Consultoría

5 lecciones de corredores aplicadas a los negocios

Quizá entrenar para un maratón no te motive tanto, pero puedes aprender bastante de esta disciplina para alcanzar una meta.
5 lecciones de corredores aplicadas a los negocios
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Me gusta dirigir mi empresa, pero es obvio que siempre habrá riesgos. Para aclarar mi mente y estar en forma, tengo un régimen muy estricto de ejercicio y me aseguro de pisar el pavimento casi todos los días. Ese es el lugar en el que pienso mejor; mientras corro me doy cuenta de cuánto se relaciona el deporte con mi mentalidad de negocios. Entrenar para un maratón no es para todos, pero aquí hay cinco lecciones que los emprendedores pueden aprender de esta disciplina:

1. Siempre corre, pero guarda algo de energía para seguir. Crear tu propia empresa no es seguir una carrera cualquiera. Es un maratón (y tal vez más largo que eso). Un emprendedor exitoso necesita estar activo durante mucho tiempo y no puede perder el ritmo. Los corredores profesionales saben que si, por cualquier motivo, no pueden mantener el ritmo en la primera parte de la carrera, será el doble de difícil alcanzar su meta.

Nunca camino, siempre corro: eso me ayuda a alcanzar mis metas. Dicho eso, siempre tengo energía de reserva para dar ese empujón extra en las ocasiones especiales como al cerrar un trato importante. Sé que necesito estar en forma para aguantar, y no puedo hacer eso si acelero en cada kilómetro. En resumen, ve rápido, pero nunca olvides que estarás aquí por mucho tiempo.

2. Entrena con otros. Correr es un deporte individual para los que entrenan solos. A veces es difícil mantenerse motivado si no entrenas con alguien, ya que esa persona puede ayudarte a correr ese kilómetro extra o a levantarte. Confía en mí, no siempre es divertido. Usualmente me levanto temprano y entreno solo, pero sé que sería más fácil si tuviera a alguien a mi lado motivándome.

Lo mismo pasa en los negocios. Colaborar con un equipo de gente que piense como yo me empuja al siguiente nivel, especialmente si están más en “forma” o si son más “atléticos” que yo cuando se trata de negocios. Junta a un grupo de colaboradores y reúnete con los otros fundadores. Habla de tus luchas, comparte historias y obtén retroalimentación. Aprende de ellos y siempre sé honesto sobre tus propias experiencias. Ayúdalos en lo que puedas, pero nunca tengas miedo de pedir ayuda.

3. Sigue tu plan de juego. Todos saben que debes atenerte a un plan, pero he visto a muchos amigos cometer este error. Haces un gran plan de correr una carrera y luego entrenas, te preparas y defines tu meta. Una vez que la carrera empieza, olvidas todo y comienzas muy rápido. En tu primer kilómetro, te das cuenta de lo que estás haciendo, te obligas a ir más lento y eres capaz de regresar al camino. Pero luego alguien te rebasa y tratas de igualar su paso. Una vez más empiezas a cansarte y terminas sufriendo el resto de la carrera.

Es importante tener un plan de juego y atenerte a éste. No te pongas nervioso porque tu competencia está haciendo x, y o z. Nunca dejes que dicten tu estrategia. No copies ciegamente de alguien más. Entiende su razonamiento, sus clientes y sé lo suficientemente flexible como para adaptar tu propia estrategia si es necesario. Antes de cambiar algo, piensa muy bien la decisión y trata de recordar la razón por la que creaste el plan de juego en primer lugar.

4. Enfrenta el dolor. Tal vez te guste correr, pero eso no quiere decir que vas a disfrutarlo todos los días. Claro que es satisfactorio salir en un día perfecto después de haber dormido ocho horas seguidas, pero no es muy bonito cuando afuera está oscuro, hace frío y llueve. Supéralo y atente a tu plan. No lograrás nada si no lo haces. No olvides aquellas cosas que lo hacen divertido, acepta el estrés y mantente positivo.

5. Siempre gana. Es el día de la carrera, estuviste despierto toda la noche y está lloviendo. No importa. A nadie le importa que estés teniendo un mal día y a ti tampoco debería importarte. Deja de poner excusas de por qué no puedes ganar o participar. Sal y supera tu propio récord o corre un maratón completo por primera vez.

El error más grande que puedes cometer durante una carrera es pensar en ir más lento y rendirte. Construir una empresa exitosa es muy difícil. Todos conocemos las estadísticas, pero éstas no importarán una vez que comenzaste. Tan pronto como lo hagas estarás dentro. Enfócate en ganar, en construir tu sueño y nunca detenerte hasta que cruces la meta.