Consultoría

9 pasos para crear un ritual matutino

Acomoda tu día para que seas más productivo y adopta estos hábitos para que con el tiempo se vuelvan parte de tu rutina.
9 pasos para crear un ritual matutino
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Los rituales son el secreto para la productividad y el trabajo eficiente. Hay varias cosas que hacemos automáticamente y el tiempo que nos sobra nos da la libertad para enfocarnos en lo importante: la creatividad y resolución de problemas.

Tratar de establecer qué es lo que debe incluir tu rutina mañanera es algo complicado, pero definitivamente necesitas un marco de referencia para implementarla. Muchos artistas, escritores y emprendedores populares confían en una serie de rituales. Estudia a la persona que más admires y aprende de sus rituales diarios. Considera estos pasos:

1. Identifica un punto de apoyo. Examina esa pieza de dominó que hace que todo caiga en su lugar. Crea tu ritual con el objetivo de terminar algo importante. Por ejemplo, puede ser levantarte a las 6:00 a.m. y meditar durante 20 minutos. Sea lo que sea, dale toda la importancia para completar esta tarea diariamente.

2. Coloca la pieza grande de dominó. Una vez que elegiste lo más importante, enfócate en que eso sea lo primero que hagas. Tu ritual debe estar basado en adoptar este nuevo hábito.

3. Escribe todo. Diviértete con esto y siéntete libre de ser creativo. Usa un pedazo de papel, crea un documento simple o una lista de pendientes.

4. Comienza con tres acciones. Ya sabes qué es lo más importante de tu ritual. Ahora agrega dos cosas más a la lista.

5. Comienza con algo fácil de alcanzar. Limpiar tus dientes con hilo dental puede ser un buen ejemplo. Es algo muy sencillo, pero el punto es comenzar con una rutina simple para asegurar el éxito.

6. Dale tiempo. Aunque algunos crean que un hábito toma 21 días en formarse, eso puede ser un mito. El psicólogo Jeremy Dean dice que podría tomar hasta 66 días y un estudio de Phillipa Lally concluyó que les tomó a los participantes entre 18 y 254 días dominar casi al 100 por ciento la capacidad para hacer las cosas de manera automática. La verdad es que cada individuo es diferente. Algunos no necesitan tiempo y otros sí.

7. Logra tu meta y agrega nuevos hábitos. Una vez que domines una rutina, ponte nuevos hábitos para completar tu ritual.

8. Acepta el cambio. Tus rituales no deberían estar grabados en una piedra. Acepta que puedes ajustar o adaptar tu plan mientras avanzas como parte de un proceso dinámico. Haz una revisión semanal. Después de un tiempo tal vez te des cuenta de que no te gusta hacer yoga o correr. Tal vez descubras lo bien que te sientes después de beber smoothies de verduras. Si eres dinámico es más seguro que el ritual evolucione.

9. No te desanimes por las fallas. El acto de tener una rutina se convertirá en una adicción y a veces te sentirás como Superman. Otras veces te sentirás un poco perdido después de haber olvidado un paso o varios. Mantente fuerte, no te regañes. Tener un ritual es como fortalecer un músculo, tienes que hacer el ejercicio para revitalizar el hábito.

Yo sugiero comprometerte a hacer un nuevo ritual por lo menos durante 66 días. Hazlo un reto. Pídele a un amigo que te ayude con la contabilidad y usa alguna técnica reforzadora positiva o negativa para hacer que se quede. Por ejemplo, cómprate algo que has querido desde hace mucho.

Como bono: usa los momentos extra para trabajar más eficientemente. Puedes ser más productivo a lo largo del día al hacer estos cambios de formas diferentes.

Les comparto mi rutina:
- Despertarme a las 6:00 am
- Hidratarme con un gran vaso de agua
- Hacer ejercicio durante 20 minutos
- Tomar notas y planear mi día
- Tomar una ducha fría
- Hacer un ejercicio de gratitud
- Meditar durante 20 minutos
- Beber un smoothie o jugo de vegetales y hacer café
- Durante 30 minutos leer un libro, ponerme al corriente en artículos o escuchar un programa
- Realizar la tarea más importante del día (lo más complicado)