Emprendedores

Apuesta por la manufactura

Analiza las ventajas de encargarte de la producción de otras empresas y conviértete en el maquilador de grandes cadenas comerciales.
Apuesta por la manufactura
Crédito: Depositphotos.com
Detrás de los artículos de marca propia –que cada vez ocupan más espacio de anaquel en los supermercados–, existe una tendencia mundial que no sólo involucra a las cadenas minoristas, sino también a las empresas procesadoras y distribuidoras de alimentos. A esta práctica se le llama co-manufactura y consiste en contratar a un tercero para que se encargue de la fabricación de los productos.

Bajo este concepto, los autoservicios pueden ofrecer sus propios artículos a un precio más bajo que la competencia, ya que eliminan los costos de posicionar una marca. Por otro lado, también beneficia a las empresas de alimentos, pues los libera de la labor de producción para concentrarse en el desarrollo de nuevas líneas y campañas de mercadotecnia.

Asimismo, las compañías suprimen costos de fabricación de artículos complementarios de sus productos estrella.

Originalmente, las maquiladoras recibían los insumos de sus clientes para sólo transformarlos en el producto terminado. Hoy, el modelo ha cambiado y tienen que financiar la materia prima, lo que implica un capital de trabajo elevado pero respaldado por contratos con empresas sólidas. Tales como los gigantes de alimentos Unilever y Nestlé, distribuidoras como Sahuayo, y cadenas como Walmart y Comercial Mexicana.

El costo de la manufactura representa sólo entre un 5 y un 10% del valor total de un artículo. Sin embargo, implica una logística y labor sofisticadas: instalaciones, mantenimiento de máquinas, capacitación del personal, calidad en los procesos, etc.

La manufactura de alimentos –en particular el envasado en presentaciones individuales y empaques novedosos– es una industria con un valor de $8,160 millones en México. De esta cifra, el 5% corresponde a la maquila, que en los próximos años representará unos $1,200 millones, según proyecciones de Rogelio Martínez, director general de David Michael, una firma especializada en la creación de saborizantes.

La rentabilidad de este tipo de negocios puede apreciarse desde otro ángulo: actualmente ni siquiera está cubierto el 2% de la tercerización potencial de la producción en el país, considera Carlos Schmitz, director general de Activos y Naturales, compañía que maquila la mezcla y envasado de alimentos. “Esta industria aún ‘está en pañales’ en México”, dice.

El negocio de tercerizar
El futuro de esta tendencia no consiste únicamente en encargar a otro la producción de artículos. De hecho, hoy ya es posible tercerizar el desarrollo integral de un producto. La empresa TechniSearch, fundada en 2010, se especializa en todo el proceso: desde crear la fórmula y el empaque (con su correspondiente etiquetado nutricional) hasta la fabricación y comercialización.

Su responsable, Alonso Martínez, creó una bebida en polvo libre de azúcar sabor limón de nombre Fruti Kool, por encomienda de la firma estadounidense Diversified Foods International (DFI), una distribuidora de alimentos. Éste se comercializa en cajas que contienen 10 sobrecitos o stick packs, con tres gramos de producto cada uno.

El acuerdo inicial entre el cliente y la maquiladora es la entrega de ocho millones de sobres, distribuidos en cuatro contenedores. Hasta finales de octubre, la compañía mexicana sólo había enviado una cuarta parte y estaba a la espera de la orden por las tres restantes.

Por ahora, la estrategia de DFI consiste en ofrecer muestras de Fruti Kool para darlo a conocer en el mercado. En tanto que TechniSearch espera cerrar durante la primera mitad de 2011 un contrato por cuatro contenedores mensuales.

Alonso Martínez, de 22 años de edad, estudiante de mercadotecnia e hijo del director general de David Michael, se hizo cargo de la cotización de la materia prima, el desarrollo de la fórmula y el diseño del empaque. Tuvo que echar mano de su ingenio para cumplir los requerimientos del cliente en términos de precio y calidad. “Tienes que optimizar todo: desde el material de empaque hasta el flete”, asegura.

Con sede en Lerma, Estado de México, TechniSearch recibe soporte de tres firmas: Activos y Naturales, David Michael y RR Allied, esta última especializada en la comercialización y creación de productos. La empresa ve tal potencial en este negocio que busca socios inversionistas para capitalizarse y también está por cerrar una importante inyección de capital.
Mientras que en enero próximo arrancará operaciones una planta de producción.

Idea para emprender
La tercerización representa una oportunidad para los emprendedores, ya que permite la producción masiva de alimentos procesados. Y del mismo modo en que una transnacional o una cadena de autoservicios puede contratar la maquila de su producción, un pequeño empresario tiene la opción de materializar una buena idea y producirla en volúmenes relativamente bajos al asociarse con una empresa de co-manufactura.

Por ejemplo, los directivos de TechniSearch dicen que ya están trabajando con un par de emprendedores para echar a andar sus conceptos. De este modo, la labor del maquilador consiste en aterrizar estos proyectos y dar soluciones para optimizar tanto los insumos como los equipos disponibles, además de asegurar la calidad del producto.

“Muchos emprendedores fracasan porque no hacen las cosas con el soporte tecnológico y científico que se requiere”, asegura Rogelio Martínez, de David Michael, quien agrega: “por eso, para ellos una maquiladora es ideal”. Según el director, “en EE.UU. operan miles de compañías que no fabrican y sólo se dedican a comercializar el producto terminado”, concluye.

www.SoyEntrepreneur.com