Consultoría

Cómo diseñar tus tarjetas de presentación

Conoce qué elementos deben incluir estos pedazos de papel para que, quienes las reciban, te recuerden por siempre.
Cómo diseñar tus tarjetas de presentación
Crédito: Depositphotos.com

Una buena tarjeta de presentación debe ir acorde a la imagen de tu empresa; algo difícil considerando el tamaño pequeño que tienen. Y es que, ¿cómo puedes llevar tu mensaje a través de un espacio de sólo dos por tres pulgadas?

No debes esperar contar la historia de tu negocio en una simple tarjeta, sino lo que debes buscar es presentar una imagen profesional que las personas recuerden. El color, textos y textura de tu tarjeta de negocios influyen mucho en su atractivo y habilidad de mostrar la imagen de tu empresa.

Por eso, lo más recomendable es que uses el sentido común al diseñar tus tarjetas de presentación. Si tu negocio se trata de crear juguetes y juegos para niños, deberías usar colores primarios y brillantes, así como una tipografía que asemeje a la escritura de un niño. Por el otro lado, si diriges una firma de consultoría financiera, lo que quieres es que tu tarjeta refleje confiabilidad y profesionalismo, por lo que quizás debas conservar una imagen más tradicional, como letras negras y fondos grises o blancos.

Claramente, los diseñadores recomiendan que los emprendedores no diseñen sus propias tarjetas de presentación, sin embargo muchos dueños de negocios deben hacerlo. El mejor curso de acción: Observa a detalle las tarjetas de presentación que recibas y trata de imitar las que más te gustan.

Aunque debes ser más creativo si tu negocio así lo amerita, en general debes seguir estos sencillos pasos al diseñar tus tarjetas:

1. Usa tu logo como base. Conviértelo en el elemento más grande de la tarjeta.
2. Mantenlo simple. No incluyas mucha información en la tarjeta.
3. Incluye lo esencial: nombre, cargo, empresa, dirección, teléfono y email.
4. Asegúrate de que la tipografía sea legible.
5. Trata de usar sólo dos colores.

Una vez que tengas contigo tus tarjetas de negocio ya impresas, aprovéchalas al máximo con estos tips:

1. Siempre entrega a la gente más de una tarjeta para que la puedan repartir a alguien más.
2. Incluye tu tarjeta en toda la correspondencia y boletines que envíes.
3. Lleva tarjetas siempre contigo en un sobre o portafolio donde se mantengan limpias y no se arruguen.

Las tarjetas de negocio no deben ser aburridas. Si la industria lo permite, sé creativo y aplica estas ideas:

1. Usa tarjetas de 4 por 7 pulgadas que puedan doblarse (como un folleto mini).
2. Las tarjetas con formas poco convencionales llaman la atención. Según tu negocio puedes, por ejemplo, usarlas en forma de osito de peluche si vendes juguetes o de pastel si eres organizador de fiestas de cumpleaños.
3. El papel texturizado puede añadirle interés a la tarjeta, al igual que usar papel de colores. Trata usar sombras claras para asegurar la legibilidad.
4. La termografía, un proceso que crea una impresión brillante y resaltada le da mayor atractivo a tus tarjetas.