4 hábitos alimenticios para tu pensamiento

Pon a prueba estos consejos para que tu mente funcione mejor y tengas más energía.
4 hábitos alimenticios para tu pensamiento
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

La habilidad para pensar con claridad es lo más importante cuando estás dirigiendo un negocio u organización. Aunque a veces no se le des la atención que merece, la elección de alimentos que ingieres en el día afecta tu forma de pensar y determina si puedes tomar decisiones importantes cuando es necesario.

No hay una pastilla mágica que te haga un pensador crítico, sin embargo, puedes hacer algunos cambios en tu dieta que mejorarán la salud de tu cerebro y optimizarán la forma en la que piensas. Yo aprendí esto a la mala a través del ensayo y error. Ahora, como emprendedor de tiempo completo, he logrado cambiar mi dieta y hago mejor las cosas sin importar los retos a los que me enfrente.

1. Toma café, pero no en exceso

La cafeína te puede despertar, pero no te da mucha energía. De hecho es una droga, un estimulante que se ha demostrado aumenta tu habilidad para pensar y poner atención.

La mayoría de las investigaciones en los efectos de la cafeína dicen que lo máximo que podemos beber es una o dos tazas. Si tomas más que eso no podrás pensar igual. Mucha cafeína está asociada con la ansiedad y el pensamiento y discurso incoherente.

Si tomas varias tazas de café en la mañana, asegúrate de comer algo al mismo tiempo y de detenerte después de dos tazas. Yo prefiero beber un jugo verde (una mezcla de hojas oscuras, pepino, apio, limón y jengibre) es muy energizante. ¡Pruébalo!

2. Deja el “tazón de azúcar”

Si comes cereal en la mañana con un poco de jugo de naranja estás abusando de la cantidad de azúcar. Después de que el efecto se baje, tu habilidad para pensar disminuirá, tal vez dramáticamente.

Eso es debido a que los carbohidratos se digieren rápidamente, aumentan tus niveles de glucosa y de energía y luego caes como piedra.

Para combatir esto es mejor limitar los alimentos con azúcar en tu dieta, lo cual entrenará a tu cuerpo para pedir comida más saludable. Asegúrate de combinar el azúcar con algo de proteína y fibra.

La primera alentará la digestión, protegiéndote de un aumento de la glucosa en la sangre. La fibra también ayuda a disminuir el nivel de azúcar que entra en tu sistema.

Es una buena idea asegurarte de que cada comida contenga algo de fibra, como las verduras y frutas.

3. Apuesta por las nueces

Las semillas y las nueces han demostrado que ayudan al cerebro a estar en forma, son fuente de vitamina E, que se asocia con un menor declive cognitivo. Las nueces aumentan la capacidad de razonamiento inferencial y el pensamiento crítico. No sólo son deliciosas, sino que son un buen "snack" que puedes empacar y llevar a donde sea. No tengas miedo de la grasa, ésta te quitará la sensación de hambre y te ayudará a estar enfocado durante horas.

4. No exageres

La exageración en la vida - ya sea trabajo, sueño o ejercicio - puede ser contraproducente. En particular, si te excedes comiendo un gran lunch antes de un gran proyecto, éste puede evitar que pienses con claridad. Cuando comes mucho, disminuye el flujo de sangre al cerebro. Evita saltarte comidas, come lo necesario, lento y deja de hacerlo cuando te sientas lleno.