Historias Entrepreneur

Los emprendedores que crearon la 'cajita feliz' para perros

Adam y Karem, una pareja amante de los caninos, fundaron Wuafbox, empresa dedicada a vender cajas en línea con la que prometen hacer feliz a tu perro con productos mexicanos, que van desde jabónes, ropa, collares, comida y juguetes. Conoce su historia.
Los emprendedores que crearon la 'cajita feliz' para perros
Crédito: Fotos: Cortesía Wuafbox
Entrepreneur Staff
7 min read

Fotos: Cortesía Wuafbox

En la víspera de Navidad, Karem volvía de Londres hacia la casa de su madre en la Ciudad de México, cuando le dieron una noticia que la dejó debastada: su perro Buzz estaba al borde de la muerte. Adam, su novio francés, vio cómo la familia lloraba por la muerte de una mascota.

Ese día, el extranjero descubrió que los mexicanos aman a sus animales como en ninguna otra parte del mundo y halló una manera de hacer negocio. A manera de homenaje, en octubre de 2015 ellos fundaron Wuafbox, plataforma en línea que busca apoyar a los productores nacionales independientes y que ahora compiten con las grandes tiendas como Petco y +Kota.

Este proyecto promete hacer felices a los perros con productos 100% mexicanos, a través de cajas de venta en línea.

El negocio de esta pareja se vislumbra prometedor, pues en México el valor del mercado del cuidado animal en 2017 fue de mil 988 millones de dólares, pero se estima que esta cifra crezca para 2022 hasta alcanzar los 2 mil 735 millones de dólares, según datos de Euromonitor.

Emprender en pareja

Adam y Karem son novios desde hace cinco años y hace dos tomaron la decisión más difícil de su vida: no, no fue casarse, fue iniciar un negocio juntos.

Karem Ordoñez Ponce, de 30 años de edad, es mercadóloga por la Universidad Iberoamericana y cofundadora de WuafBox. Es encargada del área de marketing, del desarrollo del producto y del concepto, quien también trabaja para la empresa Lorea’l, y se desempeña como desarrolladora de productos para Garnier.

Adam Halaïmia, confundador de Wuafbox, tiene 29 años, es originario de Francia y tiene dos años radicando en la Ciudad de México. Estudió finanzas y es responsable de la operación, del sitio web, de los envíos, de la logística y, claro, del ámbito financiero.

Todo empezó cuando Karem y Adam vivían en Londres: mientras él trabaja en un fondo de inversión de bienes raíces, Karem estudiaba la maestría en finanzas, pero ella quería encontrar trabajo. No tuvo éxito. “Me presenté a 40 entrevistas y nada. Era frustrante porque iba y me decían que era muy buena pero no tenía la visa para trabajar. Ahí se acababa todo”, recuerda.

Lo menos que deseaba Karem era volver a su país, pero contrario a lo que se podría esperar, fue Adam el más entusiasmado en iniciar una nueva vida en la capital mexicana. Así que él renunció a su empleo con la idea de iniciar un negocio. “Yo siempre había querido emprender, crear un proyecto, así que empecé a buscar alternativas porque sabía que al llegar a México no iba a tener trabajo”, explica Adam.

Karem llegó a la ciudad en diciembre de 2014 y Adam llegó seis meses después. Este nuevo emprendedor buscaba hacer algo original que no existiera en México. Aún sin tener una idea aterrizada, pasó algo que lo sorprendió: el perro de la familia de Karem estaba muy enfermo y murió.

Resaltar cita: “Nunca había visto eso en Francia. Vengo de otra cultura en donde las cosas no son así. Aquí la gente está muy conectada con sus mascotas y siente un amor muy profundo hacia sus animales”, afirma Adam.

Ser testigo de este trágico hecho fue la idea que necesitaba para emprender. “No entendía mucho, pero al mes de llegar a México, Karem adoptó un perro. Así lo entendí todo”. 

Amor perruno

En México, uno de cada cuatro mexicanos tiene una mascota, cifra que va en aumento, según datos de la Encuesta Nacional de Hogares 2015 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Para atender esta tendencia, los emprendedores retomaron el boom internacional de las subscription boxes (cajas desuscripción), modelo muy común en Europa y Estados Unidos, que se enfoca en un concepto como productos de belleza hasta comida y se envían de manera periódica. Así, con este mismo modelo de negocio, esta pareja innova en el mercado mexicano con el envío mensual de cajas con artículos y productos para perros.

Actualmente están aliados con más de 10 empresas mexicanas y buscan atraer a más marcas con productos diferentes. Con las marcas negocian un 30% de descuento. “No fue complicado hacer alianzas con las nuevas empresas porque además el mercado demanda modelos diferentes”, explica Adam. 

Para iniciar el negocio recurrieron a sus conocidos para invitarlos a invertir y levantar capital. Así, entre seis personas cercanas a ellos, cada uno le inyectó dinero al proyecto a cambio del 1% de participación de la empresa, juntando en total cinco mil euros, es decir, alrededor de 100 mil pesos.

Uno de los retos a los que se han enfrentado es a la confianza de las personas para comprar en línea, “este modelo de negocio poco a poco se ha democratizado, por lo que la gente comienza a adquirir este tipo de productos”, afirma Adam. Ante esto, implementaron una estrategia digital basada en la alianza con influencers perrunos, ofreciendo códigos de descuentos y productos personalizados.

 

De octubre a diciembre de 2015, sus ventas cerraron entre las ocho y diez cajas en promedio, pero fue 2016 el año más complicado, pues “no encontrábamos el balance”, afirma Karem. La inversión que le habían inyectado al proyecto ya rondaba los 120 mil pesos y aún no tenían ganancias. Al término de ese año su venta fue de 300 cajas aproximadamente.

Pero en 2017 cerraron en mil, por lo que hoy están enfocados en retener a sus clientes actuales. Las suscripciones de Wuafbox cierran en los primeros 15 días del mes y llegan entre los días 25 y 31 de cada mes.

Cada caja se envía de forma personalizada con cinco diferentes productos, desde snacks hasta productos de higiene, y se seleccionana de acuerdo al tipo de perro, dependiendo su estatura, raza, edad, carácter o alergias. Se puede pagar con tarjetas de crédtio y débito. Los envíos no tienen costo y se hacen para toda la República Mexicana.

Dentro de sus planes a futuro está crecer en ventas, retener más clientes y tener un equipo más grande, así como ofrecer mejores productos y poder dedicarse 100% al proyecto.

Sin embargo, Wuafbox se enfrenta a un reto que podría poner en riesgo al negocio, pues este concepto cada vez es más democratizado en nuestro país, generando otros competidores como Pet Mail.

Después de estos años de ser una pareja emprendedora, los aprendizajes más valiosos que han obtenido es poder encontrar un equilibrio entre su negocio y su relación, dándose siempre consejos, tener humildad de pareja, ser siempre mejores amigos, buscar el balance al definir espacios, y, por su puesto, nunca dejar de lado el amor entre ellos y hacia los perros. 

My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Las empresas que reciclan desde colillas hasta máquinas de fax