Hide this Looking for English Content? Click here

Sácale provecho a tu estrés con sólo dos palabras

Según nuevos estudios, respirar profundamente no funciona para reducir el estrés, mejor engaña a tu cerebro con estas dos palabras y verás la diferencia.
Sácale provecho a tu estrés con sólo dos palabras
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Lo confieso, subirme a un avión me genera una mezcla de estrés, ansiedad y miedo. Yo estoy muy consciente de que este estrés no es racional, porque volar es el medio de transporte más seguro que puede existir. Sin embargo, no puedo evitar sentirlo.

Lo curioso es que sólo el año pasado he tomado más de 20 vuelos, algunos con una duración de más de 10 horas. Si te preguntas cómo le hice sin morir de estrés, la respuesta es muy fácil:

Sobreviví gracias a una estrategia muy fácil que me permite manejar mejor el estrés antes de volar. También me di cuenta que es efectiva en otras áreas como: antes de exponer en público, de una conversación importante, de un examen final y hasta para cantar mejor en el karaoke.

La estrategia consiste simplemente en repetir estas palabras cuando percibas el estrés o la ansiedad en tu cuerpo: “Estoy emocionado(a)”

Suena bastante simple ¿cierto? Y es normal que te preguntes si en verdad estas palabras pueden transformar el estrés a nuestro favor para sacarle provecho. Resulta que investigadores de la Universidad de Harvard se preguntaron lo mismo y realizaron un estudio científico para comprobarlo.

Los participantes del estudio tenían que realizar una actividad que por lo regular ocasiona mucho estrés y ansiedad: hablar en público, cantar en voz alta y realizar un examen de matemáticas. Después de poner en práctica la estrategia, los participantes percibieron menos ansiedad y mejoraron grandiosamente su desempeño, específicamente fueron un 17% mejores al hablar y cantar en público, y 22% mejores en el examen matemático.

Parece mentira que una estrategia tan simple tenga efecto, pero el hecho de cambiar la intención de estrés a la emoción, hace que tu cuerpo y tu cerebro controle de una mejor forma esa sensación obteniendo mejores resultados.

Estos resultados demostraron que contrario a lo que se piensa, pasar del “estrés” a un estado de “emoción” es mucho más fácil que pasar del “estrés” a un estado de “calma”. Esto sucede porque el estrés y la emoción desencadenan reacciones muy similares en tu cuerpo: activan el sistema que te mantiene alerta, provocando sudoración, contracción de músculos y que tu ritmo cardiaco se acelere.

Cambiar la intención hace que tu cerebro pase de un estado de “peligro y amenaza”, en donde te enfocas en todo lo malo que pueda ocurrir, a un estado de “oportunidad”, en el que enfocas todo lo bueno que es posible que suceda.

Por ejemplo, al poner en práctica la estrategia antes de subirme a un avión, yo pasaba de pensar que es posible que muera el día de hoy, a un pensamiento mucho más optimista como la emoción de aterrizar en un lugar nuevo.

Así que la próxima vez que te preguntes cómo quitar el estrés, olvida la estrategia de respirar profundamente, y mejor repite estas palabras “estoy emocionado”, te garantizo que verás la diferencia inmediatamente.

OK

This website uses cookies to allow us to see how our website and related online services are being used. By continuing to use this website, you consent to our cookie collection. More information about how we collect cookies is found here.