Consultoría

Arrendamiento: ideal para adquirir maquinaria y equipo

Este sistema puede ayudarte a renovar tu equipo, ya sea comprándolo a largo plazo o rentándolo hasta por siete años. Tú eliges.
Arrendamiento: ideal para adquirir maquinaria y equipo
Crédito: Depositphotos.com

¿Quieres modernizar tu maquinaria o equipo? El arrendamiento puede ser lo que necesitas. Ya sea puro o financiero, en ambos casos la finalidad de este sistema es que las empresas usen y gocen de un bien sin poseerlo. Aun cuando existen créditos bancarios para adquirir este tipo de activos considera que, según datos de la Secretaría de Economía, del total de esquemas en la banca comercial menos del 10% corresponde a maquinaria y equipo. El porcentaje disminuye todavía más al hablar de inmuebles, mobiliario y flotillas.

¿Cuál elegir?

José Luis Pozos, presidente de la Asociación Mexicana de Empresas de Arrendamiento Puro (Ameap), señala que el procedimiento para obtenerlo es similar al que se sigue para conseguir un crédito bancario. Ahora bien, existen dos modalidades que se diferencian, básicamente, por las características de la propiedad. "En el arrendamiento financiero el arrendatario es quien ostenta la propiedad del bien, mientras que en el puro es el arrendador", explica.

El reto para las empresas que arrendan (o arrendadores) está en elegir el que más le conviene. Pozos opina que el cliente debe decidir bajo dos premisas:

1. Si quieres poseer el activo y no te importa el tema de la obsolescencia tecnológica, la opción es el arrendamiento financiero.

2. Si buscas estar siempre a la vanguardia sin que la cuestión de la pertenencia tenga peso, elige el arrendamiento puro.

"Nuestra cartera no representa ni el 1% de los bienes financiables del país", señala Pozos. El gran reto es que las Pymes entiendan que si las grandes empresas -generadoras de grandes montos de efectivo- están arrendando, con mayor razón ellas deberían hacerlo. "Así, podrán destinar sus recursos para el capital de trabajo que requieren o dedicarlo al objeto de su negocio", finaliza.

Arrendamiento puro

- No se liquida la totalidad del bien, sino parte del mismo.

- Los contratos van de uno a siete años.

- Al vencimiento de un contrato puedes renovar el uso del bien o regresarlo a la arrendadora, que, a su vez, lo revenderá en un mercado secundario. La finalidad: arrendar después un bien completamente nuevo.

- El bien tiene una deducibilidad de hasta un 100%, pues se maneja como gasto.

- La garantía está sustentada en el bien mismo.

Arrendamiento financiero

- Necesitas liquidar el total del activo más las cargas financieras o intereses.

- Debes registrar los activos en tus libros y depreciarlos como si fueran propios para que, por una cantidad determinada, te conviertas en el propietario legal.

- Al término de un contrato elegirás entre la adquisición del bien con un valor simbólico, una prórroga del plazo del contrato o venderlo a un tercero.

- Sólo puedes deducir una parte de él.