
Cederika
http://www.cederika.com/castellano.html

Blipvert
http://reciclajecd.com/index.php
OK

This website uses cookies to allow us to see how our website and related online services are being used. By continuing to use this website, you consent to our cookie collection. More information about how we collect cookies is found here.