My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Consultoría

Lo que no te dicen del mundo emprendedor

Hay ciertos hábitos secretos que solo los que eligen esta vida conocen.
Lo que no te dicen del mundo emprendedor
Crédito: Depositphotos.com
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

 

Entrar al mundo del Emprendimiento es un camino fascinante y retador pues al emprender cada persona se estará enfrentando a diversos desafíos y retos que demandarán dar lo mejor de sí mismos, resolver problemas, desarrollar la creatividad, tener inteligencia financiera, aprender a vender,  por mencionar solo algunas cosas que irán apareciendo en el camino de los emprendedores. Sin embargo hay otros aspectos que un emprendedor ignora, que nadie le dice claramente cuando decide crear su propio negocio.

Estamos hablando de ciertos hábitos positivos que deberán llevar a cabo  los emprendedores, actividades que se hacen de manera constante y repetida en la vida de negocios para construir el camino al éxito. Estos hábitos aportan cosas excelentes a tu día a día y los resultados son fantásticos, a este tipo de hábitos positivos les llamo Básicos y te compartiré algunos  que los grandes emprendedores tienen.

Leer: Los emprendedores están enfocados en libros de negocios y desarrollo personal principalmente. Son personas que nunca están satisfechas con lo que saben de negocios y por lo tanto se convierten en lectores voraces de este tipo de temas. No importa si el libro es impreso o se trata de un e-book, un emprendedor constantemente encuentra en la lectura una fuente de aprendizaje y de inspiración para su propio negocio y su vida.

Aprovechar el tiempo: ¿Perder el tiempo en dormir o descansar en exceso? Para nada. Los emprendedores descansan lo suficiente (y a veces ni eso) pero no gastan su tiempo en la pereza pues saben que el tiempo es justamente el activo más importante que tienen. Los emprendedores hacen de sus días y horas algo altamente productivo para avanzar en sus planes y proyectos de emprendimiento.

Contemplar ideas, por descabelladas que parezcan: Para un emprendedor prácticamente no hay imposibles. Cualquier idea que le compartan o que al él mismo se le ocurra, por descabellada que parezca ha de ser contemplada y puesta sobre la lupa, será pensada una y otra vez para decidir si se lleva  o no a la práctica. Un emprendedor no descarta ideas solo porque “parece muy difícil”, “es una locura intentar algo así”, “nadie lo ha hecho antes”, al contrario, él sabe que de las ideas que parecen ser poco cuerdas es de donde han nacido grandes negocios.

Servir a los demás a través de generar dinero: Un emprendedor siempre está pensando nuevas formas de hacer dinero o negocios pero ¡atención! No es el dinero por el dinero, es más bien pensar cómo ganar dinero sirviendo a los demás, desarrollando ideas que ayuden, faciliten o resuelvan problemas de otras personas. Si observas algún negocio exitoso te darás cuenta que el producto o servicio que vende está destinado a ayudar a las personas, y entre más ayudas a tus clientes, más dinero habrá.

Jugar a ganar: Independientemente del pronóstico (o incluso del resultado) de su proyecto, los emprendedores siempre juegan a ganar. Aunque durante el trayecto del Emprendimiento las circunstancias parezcan adversas, un emprendedor no se desanima, inicia el proyecto jugando a ganar, así continúa y así lo termina, con una mentalidad ganadora. Si el negocio no funciona, lo vuelve a intentar quizá con otra idea pero nuevamente jugando a ganar.

Estos hábitos positivos constituyen parte de los Básicos de todo Emprendedor y aunque muchas veces entres al mundo de los negocios sin siquiera conocerlos (y mucho menos practicarlos) con el paso del tiempo se convierten en actividades cotidianas que, a fuerza de practicarlas, construyen el éxito de tu negocio.