5 consejos de un veterano de Silicon Valley para impulsar tu startup social

Steve White ha asesorado varias startups sociales en Silicon Valley que están cambiando el mundo, el experto confía que en México se vive el principio de algo grandioso en este ámbito y comparte algunos consejos.
Entrepreneur Staff

Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, ha dedicado 99% de su red personal a apoyar a los emprendedores sociales, no por caridad sino porque cree que es el tipo de inversión correcta. Como él, hay otros inversionistas que están en el esquema de blended capital, que no sólo destinan recursos en términos puramente económicos, sino también en justicia social, asegura Steve White, un veterano de Silicon Valley y socio honorario del Miller Center para emprendimiento social.

Silicon Valley tiene una historia marcada por la innovación tecnológica y emprendimientos fundados por venture capital y, ahora en el presente, ahí se están buscando las próximas oportunidades para hacer negocios, dice White. Otro ejemplo es Pierre Omidyar, el fundador de eBay, que destina fondos para emprendedores sociales.

Así es la filosofía actual de Silicon Valley. “Las personas están muy abiertas a compartir su conocimiento y su tecnología, porque saben que al hacerlo tú puedes tener una mejor idea”, recalca White, en entrevista con Entrepreneur en Español, en el marco del Festival de Emprendimiento Social Transformador (FEST) en el Tecnológico de Monterrey.

Desde su experiencia en financiamiento como ángel inversionista, y en la creación de modelos de negocio innovadores, White revela algunos secretos para impulsar un proyecto social.

1. Entiende la cultura de los individuos a los que vas a servir

Los emprendedores sociales no sólo tienen que entender el problema y la solución, sino también la cultura y a la gente a la que van a ayudar. White está convencido de que en muchos casos la gente piensa que sus productos o servicios serán adoptados simplemente porque las comunidades viven en pobreza, pero hay que entender que la pobreza es uno de los componentes de la ecuación; el cambio de comportamiento es más importante en todos los casos.

2. Escoge el tipo de capital correcto

Otro componente para que un emprendimiento social funcione es escoger qué tipo de capital puede desarrollar a la empresa. Hoy “la gente está buscando oportunidades en inversiones de impacto como una parte de diversificación de su portafolio”, afirma White, que ha asesorado a ejecutivos y emprendedores sociales a través del Global Social Benefit Institute (GSBI) de la Universidad de Santa Clara en California. 

El emprendedor debe articular sus requerimientos de inversión de tal manera que sepa cuánto dinero necesito, qué cantidad, qué tipo de inversión, cómo va a usar esos fondos y finalmente cuál es el retorno, aconseja el veterano de Silicon Valley.

3. Ten claro el impacto de tu proyecto

Para que un inversionista inyecte capital a un emprendimiento social, “primero ve el impacto, ¿qué estás haciendo para mejorar el cuidado de la salud?, ¿estás intentando limpiar el agua?, ¿estás probando darle electricidad a un área en pobreza?, ¿ayudas a la educación de los niños?, ¿apoyas a las mujeres?”, recalca White.

En este paso hay que entender el problema profundamente para así comunicar a los inversionistas lo irresistible del proyecto para resolverlo.

4. Diseña un modelo de negocio rentable

El consejo del experto es tener un modelo de negocio con una propuesta de valor que muestre que puede crecer y que se puede expandir el impacto en otros lugares.

“Si puedes construir un modelo de negocio capaz de generar una razonable cantidad de ingresos y flujo de efectivo positivo conseguirás el instrumento de inversión que tu proyecto necesita y tenga retorno para los inversionistas”, recomienda White.

5. Especifica el retorno de inversión

La segunda cosa en la que se fija un inversionista es en si el modelo de negocio es viable, es decir, que sea capaz de entregar los servicios y productos de una manera eficiente y producir un retorno que sea el suficiente para reinvertir más.

No todo el retorno tiene que ser financiero, algunos inversionistas se fijan sólo en que el proyecto sea altruista, esto es el blended capital, el cual es una herramienta poderosa para los emprendedores sociales.

“Si vas a una fondeadora, o a otra institución, y dices: Dame 100,000 dólares para mejorar la vida de 5 millones de personas y en cinco años te devuelvo tus 100,000 dólares. ¿Suena a un buen negocio? Para muchos inversionistas es un gran trato”.

White, que es parte de la generación baby boomer, cree que los millennials y centennials tienen la oportunidad de usar el emprendimiento como una herramienta para cambiar el mundo. México, concretamente, es un buen lugar para el emprendimiento social.

“Veo mucha energía alrededor, universidades apoyándolo, gente joven interesada en trabajar en esto. Veo apoyo internacional de las embajadas e inversionistas de impacto que reconocen que México es un buen lugar para invertir, es el principio de algo grandioso”, confía el experto de Silicon Valley.

My Queue

Your Queue is empty

Click on the next to articles to add them to your Queue