Las formas más inusuales y extravagantes en las que los líderes de tecnología como Elon Musk y Larry Ellison han gastado su dinero

Elon Musk compró el submarino de 'La espía que me amó', mientras que Jeff Bezos compró piezas del motor del Apollo 12 sacadas desde el fondo del Atlántico.
Las formas más inusuales y extravagantes en las que los líderes de tecnología como Elon Musk y Larry Ellison han gastado su dinero
Crédito: Getty Images via BI

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
Contributor
6 min read
This story originally appeared on Business Insider

Si eres de las personas más ricas del planeta, lo más probable es que hayas encontrado formas inusuales de gastar tu dinero.

Eso es lo que han hecho los líderes de tecnología como Larry Ellison, Jeff Bezos y Elon Musk: han gastado dinero en cosas como un pedazo de Hawaii o el submarino usado en la película de James Bond, “La espía que me amó”.

Algunos multimillonarios tecnológicos son famosamente austeros, mientras que otros gastan dinero de formas más convencionales como en mansiones o vacaciones fabulosas. Y aunque los multimillonarios que aparecen a continuación tienen su buena cuota de casas y yates (además de donaciones más nobles a caridades), también han usado sus millones para proyectos que les apasionan.

Aquí te dejamos algunas de las formas más inusuales y extravagantes en las que los grandes líderes de tecnología han gastado su dinero.

Muchos CEOs hacen compras costosas de casas y terrenos, pero puede que no haya ninguna tan sonada como la que realizó el fundador de Oracle, Larry Ellison. En 2012, el multimillonario compró el 98% de la isla hawaiana de Lanai.

Imagen: Andre Seale/VW PICS/Universal Images Group via Getty Images; Noah Berger/Reuters

Se dice que Ellison pagó $300 millones de dólares por la isla en 2012. Contiene 90,000 acres de tierra y varios resorts, y es hogar de más de 3,200 residentes. Ellison planea usar la tierra para poner en prueba prácticas ambientales como el uso de energía solar y vehículos eléctricos.

No es de sorprender que Elon Musk, CEO de Tesla y SpaceX, tenga un interés inusual por los vehículos. Por ejemplo, en 2013 compró el submarino Lotus Esprit, utilizado en la película de James Bond “La espía que me amó”. Musk pagó $920,000 dólares en la subasta.

Imagen: Getty Images; Mike Blake/Reuters

“Siendo un pequeño en Sudáfrica, era impresionante ver a James Bond manejar su Lotus Esprit desde un muelle, presionar un botón y que se transformara en un submarino” dijo Musk en una declaración a Jalopnik en ese momento. “Me decepcionó darme cuenta de que no se transformaba realmente. Lo que voy a hacer es actualizarlo con un tren motriz eléctrico de Tesla e intentar que se transforme de verdad”.

El CEO de Amazon, Jeff Bezos, invirtió $42 millones de dólares en un reloj mecánico enterrado dentro de una montaña en Texas.

Imagen: Amy Harris/AP Photos

El reloj de los 10,000 años, como lo han llamado, fue creado por un grupo llamado The Long Now Foundation. Es un reloj de 152 metros de alto que funciona gracias a ciclos termales y está diseñado para registrar el tiempo durante milenios.

Bezos tiene siente pasión por el espacio, tal como quedó demostrado con su empresa Blue Origin. En 2013, el directivo también financió una expedición para rescatar lo que quedaba de los múltiples motores del Apollo en el fondo del océano.

Imagen: REUTERS/Clodagh Kilcoyne

Bezos lideró un equipo que envió robots a 4 mil metros bajo el fondo del Océano Atlántico bajo Cabo Cañaveral, en Florida, para recuperar partes del motor del Apollo 12.

“Recuperar todas esas piezas y poder tocarlas, me regresó esos sentimientos de cuando tenía 5 años y vi que esas misiones iban a la luna” dijo Bezos en un video sobre la expedición para el Seattle Times. “Si esto resulta en un joven explorador, un joven aventurero o un joven inventor haciendo algo increíble para ayudar al mundo, me daré por satisfecho”.

El co-fundador de Google, Sergey Brin, ha invertido entre $100 y $150 millones de dólares de su propio dinero en una aeronave de 183 metros.

 Imagen: Darren Staples/Reuters; Kimberly White/Getty Images

Pie de foto: una aeronave, aunque no es la que Sergey Brin está construyendo.

Se dice que Brin está construyendo una aeronave que pudiera ser la más grande del mundo, cerca de un centro de investigación de la NASA en Mountain View, California. 

Según los informes, prevé usarlo para hacer entregas para misiones humanitarias o como un "yate aéreo" para amigos y familiares.

El otro co-fundador de Google, Larry Page, también está interesado en vehículos voladores, aunque de una variedad diferente: Page financia tres startups que fabrican autos voladores.

Imagen: Kitty Hawk; Andrew Kelly/Reuters

Page ha invertido en un taxi volador para dos personas llamado Cora y en un bote volador llamado Flyer, ambos hechos por la empresa de transportes eléctricos voladores Kitty Hawk. También está involucrado en Opener, una startup que hace un vehículo volador llamado BlackFly.

No se sabe con exactitud la cantidad de dinero que Page ha invertido en estos proyectos.

Y aunque muchos ejecutivos de alto nivel tienen aviones privados, Page y Brin fueron más allá del típico jet. En 2005, compraron un antiguo avión de pasajeros, un Boeing 767-200.

Imagen: Sergei Karpukhin/Reuters; Getty Images

Pero siendo fieles a lo que se hace en Google, Page y Brin modificaron el interior, agregando un comedor, dos salas con baños adyacentes y varias zonas de asientos. El jet puede transportar a 50 pasajeros e incluye varios asientos de primera clase.

Mientras tanto, Larry Ellison de Oracle es dueño de un jet soviétio decomisado, el Mikoyan MiG-29.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur