Emprendedores

Lo que nadie te cuenta acerca de emprender

"No hay una historia rosa detrás de cada emprendedor".
Lo que nadie te cuenta acerca de emprender
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Cuando me enfrenté al fenómeno de la hoja en blanco, de este, mi primer artículo para Entrepreneur, me preguntaba si tenía que ser inspiradora o que si tenía que dar los 10 tips para lograr algo.

Creo que tengo mucho más de 10 tips que ayudan para diferentes objetivos en negocios online, pero decidí hablar de lo que pocos nos cuentan: no hay una historia rosa atrás de cada emprendedor.

No todos estamos hechos para emprender ni tenemos por qué estarlo, pero cuando uno tiene cierto perfil innovador y atrevido, suele creer que aquella idea que tiene es genial y puede convertirse en una realidad. Una vez que uno decide cruzar la línea de la idea a la realidad el camino deja de ser rosa.

Para emprender se necesita paciencia, mucha tolerancia a la frustración y mucha más perseverancia. Es también, vivir en el esquema de prueba y error, abandonar toda expectativa y entender que este es un proceso de aprendizaje, un semillero, y como tal, requiere tiempo y dedicación.  

Aunado a esto, deberá abandonar toda presión social, porque es común que amigos y familiares pregunten reiteradamente cómo va el negocio, uno quisiera contestarles que de maravilla, que todo ha salido conforme a lo planeado, pero la verdad es que muy pocas veces sale como lo esperado y la maravilla que uno vive, es la de aprender a disfrutar el viaje.

Es también saber en qué se debe invertir, y no solo de manera financiera sino incluso en el tiempo. Cada decisión impulsará o estancará el negocio. Es usar el análisis de forma constante, transfórmalo en aprendizaje y usarlo a favor.

Tal vez una de las lecciones más fuertes será la del dinero, uno no ve en corto plazo de regreso el dinero que invirtió, los gastos se siguen generando y esto lleva a pensar si está haciendo bien las cosas, si el negocio realmente fue buena idea.

Para responder esto considero hay dos caminos:

  1. Si el proyecto está firmemente fundamentado, es cuestión entonces de dar con el target que ya se ha detectado, llevando el mensaje que queremos brindarle en la plataforma o medio con el que este segmento se identifica.
  2. Realizar un business case que plasme la inversión, gastos, acciones a realizar y resultados obtenidos, según estos datos, se obtendrá de regreso el tiempo en el que regresará el dinero de seguir las condiciones así  (ROI) y cuándo se empezarán a reflejar las primeras utilidades.

Por último, tener presente en cada momento de flaqueza que independientemente de los resultados, quienes hemos dado el paso al emprendimiento ya tenemos ganada la primera medalla, la de las agallas, no es sencillo dar el salto a lo que muchos por años no se atreven a materializar.