Emprendedores

Emprendedores-274

Emprendedores-274
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Negocios Redondos Un inicio Espinoso Contacto

Negocios Redondos

Del desempleo a la fabricación de esferas artesanales deexportación.

Por Claudia Espinoza

Dicen por ahí que no pocas veces el alumno supera al maestro, lahistoria de Rocío Espinosa, directora general de Arte en Esferas, no esla excepción. Joven y emprendedora, Espinosa, de 29 años,tomó una de las decisiones más importantes de su vida en unmomento en que México pasaba por una crisis económica: iniciar unnegocio propio.

En 1995 Espinosa asumió el riesgo de crear un negocio que, ya este 1998,cerrará con ventas aproximadas a los $3 millones: Arte en Esferas, unaproductora y exportadora de esferas navideñas elaboradas 100 por cientode forma artesanal.

Antes de su aventura empresarial, Espinosa trabajó por espacio de cuatroaños en Esferas Mavi, una fábrica mexicana de esferas que se fuea la quiebra.

Sin embargo, mientras trabajó ahí, esta emprendedora tuvo laoportunidad de aprender muy bien el manejo del negocio, &flashquotprecisamente porque mededicaba a muy diversas cuestiones, que iban desde la contratación depersonal, hasta la propia producción de esferas&flashquot, cuenta Espinosa.

Reconoce que, mientras trabajaba, nunca pasó por su mente la idea deindependizarse, pero llegó un

momento cuando la empresa en donde era empleada dejó de pagar a sustrabajadores, &flashquotincluyéndome a mí, situación que, porsupuesto, fue empeorando hasta que no tuve más remedio que salir&flashquot.

Al verse sin trabajo, lo primero que pensó fue en emplearse enalgún otro lado, aunque fue también entonces cuando empezóa jugar con la idea de iniciar su propio negocio.

Eso fue en Septiembre de 1995. &flashquot¡Estaba tan entusiasmada con la idea dehachar a andar mi empresa que ni los comentarios de mis conocidos acerca de lagrave situación del país me detuvieron&flashquot. Y a fines de ese mismoaño, surgió Arte en Esferas, con apenas cinco trabajadores.

Con una producción de esferas navideñas diseñadas por ellamisma, Espinosa se lanzó, primero, a ofrecerlas para decorar oficinasy, aunque no tenía ni cajas para empacarlas, los pedidos comenzaron allover.

Era la plena época navideña y logró contactar, en NuevaYork, a la compradora de varios almacenes comerciales en Estados Unidos yluego de una búsqueda incesante, concretó una cita.

Aunque la primera reacción fue de cautela, Espinosa convenció ala compradora sobre las ventajas y calidad que presentaban sus productos, altiempo que expresó abiertamente su intención de exportar.

Regresó a México con un pedido inicial para surtir, a partir de1996, a una de las cadenas más importantes de Estados Unidos: la tiendadepartamental Dillard's.

Un inicio Espinoso

El camino no fue para nada fácil. Al tratarse de una empresa derecién inicio, no había banco que le prestara dinero, aun cuandosu negocio apuntara hacia la exportación.

Tocó las puertas de algunas instituciones financieras, pero no tuvoéxito, por lo que con ayuda de familiares y amigos juntó uncapital cercano a los $300,000 y, en 1996, logró entregar a tiempo suprimer pedido en el extranjero.

Con esa entrega &flashquotbajo la manga&flashquot, esta entrepeneur tocó puertasnacionales hasta llegar a tiendas como Liverpool y El Palacio de Hierro.

&flashquotLa respuesta de los clientes sobre la oferta de Arte en Esferas es muypositiva, lo que se comprueba cada fin de año en todas nuestrassucursales&flashquot, asegura Edgardo de la Teja, encargado de compras navideñasde Liverpool. Y agrega que, de lo que encarga la tienda cada año a Arteen Esferas, el 95 por ciento se vende &flashquottranquilamente&flashquot en todos sus puntos deventa.

A decir de la propia Espinosa, el crecimiento anual de su empresa, ha sidosuperior al 100 por ciento, pues su producto no tiene competencia directa en elmercado nacional; no porque sea la única fabricante de esferasartesanales, sino por los materiales que utiliza. Para su elaboración seusa un baño de nitrato de plata que da una presentación fina ydurable, a diferencia de la esfera metalizada que usualmente sirve para unasola Navidad, por su rápido deterioro.

Actualmente esta empresa cuenta con 27 empleados capaces de producir másde 500 diferentes modelos de esferas que actualmente se pueden encontrar enLiverpool, El Palacio de Hierro y De Todo, en otros almacenes, además detener una distribución en Dillard's, en Estados Unidos. Suproducción es en promedio, de 40 mil piezas por mes.

Dentro de sus planes a futuro, destacan proyectos con empresas como Walt Disneyy Coca-Cola, además de iniciar a surtir otras tiendas de Estados Unidos,pues como ella mismo dice &flashquotese país es el mercado con mayor demanda deproductos navideños de todo el mundo&flashquot. Asimismo, no quita el dedo delrenglón con la idea de exportar hacia Europa, aunque los planes enMéxico implican atacar de lleno el mercado del resto de laRepública, para lo que no descarta la posibilidad de contactarrepresentantes.

&flashquotSiempre he pensado que una empresa debe crecer con buenos cimientos y, aunquetengo muchos proyectos en puerta, prefiero actuar con calma porque, si no lohago, mañana puedo irme de nariz&flashquot, dice Espinosa.

Entre los factores que llevaron a esta emprendedora a conseguir el éxitoen un negocio tan poco explotado en México, destacan su habilidad ytenacidad para triplicar sus ventas: de $100,000 pesos en 1995, a un cierrecercano a los $3 millones de pesos para este 1998.

Contacto

Arte en Esferas, Calle 4 36-A, bodega 7, Col. San Pedro de los Pinos03800, México, D.F., Tel./Fax.MEX (525) 273-7412