Seguros para emprendedores: ¿Por qué tener uno podría salvar tu negocio?

Lejos de ser un gasto, los seguros son una herramienta poderosa que te ayudan a sobreponerte cuando los activos de tu empresa se pierden o dañan, o peor aún, si el negocio causa daños a terceros.
Seguros para emprendedores: ¿Por qué tener uno podría salvar tu negocio?
Crédito: depositphotos.com

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
6 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Imagina que después de haber pasado muchas noches de desvelo trabajando en tu idea de negocio, de ahorrar durante meses o años y de estar bajo presión y estrés, finalmente lograste abrir tu empresa. Pero tiempo después, en un día como cualquier otro, se roban todo el equipo de tus oficinas, la planta de producción se incendia, o el edificio colapsa en un sismo. ¿Cómo haces para recuperarte y volver a empezar? 

La realidad es que “nadie está preparado para tener un momento difícil como estos, y aunque te pase más de una vez, siempre es diferente”, dice Mauro Soria, director ejecutivo de actuaría de HDI Seguros. Afortunadamente existe una herramienta que te protege en caso de que tu empresa sufra daños materiales, robos de mercancía, maquinaria y hasta dinero en efectivo, siniestros o en caso de que las actividades paren.

Se trata de los seguros que asisten al emprendedor cuando pierde o se daña alguno de los activos que son clave en la operación de la empresa, y que de acuerdo con Soria, pueden asegurar vehículos, equipos de cómputo, cableado eléctrico, maquinaria industrial, cámaras fotográficas, entre otros. Incluso hay seguros que cubren los daños ocasionados en el inmueble, la remoción de los escombros en caso de un derrumbre y las pérdidas ecónomicas que se generan al frenar la operación de la empresa.

Este tipo de seguros son un gran aliado de los emprendedores, dice Soria, porque los ayuda a ponerse al día, pues durante ese tiempo no están generando ingresos. El directivo explica que así como hay seguros para los daños que puede sufrir un negocio, también existen seguros para las afectaciones a terceros. Por ejemplo, si una visita se accidenta en las instalaciones de tu empresa, es una responsabilidad que puedes trasladar al seguro.

Estas eventualidades suelen darse de forma inesperada y en muchas ocasiones los dueños de un negocio no saben cómo reaccionar. Desafortunadamente, México no cuenta con una cultura sólida de seguros, y para muestra la siguiente cifra. De los 54 millones de personas económicamente activas, solamente el 22% cuenta con algún tipo de seguro, de acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF).

En cuanto al aseguramiento de los bienes materiales, dice Soria, todas las grandes compañías están aseguradas, mientras que en las pymes el nivel de aseguramiento es menor. ¿Cuál es la razón? El directivo explica que se debe a dos mitos que debes romper. El primero es que las personas piensan que los seguros son complicados de entender y que las aseguradoras no pagan, y el segundo es que creen que son caros, aunque hay firmas que ofrecen facilidades para contratar y pagar a meses sin intereses, con pago fraccionado, coberturas variables, entre otras formas. 

Asegura el éxito de tu negocio

Si aún no estás convencido de contratar un seguro, considera que tenerlo te permitirá seguir adelante con tu negocio en caso de una eventualidad que lo perjudique. “Tendemos a pensar que no nos va a pasar nada, pero todas las personas que invierten en cosas tienen la posibilidad de perderlas”, asegura Soria.  

Los beneficios que obtienes dependen de la cobertura que contrates y abarca según el daño que se produzca. Por ejemplo, si una oficina se incendia, el principio del seguro es resarcir el daño y dejar el lugar como estaba antes de que ocurriera el siniestro. Lo que se tenga que reparar se hará, y lo que se tenga que sustituir se comprará. 

A continuación, Soria sugiere algunos aspectos que debes considerar si vas a comprar un seguro:

  • El primer paso es entender cuál es la necesidad de protección que tiene tu empresa. No tendría sentido comprar un seguro contra terremoto si tu empresa está ubicada en una zona donde no tiembla.

  • Mientras menos inversión tengas en activos, el valor del seguro será menor.

  • Algunos de los seguros que están disponibles en el mercado es por daños a la propiedad, seguro de vehículo, seguro de gastos médicos, seguro de vida o póliza de dueño de la empresa.

  • El precio del seguro se determina de acuerdo con la suma asegurada, que es el valor de los bienes que quieres asegurar, y contra qué riesgos quieres protegerlos.

  • Procura tener la contabilidad y registros al día para que la compañía de seguros sepa cómo indemnizar. 

  • Dentro de la documentación necesaria te pedirán el acta constitutiva para comprobar que la empresa está funcionando, además de identificación personal.

Recuerda que nadie está exento de sufrir un daño y lo mejor es estar preparados para cualquier eventualidad. Piensa: “si mañana te quedaras sin nada, ¿con cuánto dinero puedes volver a empezar?”, dice Soria. Si ya tienes un seguro y en algún momento pasas por un desequilibrio financiero, no lo canceles porque “es el momento en el que se vuelve un gasto necesario, si llega a pasar algo con tu empresa tampoco tendrás dinero para hacerle frente, y entonces ahí sí perderás todo”. 

Para el directivo, el éxito de una empresa debe ir acompañado de ciertos soportes que pueden ser la idea de negocio o la innovación, pero también puede ser un seguro. “El sueño de emprender se puede acabar no porque era una mala idea o estaba mal ejecutada, sino porque se acabaron los activos”. 

Keep Reading

Latest on Entrepreneur