Es cosa de mujeres: Las ventajas competitivas de los negocios liderados por ellas

Estos son algunos aspectos que las mujeres han tenido que trabajar para romper con los estereotipos laborales y el llamado techo de cristal.
Es cosa de mujeres: Las ventajas competitivas de los negocios liderados por ellas
Crédito: Depositphotos.com

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
6 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

En información publicada por el Inmujeres, los datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, ENOE 2019, se señala que solo 2% de las mujeres ocupadas en el mercado laboral son empleadoras. En términos absolutos significa que mientras 2.1 millones de hombres son empleadores, apenas 526 mil mujeres lo son, es decir, apenas una quinta parte del sector empresarial.

En contraste, un reporte publicado por la Universidad Intercontinental señala que en México, por cada diez hombres que inician un negocio, ocho mujeres también lo hacemos, y de cada cinco Pymes que se abren, tres están lideradas por mujeres. Además, el número de empresas fallidas encabezadas por mujeres es 14% menor al de las dirigidas por hombres. Sin embargo, muchos problemas de desigualdad permanecen como un reto para ambos géneros.

En el camino al empoderamiento, estos son algunos aspectos que las mujeres han tenido que trabajar para romper con los estereotipos laborales y el llamado techo de cristal y que en la medida que se han esclarecido han desvelado el secreto del éxito femenino en los negocios y como empresarias.

No piensan como hombres

Lo que las mujeres definen como éxito empresarial dista mucho de lo que al respecto estiman los hombres. Ellos, se centran más en el negocio, que dé beneficios, que sea desde un primer momento viable económicamente mientras que las mujeres emplean sus esfuerzos en fines más sociales, además de ganar dinero, que consideran un aspecto secundario. 

Una laguna en el talento femenino radica en que ellas no se lanzan a comercializar un producto o servicio sin antes hacer un estudio planificado y minucioso del proyecto. “No arriesgamos de la misma forma que los hombres, somos más conservadoras, vamos paso a paso para construir, nos gusta compartir con otras personas para ir afianzando la idea y no comenzamos hasta que no tenemos atados todos los hilos” explica Ana Victoria García, empresaria mexicana y fundadora de la academia de negocios para mujeres Victoria147.

“Los hombres, por el contrario, arriesgan más, se lanzan al ruedo mucho antes y, si se diera el caso de que el proyecto no sale bien, tienen la capacidad de recuperarse con mayor rapidez y de comenzar otro, probando otro negocio. Es ahí donde tenemos que seguir construyéndonos las mujeres, sí en prepararnos, pero también en creernos capaces y en echar mano de nuestra capacidad de resiliencia”. 

Creer en nosotras mismas

Imagen: Depositphotos.com

Hay quienes consideran que las mujeres acostumbran a sentirse inseguras frente a la crítica, pero esto es más un prejuicio que una realidad. Uno de los principales retos es vencer estas ideas preconcebidas para adquirir firmeza y seguridad. Para lograrlo, es importante recordar a diario los logros y evitar excedernos en el juicio sobre nuestro propio trabajo. Estos son algunos de los consejos que pueden ayudar a seguir creyendo en ti misma:

1. El tiempo cura todas las heridas
Esta declaración es un cliché, pero es cierto. El tiempo da a la gente la perspectiva que necesita para hacer frente a las dificultades, tanto si son cicatrices físicas o luchas personales. Eventualmente se comienza a pensar en el fracaso como un mi amigo.

2. Cualquier cosa que vale la pena lograrla, podría tarda más de lo esperado
El orgullo y el agradecimiento se desarrollan con el tiempo. Aprende a ser paciente, seguir adelante y tratar de no desanimarse por el tiempo que se necesita para crear algo podrían ser las claves del éxito. 

3. Puedo llegar a entender cualquier cosa
El poder de observación es incomparable y que no hay nada que alguien no pueda aprender mediante el autoaprendizaje. Puede que no siempre termine con resultados 100% pero puede acercarse. Con esta creencia viene el poder de probar cosas nuevas durante toda mi vida. 

Juntas somos más fuertes

Imagen: Depositphotos.com

Hay que tener en cuenta algo muy positivo: las tasas de retorno femeninas a la hora de emprender tienen un 35% más de rendimiento que las de los hombres, según el estudio Women in Technology de la Fundación Kauffman. Este aumento del espíritu emprendedor femenino ha tenido una consecuencia clara: la necesidad de conocer, compartir y aprender de otras mujeres emprendedoras y empresarias. Y como resultado, se han lanzado varias redes de networking para mujeres profesionales y emprendedoras en los últimos años. Ser parte de una red aumenta en sus miembros la confianza, la inspiración, el apoyo, el asesoramiento, e incluso el acceso a posible financiación.

¿Y por qué se han creado tantas redes de networking femeninas? Son la respuesta a una realidad: investigadores de Harvard han puesto de manifiesto que existe una tendencia entre los inversores a favorecer a los emprendedores masculinos sobre los femeninos. Las startups fundadas por mujeres obtienen solo un 5% de los fondos destinados al venture capital...

El dato anterior se refuerza con que hay escasez de mujeres que trabajen en el sector del capital de riesgo. Por ejemplo solo el 7% de los socios de las 100 empresas de inversión más importantes del mundo son mujeres. Asombroso si se tiene en cuenta las capacidades femeninas para visualizar rasgos esenciales, positivos o negativos, tanto en los proyectos como en sus impulsores.

Ser emprendedora puede resultar muy solitario, por lo tanto, relacionarse con otras mujeres que lo sean o lo entiendan puede marcar la diferencia en el éxito de un negocio.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur