Especiales patrocinados

¿Por qué las empresas no adoptan el teletrabajo?

La falta de confianza es el principal motivo por el cual no se implementa el home office. Descubre las ventajas de este modelo.
¿Por qué las empresas no adoptan el teletrabajo?
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Imagina lo siguiente: Un asesor le dice a un empresario que si introduce una nueva práctica laboral podrá ahorrar costos, reducir su huella de carbono, aumentar la productividad y mejorar la calidad de vida de sus empleados. ¿Debería el empresario escuchar atentamente y pensar cómo hacer que funcione en su organización? ¿O debería decir, "la idea suena muy bien, pero limitaré su aplicación a unos cuantos directivos"?

La práctica en cuestión es el trabajo flexible. Los resultados de una encuesta realizada por la operadora de espacios laborales, Regus, muestran que el 81% de las empresas de todo el mundo ya está ofreciendo a sus empleados algunas opciones sobre cuándo y dónde trabajar.  Muchas de ellas elogian sus ventajas: el 60% piensa que el trabajo flexible es más rentable que el fijo, el 70% cree que respeta las familias, y el 60% opina que ayuda a que el personal consiga conciliar mejor su vida laboral y familiar.

Las empresas que participaron en la encuesta también vieron otras ventajas: el trabajo flexible es mejor para el medio ambiente, contribuye a incrementar la productividad, permite aumentar y disminuir rápidamente de tamaño, y resulta mucho más atractivo para los profesionales más valiosos.

Todo esto está muy bien. Sin embargo, ¿por qué el 40% de las empresas restringen el horario flexible a sus empleados senior? Creo que están desaprovechando una estupenda oportunidad y privando de ella a las personas que podrían resultar más beneficiadas.



Por experiencia, a cualquier edad se valora la posibilidad de elegir cuándo y dónde trabajar. Pero a menudo, los que más la valoran son  quienes tienen hijos pequeños, quienes piensan que compaginar la vida laboral con la familiar es una necesidad, no un lujo, o quienes tienen una vida después del trabajo, sea cuidando a sus mayores, haciendo trabajos comunitarios o no remunerados o haciendo deporte.

La mayoría de los que tienen menos de 30 años han crecido en un mundo tecnológico de redes sociales, computadoras portátiles y conexiones inalámbricas, y esperan poder trabajar con más flexibilidad y movilidad; a menudo consideran extrañas e innecesarias las prácticas tradicionales en horario de trabajo de 9 a 5, en una oficina fija.

Al relegar el trabajo flexible al personal senior, las empresas excluyen a muchos de los que podrían salir más beneficiados. Son justamente los directivos y los profesionales jóvenes los que más se mueven. La realidad es que hay muchas más oportunidades laborales en su nivel, y son precisamente las personas que quieren atraer las organizaciones visionarias, porque son el futuro de cualquier empresa. Al verse privados de las condiciones laborales que buscan, pueden irse a otra empresa, y de hecho lo hacen.

Parece que la falta de confianza es el motivo por el que las empresas no ofrecen a sus empleados un trabajo flexible. Pero no es más que una cuestión de gestión de recursos humanos que se debería solucionar fácilmente. Si ofrece a su personal buenos incentivos y motivaciones, tendrán razones de sobra para ser eficientes, independientemente de si usted los vigila o no en una oficina central.

Con tantas empresas que reconocen las ventajas del trabajo flexible, todavía tenemos que ver cómo lo ofrecen a sus empleados. Las empresas, los empleados, las familias, el medio ambiente, la sociedad en general, todos vamos a salir beneficiados.

*La autora es directora de Regus México

Consulta el especial: Como elegir una oficina.