Razones poderosas para NO seguir el proceso de 'Lean startup' para tu próxima idea (aunque siga estando de moda)

Es un atajo que te puede llevar a un callejón sin salida.
Razones poderosas para NO seguir el proceso de 'Lean startup' para tu próxima idea (aunque siga estando de moda)
Crédito: Depositphotos.com

Entrepreneur's New Year’s Guide

Let the business resources in our guide inspire you and help you achieve your goals in 2021.
Founder at ScholarStrategy, Author of Seven Conversations
9 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Lo magro es bueno. Lo gordo es malo. ¿Cierto? Tal vez no. Pregúntale a un oso polar que si no almacena grasa no podría sobrevivir al invierno. Esta analogía peluda puede no sólo estar en la sabiduría de la vida animal. De hecho, también tiene cierta relevancia en el mundo de los negocios.

Cuando el movimiento de ‘Lean startup’ (metodología para desarrollar negocios y productos) inició en 2009, yo estaba en Wall Street y trabajaba en mi maestría en la Universidad de Nueva York, viendo cómo la energía de la ciudad migraba de su habitual frenesí financiero hacia un creciente interés en startups de tecnología y medios. Todos querían aplicar la metodología lean: construir, medir, aprender. MVP (profesionistas más valiosos, por sus siglas en inglés), validar y girar se convirtieron en las palabras más usadas, y su eco aún resuena en los pasillos del mundo emprendedor. Si el método lean startup hubiera sido tan efectivo como decían que era, me hubiera tocado ver triunfar a las startups de todos mis compañeros de clase, la mía incluida. Desafortunadamente, ese no fue el caso.

Aunque uno no puede negar los méritos del proceso lean, la lección más grande es que la metodología de lean startup no es el santo grial del éxito de todas las empresas. Lo que suena maravilloso en teoría, es extremadamente difícil en la práctica. Rascando un poco en algunas startups encontré que seguir la metodología lean puede llevarte tanto a falsos positivos (una idea aprobada por el método lean puede no ser viable) y falsos negativos (una idea rechazada por el método lean puede ser exitosa).

1. Construir con un interés profundamente arraigado en lugar de perseguir el éxito

Fundamentalmente, el enfoque lean promueve una cultura de persecución del éxito, medido por el tráfico y el financiamiento que recabas, en lugar de por la pasión que sientes hacia tu idea.

Platicando con Prasanna Sankar, co fundador de “Like a Little and Rippling” para mi próximo libro “No Shortcuts” (Sin atajos), me dijo que él siguió los principios de lean para arrancar “Like a Little”, su primera empresa. La app de coqueteo anónimo llegó a tener más de 20 millones de page views en sus primeras 6 semanas y atrajo $7 millones de dólares de financiamiento por parte de Andreessen Horowitz, Ron Conway Mark Pincus y Paul Graham, por nombrar algunos. Después el engagement bajó, los fundadores intentaron hacer cambios sin éxito, y terminaron cerrando cuatro años después.

Cambiar de ideas hasta que un pequeño grupo de usuarios mostrara interés fue lo que Sankar se llevó del enfoque lean. Aunque esto le ayudó a tener usuarios y conseguir financiamiento, la idea no era fundamentalmente emocionante para los que iniciaron el proyecto. Así que no supieron cómo hacerla crecer. Por lo tanto, ¿qué significa que el método lean apruebe una idea? Eventualmente, el negocio tiene que escalar y el método lean no se hace responsable de esta parte

En retrospectiva, Sankar se muestra preocupado sobre el enfoque lean:

“Nunca volvería a usarlo como metodología. No creo que las ideas surjan de una lluvia de ideas. Tienes que tener un compromiso profundo y dominar el conocimiento de lo que estás haciendo. Esto llega cuando te importa algo a largo plazo, independientemente de los beneficios económicos o comerciales. He conocido a cientos de fundadores y de manera consistente veo que los que no cambiaron de idea tan frívolamente, aunque no sean las historias de mayor éxito, sí son los que están haciendo algo que los hace realmente felices.”

Esta postura se fortalece con la cantidad de startups que nacieron de un compromiso y tuvieron éxito después de mucho tiempo (la antítesis del método lean startup), tal como Amazon o HackerRank, lo que me lleva al siguiente punto.

2. El éxito a largo plazo sólo llega después de sobrevivir a los baches, no huyendo de ellos

Mi principal resentimiento con el método lean startup es el concepto de cambiar de idea si tu idea original no está funcionando. En “Like a Little”, vemos la historia de un falso positivo. Pero lo que más llega a pasar con el método lean startup es un falso negativo, que es básicamente rechazar una buena idea porque el enfoque no deja muy claro si cambiar de idea es lo que funcionará para que la startup siga avanzando. El punto de referencia que estés usando para medir el éxito de tu producto sólo es tan bueno como tu estimación sobre lo que es importante.

Todo producto enfrentará obstáculos en su camino. ¿Cómo saber si es un problema que vale la pena solucionar si cambias de idea cada vez que encuentras un bache? Casi todos los éxitos a largo plazo son los que encontraron una forma de sobrevivir a los baches. ¿Apple existiría si hubieran usado el método lean startup?

Ben Silbermann ha dicho que agradece no haber leído The Lean Startup cuando empezaba Pinterest porque probablemente se hubiera convencido de no seguir con la empresa desde sus primeros días. “Para mi, lo complicado con la idea de ‘producto mínimamente viable’ es que no sabes cuánto es ‘mínimamente’ y no sabes lo que es ‘viable’” dijo Sibermann.

3. No siempre es posible conseguir retroalimentación de tus clientes con un producto no terminado

Las fallas de la filosofía de lean startup se exponen particularmente cuando las aplicamos al segmento de hardware y a las ideas que van a cambiar el mundo. Productos como Tesla o iPod no hubieran surgido con un pensamiento lean porque necesitaban crear un nuevo mercado para ellos y no podían ser validadas en un sentido tradicional.

Además, piensa en esto. ¿Cómo hubiera Elon Musk podido construir un pequeño túnel como prototipo bajo Los Ángeles y validarlo sin haber construido más túneles? El esfuerzo que se requiere para crear un producto físico (dejando aparte una fabricación completa) hace que el método de construir - medir - aprender no sea viable.

4. Fatiga

El énfasis del método lean startup en la validación constante, en comprobar tu hipótesis una y otra vez y refinar tu idea puede llevarte fácilmente a la fatiga. Aunque las pruebas A/B se han convertido en una tendencia entre los fundadores, esta prueba no nos da resultados significativos a menos que tu tráfico sea grande. Muchos entusiastas del método lean se ven cegados haciendo pruebas de detalles menores y pierden de vista el cuadro completo en el proceso.

5. Falta de enfoque en tecnología y arquitectura.

Hacer prototipos rápidos como sugiere el método lean, viene con un costo importante de decisiones de arquitectura de producto.

Slideshare estaba ganando impulso en sus primeros días y crecía rápidamente. Para seguir probando nuevas características en el método lean, priorizaron las decisiones a corto plazo por sobre las prácticas que pudieran ser escalables a largo plazo y por sobre la deuda tecnológica acumulada, mientras el producto evolucionaba respaldado únicamente por la retroalimentación de sus usuarios.  Aunque Slideshare sobrevivió a la fase en la que tenía que profundizarse y rediseñar su arquitectura, es una mala transición para otras aplicaciones con un diseño más pobre.

La evidencia más fuerte de que tal vez sea momento de repensar en un nuevo paradigma para las startups llega de su propio fundador. Steve Blank escribió un artículo que especifica las limitaciones para las que la filosofía del método lean startup fue originalmente diseñada, es decir, la falta de capital. Él muestra cómo algunas de estas limitaciones ya no existen, por lo que el método lean puede no ser el mejor camino para todos.

E incluso hablando de la disponibilidad de capital y su correspondiente aplicación del método lean startup, yo le encuentro más sentido a esto en un post original de Ben Horowitz. Inteligentemente, él lo resume así:

Sólo hay dos prioridades para una startup: ganar el mercado y no quedarse sin liquidez. Ver disminuir tu capital no es un callejón sin salida. De hecho, engordar tu capital tampoco lo es. Ambas son tácticas que usas para ganar el mercado y no quedarte sin dinero antes de lograrlo. Si haces del ‘método lean’ tu objetivo, puedes perder la oportunidad de ganar el mercado, ya sea porque no logres el financiamiento que necesitas para encontrar el nicho de mercado que buscas o permites que tu competencia te gane a la hora de dominar el mercado.

Las startups que van con el método lean pueden fracasar tanto como las que no lo usan, y el ejemplo perfecto es Theranos. Pero no nos clavemos con el enfoque perfecto, y no olvidemos cuál es la motivación detrás de cada startup.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur