Consultoría

¿Tomas riesgos o eres imprudente?

Considera estos cuatro factores que podrían indicar que decides a la ligera, lo que podría afectar a tu empresa.
¿Tomas riesgos o eres imprudente?
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Por naturaleza, los dueños de negocios son típicamente tomadores de riesgos, eligiendo crear sus propias empresas en lugar de trabajar para alguien más. Sin embargo, el experto en liderazgo Steven Mundahl dice que la línea entre los riesgos calculados y el comportamiento imprudente a veces es difícil de determinar.

Al monitorear ciertos rasgos, los líderes pueden ser más conscientes y evitar tendencias destructivas de tomas de decisiones que pueden afectar a sus compañías, empleados y ellos mismo. Éstos son los cuatro factores que debes cuidar porque podrían indicar que eres imprudente:

1. Búsqueda de sensaciones
Las personas propensas a tomar riesgos extremos en sus vidas personales generalmente ansían sensaciones en todos los aspectos de sus vidas. Muchas veces practican actividades físicas que son riesgosas como saltar del paracaídas o lanzarse del bungee.

Podrían buscar la misma adrenalina en los negocios, levantándose cuando el ambiente es caótico o cuando tienen que tomar decisiones importantes. Pero en esos casos es importante superar la descarga de adrenalina del momento y considerar los aspectos que involucra una decisión antes de tomarla.

2. Preocupación sobre las consecuencias
La imprudencia puede ser un tema para las personas que no tienen muchas preocupaciones por las consecuencias. Aquellos que ignoran el costo potencial de una decisión fallida o una acción tienden a tomar decisiones más peligrosas que aquellas que revisan todos los posibles resultados y piensan cuidadosamente qué ocurriría en el peor escenario.  

Eso no significa que debes paralizarte por miedo, pero sí que debes entender qué podría ocurrir si el resultado de tu acción o decisión no es el que esperabas.

3. Actuar impulsivamente
Las personas que tienen problemas con el poder de voluntad y que tienden a tomar decisiones rápidamente sin hacer la investigación adecuada, en general son más propensas a tomar decisiones imprudentes que aquellas disciplinadas. “Son el tipo de personas que seguirán un plan por un tiempo, pero que eventualmente lo abandonarán con una decisión que parece buena al momento en lugar de conservar en mente el panorama general”, dice Mundahl.

4. Negación
Los tomadores de decisiones imprudentes tienen niveles más altos de negación. Prefieren no enfrentar la realidad de sus elecciones; en lugar, ignoran el fracaso e inventan excusas de por qué la decisión en particular no funcionó.  También podrían quitar el valor de un fracaso e incluso subestimarlo por completo. Las personas que tienen problemas enfrentándose a los hechos de la situación son más propensas a tomar decisiones que no soportan los mejores intereses de la empresa.  

Claramente, estas características no siempre son indicadores de que un individuo tiene tendencias imprudentes, dice Mundhal. Sin embargo, tener auto consciencia y entender tu personalidad puede darte una mayor comprensión de las áreas que podrían resultar problemáticas cuando se trata de tomar decisiones en tu negocio y vida personal. Entender tus características te ayudará a controlarlas y a ser más efectivo.