El emprendedor que dejó su puesto en uno de los bancos más importantes del mundo para buscar su pasión

A veces una vida ya resuelta no tiene el efecto que uno espera y busca alternativas.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

¿Cómo llega una persona a ser emprendedor? En la educación tradicional nos enseñan a que tienes que estudiar (económicamente hablando) o simplemente para tener el llamado “éxito”. Andrés Quintanilla lo consiguió, pero decidió tomar otro rumbo: ser emprendedor.

Cortesía Monto

Andrés es mexicano, sin embargo, él estudió en Estados Unidos en la Universidad de Texas, luego en la Universidad de Míchigan cursó Ingeniería Financiera y antes de graduarse ya parecía haber tenido la vida resuelta. Él empezó su carrera en el mundo financiero con dos pasantías en uno de los bancos más importantes del mundo: Goldman Sachs.

Allí confirmó su gusto y pasión por las finanzas y fue escalando poco a poco. El banco en 2012 le da una oferta de tiempo completo en Suiza, para trabajar en el departamento de banca privada que cubría Latinoamérica, después Londres y finalmente Nueva York.

Luego de casi siete años teniendo un puesto “seguro”, tomó la decisión de renunciar y dedicarse a su emprendimiento de tiempo completo. “A través de los años en Goldman, ya que lo veo en retrospectiva, mis decisiones fueron a partir de que quería aprender sobre las diferentes áreas. Pero, realmente no me sentía cómodo ni que eso era para mí. No me llenaba al 100%”, comenta Andrés Quintanilla en entrevista exclusiva para Entrepreneur en Español.

“En esos últimos años, sentía que el mundo emprendedor era más para mí. Ya me estaba cansando de la burocracia, los procesos, era muy predecible lo que iba a pasar si me quedaba. Mi vida ya estaba muy programada”.

Antes de decirle adiós a la banca que lo vio crecer, Andrés tuvo que regresar a México y trabajó unos meses con su familia y amigos. En ese momento fue cuando se enfrentó cara a cara con las diferencias bancarias que distan mucho de un país a otro. “Me di cuenta de que faltaba mucho en la calidad de los productos y servicios financieros que había. En especial para la clase trabajadora; no tienen acceso a productos a bajo costo y del agiotismo tan feo que existe en el país”.

El agiotismo es cuando se cobra intereses excesivos sobre los créditos otorgados, el cual “es una práctica normalizada en México y causa mucho daño a las carteras de los ciudadanos”, en palabras del emprendedor.

“En el país hay una cultura de créditos superarraigada. La gente está acostumbrada a consumir créditos por todos lados porque están disponibles en tiendas departamentales, por nómina, empeño, entre otros”, comenta Andrés. Ahí él vio una oportunidad importante y se conscientizó que llevaba años preparándose para emprender el camino.

Las bancas extranjeras vs. mexicanas

Con la experiencia, Quintanilla identificó las diferencias relevantes de una banca extranjera y las mexicanas. Para él  la exclusividad y la tecnología son lo que marca la línea divisoria. “Los productos financieros de mayor calidad solo se los ofrecen a una parte muy pequeña de la población. Por ejemplo, las Pymes, ellos accesan por fuera de la banca tradicional porque los bancos no le prestan a empresas que no tienen más de dos años antigüedad, entro otros requisitos. Lo mismo pasa con personas físicas, hay muchos trámites y requisitos para acceder a un crédito”.

“Los bancos mexicanos no han utilizado la tecnología ni se han expandido para llegar a otros sectores de la población que no está bancarizada, lo cual es muy diferente en otros países. Falta la creación de productos y servicios innovadores, que sean fáciles de usar y sin discriminar a nadie”, explica.

El ahora CEO cuenta cómo fue el proceso de acercar a México una alternativa de más liquidez, transparente y accesible, así llegaron a la industria donde pertenecen: Salary on Demand. “Somos pioneros en traerlo al país, pero ya existía en Estados Unidos y en Europa. Si estaba funcionando en el extranjero ¿por qué no en México?”

El proceso de emprender

Luego de hacer un estudio de mercado, hablar con empresas y usuarios, comprobaron lo que las estadísticas ya decían: muchos mexicanos vivimos al día y cuando hay un momento de penuria por alguna emergencia se recurre a créditos. “Eso no debería pasar. En una necesidad de mil pesos, por ejemplo, no te deberías endeudar con cinco mil, porque es un problema de solvencia. ‘Yo sigo gano los mil pesos, solo no los tengo ahorita en la bolsa’. Y eso es algo que la industria financiera se ha aprovechado mucho de la gente”, puntualiza el emprendedor. Así que Andrés empezó con una aplicación piloto y algunas empresas para probar cómo funcionaría mientras todavía laboraba en Goldman.

Imagen: Cortesía Monto

¿Cómo funciona?

Es una plataforma que te deja monitorear tu salario y poder cobrar en una frecuencia diferente a la que te paga tu empresa. “Por ejemplo, si a ti te pagan quincenal pero tú quieres tu dinero de forma semanal porque tienes gastos. Así que Monto te da la flexibilidad de cobrar lo que ya te ganaste”.

Aunque hay que aclarar que hay una gran diferencia entre adelanto de nómina y lo que hace la empresa de Andrés. Él lo ve así, “un adelanto de nómina se convierte en un crédito. Te están dando dinero que no te has ganado. El diferenciador es que Monto te da el efectivo que ya trabajaste. Simplemente cambiamos la frecuencia en la que lo cobras”.

El modelo de negocio es parecido a como funciona un cajero automático, al momento de retirar se cobra una comisión fija por retiro. No se cobra por descargar la aplicación ni a las empresas por tener este programa.

En este momento la compañía tiene más de 40 empresas afiliadas en 8 estados de la república. Monto que es relativamente joven, empezó operaciones el 1 de octubre de 2019 y el CEO y fundador, Andrés Quintanilla, busca ser un aliado de otras organizaciones ofreciendo una solución integral de prestaciones con distintos productos y servicios a trabajadores. Además, busca expandirse fuera de México.

Andrés después de empezar solo el proyecto, buscó un cofundador, Karina Derbez, la cual se acaba de incorporar hace poco a la compañía. Ella tiene 8 años de experiencia en el ámbito tecnológico. Esto como parte de la expansión y una ronda de levantamiento de inversiones para hacer más robusta a la firma. El 2020 se posiciona como un año de crecimiento y hasta contrataciones para un proyecto que comenzó por buscar una pasión.

“Para mí el mejor consejo financiero que le puedo dar a la gente es no endeudarse cuando no sea necesario, sino buscar alternativas de productos y servicios”, concluye Andrés Quintanilla.  

Ingresa Ahora