Franquicias

Oportunidades de baja inversión

Encuentra opciones de marcas que operan bajo el exitoso esquema de franquicia por menos de $50,000.
Oportunidades de baja inversión
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Desde hace varios años es común escuchar de varios conceptos de bajo costo en diversas áreas de negocios, como aerolíneas, hoteles, restaurantes, etc. Definitivamente esto indica que la tendencia es atraer a un consumidor en búsqueda de bienes o servicios que tradicionalmente eran difíciles de pagar, para así satisfacer sus necesidades a precios verdaderamente reducidos.

Ejemplos hay muchos: desde Easy Jet en Europa, que ha ofrecido vuelos entre ciudades europeas con costos que van desde un euro, hasta hoteles para ejecutivos, nuevos y con todas las comodidades, con tarifas que rondan los $500.

¿Qué pasa con las franquicias? Definitivamente en este mercado también podemos hablar de un modelo de bajo costo, que surge como una consecuencia lógica de los recursos limitados con los que cuenta un inversionista para adquirir un negocio.

Y es que, tradicionalmente, las franquicias que requieren una inversión de entre $500,000 y $1,500,000 son las que han tenido el mayor crecimiento en el mercado. Pero la realidad es que hoy son pocos los inversionistas que cuentan con grandes sumas para iniciar un negocio.

En las conferencias que suelo impartir en todo el país, normalmente pregunto a los asistentes con qué capital cuentan para invertir en una franquicia y la gran mayoría, quizá un 80% o más, no tiene más de $250,000. Lamentablemente, la oferta de franquicias de este tamaño de inversión es limitada.

Al hablar de franquicias de bajo costo vale la pena definir qué debemos entender con este término, que puede ser muy subjetivo. Probablemente para algunos se trata de franquicias cuya inversión total no rebasa los $100,000. Para otros, la cifra puede ser aún menor.

Si estimamos los rangos de precio, las franquicias de bajo costo son
aquellas en las que la inversión total (incluyendo el canon inicial o la cuota de franquicia), no supera los $250,000.

Por supuesto que en este rango podemos encontrar franquicias con inversiones inferiores a los $100,000 y también las llamadas micro franquicias. Estas últimas son un nuevo modelo que empieza a extenderse sobre todo en países en desarrollo y economías emergentes, y cuya inversión, a veces, ni siquiera llega a los $50,000.

Qué esperar

Si te interesa un modelo como éstos, contempla que si inviertes $150,000 en una franquicia de bajo costo debes esperar rendimientos acordes a tu inversión, pero esto no significa que el porcentaje de rentabilidad de estas franquicias sea malo.

Por ejemplo, con una inversión de $150,000 probablemente se obtengan utilidades mensuales de entre $8,000 y $10,000, lo que proporcionalmente, en algunos casos, puede ser más rentable que las utilidades de una inversión mayor.

Una de las ventajas de las franquicias de bajo costo es que en ellas el franquiciatario siempre opera el negocio, auxiliado muchas de veces de amigos y familiares. Además es común que con el tiempo éste adquiera una o dos franquicias más.

Lo que es cierto es que en las franquicias de bajo costo el franquiciante debe racionalizar al máximo los gastos de operación de la unidad franquiciada (renta, luz, agua, gas, teléfono, salarios, etc.), de tal manera que con un buen volumen de ventas la rentabi-lidad sea atractiva. Esta tendencia por minimizar los gastos de operación es lo que generó que a estos negocios también se les conozca como franquicias de bajo presupuesto o low budget.

Toma en cuenta que no cualquier giro puede entrar en la categoría de franquicias de bajo costo. Es imposible imaginar un restaurante, una tienda de ropa o una tintorería como negocios que puedan desarrollarse con bajas inversiones. Pero existen giros perfectos como dulcerías, papelerías, estéticas, gimnasios, reparadoras de calzado, etc.

Otra buena noticia es que gracias a que el Programa Nacional de Franquicias (PNF) apoya a empresarios para que puedan franquiciar su negocio se ha dado un incremento importante en el número de franquicias de bajo costo, que seguramente no hubiera sido posible sin el apoyo gubernamental.

Así nos encontramos a un creciente sector en las franquicias, con un significativo desarrollo tanto en las grandes metrópolis como en las ciudades medias o pequeñas, con una operación formal, generación de empleo y que ofertan bienes y servicios con calidad y eficiencia.

En conclusión, las franquicias de bajo costo son hoy una verdadera alternativa para aquellos negocios pequeños de baja inversión, bajos costos y bajos precios, que pueden, al multiplicarse, ofrecer a inversionistas oportunidades de negocio al alcance de sus carteras.

En las franquicias de bajo costo el franquiciante debe racionalizar al máximo los gastos de operación.

* Por Juan Manuel Gallástegui, Presidente de Gallástegui Armella Franquicias.