Hide this Looking for English Content? Click here

Estudiante mexicana crea croquetas anticonceptivas para perros callejeros

Sheila Irais Peña, estudiante de doctorado de la Universidad Nacional Autónoma de México ideó una solución para la problemática invasiva
Estudiante mexicana crea croquetas anticonceptivas para perros callejeros
Crédito: Depositphotos
  • ---Shares

Por Regina Mendoza

Alex Lora acertó en su sentencia: “a nadie le importa mi porvenir, está escrito que tengo que sufrir”. Destino que comparte con el millón de perros callejeros que deambulan por la CDMX: escasez de hogares, falta de hembras.

Una epidemia zoológica que permite la proliferación y el contagio de todo tipo de enfermedades virales, infecciosas, respiratorias y gastrointestinales.

México aloja al principal safari urbano. Encabeza de la lista de las naciones de América Latina con más caninos extraviados o abandonados: más de 23 millones. El 70 por ciento de la población de la CDMX fue abandonada por sus dueños.

De acuerdo a cifras a la Asociación Mexicana de Médicos Veterinarios Especialistas en Pequeñas Especies esta población incrementa un 20 por ciento cada año.

Sheila Irais Peña, estudiante de doctorado de la Universidad Nacional Autónoma de México ideó una solución para la problemática invasiva: croquetas anticonceptivas para disminuir (y en el mejor de los casos, en algún punto cesar) la reproducción de los perros en las calles.

La alumna de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia explicó para Vanguardia que el objetivo es desarrollar en laboratorio y patentar un método anticonceptivo que no sea invasivo y que tampoco tenga efectos negativos para las razas.

Por lo tanto, actualmente trabaja en un “producto natural”, compuesto por hormonas sexuales como progestinas y andrógenos (para el sexo femenino y masculino, respectivamente) que funcione para el control de la reproducción, y enfocado en la inhibición de hasta dos “celos” al año para las perras.

No hay espacios suficientes para alojarlos. Sus desperdicios nos salen al encuentro por todas partes. También implican un problema de salubridad. Todos los días un perro sin hogar defeca 400 gramos y orina 800 mililitros: casi media tonelada diaria de desechos, 182 toneladas anuales.

Lo único que falta por definir es el tiempo que siguen funcionando en el organismo y los efectos que podrían llegar a tener a largo plazo.
El abandono de los canes es una práctica común en la capital del país. Tan sólo el pasado 12 de diciembre, día de la Virgen de Guadalupe, los millones de católicos que visitaron el recinto dedicado a la deidad abandonaron a medio centenar de perros una vez concluidos sus rezos.