Vida emprendedora

Cumplir tus metas no te hará feliz. Aquí te decimos por qué.

Tres historias de éxito que terminaron mal demuestran que cumplir con los objetivos planteados no garantiza absolutamente nada. En este pequeño relato te decimos en dónde deberías de poner tu mirada.
Cumplir tus metas no te hará feliz. Aquí te decimos por qué.
Crédito: Depositphotos.com
7 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

El 17 de junio de 2014 Markus Persson, mejor conocido como Notch, subió una simple pregunta a su cuenta de Twitter: “¿Alguien quiere comprar mi parte de Mojang para que yo pueda seguir con mi vida?”.

A los pocos minutos los ejecutivos de la empresa desarrolladora de videojuegos recibían llamadas de diversas compañías tratando de indagar si lo escrito en el tuit era cierto. Notch, el creador de Minecraft, estaba dispuesto a vender su creación al mejor postor.

A los 35 años el desarrollador sueco que comenzó a programar en una computadora Commodore 128 cuando aún era un niño, cumplió el sueño de muchos emprendedores: que una empresa (Microsoft) le pagara una fortuna por su creación (¡US$2,500 millones de dólares!). El hombre había alcanzado su objetivo y lo que le esperaba era una vida entera para disfrutar su dinero y ser feliz...

Luego de comprar una mansión de US$70 millones de dólares, de ser el anfitrión de inolvidables fiestas y de viajar por el mundo, Notch posteó en agosto de ese mismo año una serie de mensajes desde su cuenta de Twitter que dejaban ver su frustración: “El problema de obtenerlo todo es que te quedas sin razones para seguir intentando y la interacción humana se vuelve imposible debido al desequilibrio.”

Y en otro mensaje: “Pasando el tiempo en Ibiza con unos amigos y festejando con gente famosa, puedo hacer lo que quiera y nunca me había sentido tan aislado".

Pese a haberse convertido en multimillonario la desilusión del célebre desarrollador era evidente…

La diseñadora de bolsas

Cuando terminó sus estudios de periodismo Katherine Noel Brosnahan se tomó un tiempo para viajar de mochila por Europa. De vuelta en Estados Unidos la joven comenzó a trabajar en una pequeña tienda para tratar de ganarse la vida. Un año después, al ver que las cosas no salían como esperaba, le dijo a su esposo Andy que probaría suerte diseñando y vendiendo sus propias bolsas.

Era 1993. Los primeros años el negocio no dejó utilidad alguna, pero cuando un par de tiendas departamentales comenzaron a vender sus bolsas, las cosas cambiaron. En 1996 Kate Spade, el nombre que adoptó como diseñadora, fue reconocida por el Council of Designers of America y prestigiosas tiendas como Saks Fifth Avenue comenzaron a hacerle pedidos.

Kate Spade se convirtió en un icono de la moda. En 1999 Neiman Marcus le compró el 56% del negocio por US$33.6 millones de dólares y en 2006 Liz Claiborne adquirió la compañía por US$124 millones de dólares.

La historia de Spade era la de la pequeña emprendedora transformada en leyenda. Aparentemente un sueño hecho realidad.

Pese al éxito siempre hubo algo que faltaba en la vida de Kate y el 5 de junio de 2018 el mundo entero se paralizó al saber que la diseñadora se había quitado la vida.

El nanador olímpico 

Cuando iniciaron los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 los medios seguían con atención los movimientos de un atleta: Michael Phelps. El nadador norteamericano había ganado seis medallas de oro y dos de bronce en Atenas 2004 y prometía repetir la hazaña. El atleta superó las expectativas y ganó ocho medallas de oro convirtiéndose en la figura indiscutible de la Olimpiada. Su éxito fue rotundo. Ganó todas sus competencias y superó el récord que en Munich 72 había impuesto Mark Spitz. 

Después de la competencia comenzaron a surgir los rumores de que Phelps no estaba bien. Fue detenido en varias ocasiones por manejar alcoholizado y tras los Juegos Olímpicos de Londres 2012 (en donde ganó otras seis medallas) vino la verdadera caída: la profunda depresión.

Años más tarde, recuperado tras haber sido suspendido y haberse internado en una clínica para tratar sus adicciones, el nadador declaró que pese haber alcanzado cada una de las metas que se había propuesto, pensó en quitarse la vida en varias ocasiones.   

El éxito lo había arrastrado al lugar más oscuro de sí mismo.

La falacia de la llegada

Aunque no nos demos cuenta, la idea del éxito nos asedia.

Vivimos en una sociedad en donde la felicidad pareciera estar condicionada por el cumplimiento de las metas que nos hemos impuesto. Nuestra existencia entera parece determinada por ellas. Cada día luchamos por esa promoción, por ese aumento o por la ansiada independencia.

También por el incremento en las ventas, en las métricas, en la utilidad. Por tener suficiente dinero como para poder comprar un coche nuevo, o un departamento. Y si somos ambiciosos: porque alguien compre nuestro negocio para que nosotros, al fin, podamos disfrutar de la vida que nos merecemos.

Vivimos obsesionados por ganar la medalla de oro.

Creemos que la única manera de alcanzar la felicidad es cumpliendo con los objetivos que nos hemos planteado. En nuestra imaginación todos los problemas se disiparán una vez que los hayamos alcanzado. Pero normalmente, al llegar, nos damos cuenta de que las cosas siguen siendo más o menos iguales. El cumplir una meta suele revelarnos lo que hay en el horizonte: nuevos y más difíciles retos. Más presión, menos tiempo, a veces soledad, miedo a lo que vendrá y rompimientos. En el caso de la venta de negocios exitosos (como el de Notch o el de Kate Spade) sobreviene una sensación de pérdida que los que la han atravesado comparan con la muerte de un hijo. La tranquilidad imaginada nunca llega y eso nos hace sentir desesperados.

Tal Ben-Shahar, experto en psicología positiva y autor del libro Happier, llama a este fenómeno la Falacia de la llegada (Arrival Fallacy en inglés) y lo define como: "la falsa creencia de que llegar a un destino valioso puede mantener la felicidad".

Y si lo creemos porque siempre así nos lo han enseñado.

O prometido.

Porque le damos un valor absurdo al destino al que nos dirigimos, sin entender que el verdadero encanto (por más trillado que suene) está en el recorrido.

El arte de perseguir los sueños

¿Debemos dejar de perseguir nuestras metas?

No. Son necesarias. Nos motivan y nos mueven. Seguramente alguna vez, de niño, Michael Phelps soñó con subir a ese podio. Era su objetivo. Notch se veía a sí mismo programando el juego más increíble del mundo y Kate soñaba con diseños maravillosos que atraparían miradas. 

Pero el problema, quizás, fue la expectativa que pusieron en la idea de cumplirlas. Porque llegar a ellas en verdad no les garantizaba nada.

En los tiempos difíciles, en los días de oscuridad, no debemos imaginar que la luz está en las metas que anhelamos. Estas solo reflejan los pequeños destellos que producen nuestros pasos mientras caminamos. La luz somos nosotros mismos, pero lo olvidamos al fijar nuestra mirada siempre en el objetivo que queremos alcanzar mañana.

Hoy deberíamos de bastarnos a nosotros mismos para disfrutar del camino sin importar a dónde nos lleve y aunque sea un recorrido sin transacciones millonarias, sin emporios. Sin medallas.

Keep Reading

Mexico Desconocido

5 lugares para ir a bailar en la CDMX

Un gran plan de viernes por la noche es salir a bailar. Ya sea en pareja, con amigos o contigo mismo y tus ganas de ligar, visita estos lugares que elegimos para ti y haz realidad el refrán: “lo bailado nadie te lo quita”.
Nupcias Magazine

9 ideas para tener una boda en mármol perfecta

Con unos pocos detalles podrás cambiar por completo tu enlace de sencillo a elegante.
Cine Premiere

Batman El caballero de la noche, ¿por qué es un clásico?

Con motivo del 10º aniversario del estreno de El caballero de la noche, te dejamos algunos puntos que hacen de esta, una de las mejores películas de superhéroes del siglo.
Altonivel

Los hoteleros se rebelan contra las “costosas” tarifas eléctricas

La asociación más importante de hoteleros de México buscará detener el cobro de las “costosas” taridas eléctricas.

More from Entrepreneur

Are paying too much for business insurance? Do you have critical gaps in your coverage? Trust Entrepreneur to help you find out.
Get Your Quote Now

One-on-one online sessions with our experts can help you start a business, grow your business, build your brand, fundraise and more.
Book Your Session

Whether you are launching or growing a business, we have all the business tools you need to take your business to the next level, in one place.
Enroll Now

Latest on Entrepreneur

My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

8 errores terribles que no sabes que estás cometiendo