¿Atrapado en la rutina? Aquí te compartimos 15 formas de alejarte de una mala situación

Si no logras salir de tu hoyo motivacional, tu productividad se irá al suelo.
¿Atrapado en la rutina? Aquí te compartimos 15 formas de alejarte de una mala situación
Crédito: Shutterstock.com
VIP Contributor
Entrepreneur and Connector
13 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Las sesiones de autocomplacencia y compasión no le van bien a tu negocio. La buena noticia es que siempre hay opciones para recuperar tu motivación y la pasión que sientes por lo que haces. Aquí te dejo 15 de mis técnicas favoritas.

1. Enfócate en tu objetivo principal

Como emprendedor, tienes muchas cosas que hacer y millones de ideas en tu cabeza. Esto es parte del trabajo, y a la mayoría nos emociona este tipo de vida, pero al mismo tiempo, esto es algo que puede drenar tu energía y tu motivación.

Tal como lo pone Leo Babauta, “No se puede mantener la energía y concentración (las dos cosas más importantes para lograr un objetivo) si se tienen dos o más objetivos a la vez”. ¿La solución? Elige “un objetivo para este momento, y enfócate por completo en él”.

A título personal, yo empezaría con el objetivo más carnoso y dejaría el resto para después. Si tienes que decidir entre diferentes opciones, redúcelas al objetivo que tiene que ver con tus prioridades más importantes y asegúrate de que sea un objetivo INTELIGENTE. Una vez que elijas enfocarte en él, escríbelo y desarrolla un plan de acción realista con pasos claros para conseguirlo.

2. Descifra cómo estás invirtiendo tu tiempo

Desde mi experiencia, si lo que quieres es administrar tu tiempo de manera más efectiva, necesitas descubrir qué estás haciendo con él. Puedes entenderlo escribiendo todas tus actividades, laborales y no, durante una semana. Registra la cantidad de tiempo que te toma completar cada una de ellas para tener un mejor entendimiento de a dónde se va tu tiempo. Incluso puedes usar apps que te ayuden a llevar este registro.

¿Qué tiene que ver esto con la motivación? Si resulta que estás invirtiendo mucho tiempo en actividades poco productivas, como ver televisión o repasar Facebook, ¿a qué hora vas a tener el tiempo de lograr tu objetivo? Por ejemplo, si quisieras mejorar tus habilidades de escritura porque eventualmente quisieras escribir un libro, entonces desperdiciar tu tiempo viendo tele no te motivará a lograr este objetivo.

Mejor reduce el tiempo de televisión e inviértelo en cosas que te motiven: escribe, lee, platica con otros escritores y crea un espacio de trabajo óptimo.

3. ¡Por favor! ¡Sé feliz!

“La motivación llega cuando hay un pico de dopamina porque anticipas que algo importante va a suceder” dice Kevan Lee, VP de Marketing en Buffer. La buena noticia es que “se puede entrenar al cerebro a alimentarse de las explosiones de dopamina que se generan con las experiencias gratificantes”, como poner nuevos y mejores objetivos.

También puedes truquear a tu cerebro a obtener dopamina después de:

  • Registrar pequeños logros
  • Compartir resultados con otras personas de tu equipo o familia
  • Establecer tiempos de entrega cortos para mantenerte trabajando.
  • Consumir alimentos como yogur, almendras, frutas, vegetales, huevos y salmón.
  • Dormir siestas de 10 minutos.
  • Hacer los cambios correctos entre el hemisferio derecho e izquierdo.
  • Moverte, incluso si es un paseo pequeño a la mitad del día.

4. Ponte en la postura correcta

Tal como lo explicó Amy Cuddy, profesora en la Escuela de negocios de Harvard, en su TED Talk de 2012, el lenguaje corporal le da forma a lo que somos. Por ejemplo, cuando estamos en una posición de poco poder, como estar encorvados o tensos, nos sentimos poco poderosos. Por el otro lado, cuando ponemos una pose de poder como estar estirados o haciendo una V con nuestros brazos, sentimos lo opuesto, nos sentimos poderosos.

La razón es que la postura aumenta nuestros niveles de testosterona, que aumentan la confianza, disminuyendo a su vez los niveles de cortisol, la hormona asociada con el estrés. Así que la próxima vez que necesites un shot de adrenalina, párate correctamente, posa como campeón. Claro que si no quieres pasar vergüenzas, hazlo cuando estés solo.

5. Desarrolla una rutina previa al juego

James Clear, jugador de beisbol durante 17 años, desarrolló una rutina previa a sus juegos “que le permitía desempeñarse bien, independientemente de si estaba motivado o no”.

Así era su rutina previa:
Tomar la pelota y el guante. Correr hacia la base de foul en el campo. Trotar a lo largo de la pared del campo. Detenerme en la base de foul opuesta. Estirar caderas e isquiotibiales. Trotar de regreso por la pared del campo. Hacer lanzamientos suaves. Dirigirme hacia el toril. Pararme un paso detrás del montículo y arrojar tres o cuatro veces desde allí al receptor. Subirme al montículo. Hacer unos cuantos lanzamientos sin llegar a la máxima velocidad. Comenzar a lanzar desde primera durante 10 pitches más o menos. Lanzar desde segunda durante 10 pitches o más. Terminar con un lanzamiento desde cada base. Caminar hacia la salida.

Esta rutina le tomaba no más de 25 minutos. Además de funcionar como calentamiento físico, esto lo ponía en “el estado mental correcto para competir a alto nivel”. Puedes usar una técnica similar cuando necesites motivarte. El primer paso es asegurarte de que tu rutina sea increíblemente fácil de empezar para que no tengas excusas.

Si vas a ir a hacer ejercicio, llena tu botella de agua desde antes de empezar. Luego asegúrate de que tu rutina de ejercicio te acerque a tu objetivo. Y el tercer paso es apegarte al mismo patrón cada vez que necesites algo de motivación rápida. No te tardes en hacer algo cuando sientas que te estás saliendo del camino.

¿Qué puedes hacer por ti mismo para regresarte al modo motivado? ¿Qué te ha funcionado en el pasado? Si estás batallando, haz una lista de lo que te ha servido antes y apégate a ella. ¿Qué incluirás en tu rutina de motivación? Nunca permitas que la sensación de bajón permanezca por mucho tiempo y recuerda que es más fácil mantenerte de pie que levantarte.

6. Ten bajas expectativas

Cuando te sientas tan desmotivado que estás ansioso o abrumado, no te paralices. En ocasiones, el simple hecho de poner objetivos simples y pequeños puede sacarte del hoyo. En lugar de enfocarte en tu libro, empieza por escribir una oración, y luego otra. Si es todo lo que puedes hacer en este momento, está bien, eso es suficiente. Algo siempre es mejor que nada.

Aunque esto puede sorprenderte de cómo unas cuantas palabras pueden llevarte a seguir escribiendo y escribiendo durante horas.

7. Supera tu(s) miedo(s)

Puede que quieras poner cara de rudo, pero todos tenemos miedos, y habrá ocasiones en las que la preocupación sea tan severa que pueda aturdir nuestra motivación. Entonces, ¿cómo superar esos miedos? Primero, necesitas identificar qué es lo que te preocupa, ponerle un nombre. Nombrarlo sirve para sacar a la luz lo que sea que te está molestando. Luego, cuestiona este miedo. Puedes darte cuenta de que es ridículo o que puede superarse fácilmente.

Y lo más importante: que el riesgo que corras para superarlo sea moderado. Por ejemplo, si te da miedo fracasar en tu negocio, no hagas la locura de renunciar de una a tu trabajo e invertir todos tus ahorros en el negocio, si no date tiempo de trabajar en el negocio mientras mantienes tu trabajo para comprobar su rentabilidad y luego, tomas la decisión de dedicarte de lleno a ello. Si no sale bien, por lo menos no habrás perdido todos tus ahorros. Siempre pon atención a los momentos en que te sientes incómodo.

8. Prémiate

En el libro The 100 Simple Secrets of Successful People aparece que “Investigadores han encontrado que el factor más relevante a la hora de predecir la dedicación y satisfacción hacia el trabajo están en la percepción personal que uno tiene sobre las recompensas que estén en juego. Esto es 75 por ciento de la motivación personal hacia para lograr algo. Así que prémiate cuando hayas terminado algo. Eventualmente, estas pequeñas victorias te llevarán a una gran victoria en la que quieras volver a experimentar lo bien que se sintió el triunfo.

9. Busca tener una conversación positiva contigo mismo

“La autoplática positiva es una forma segura de aumentar rápidamente tus niveles de confianza” escribe Rose Leadem en un artículo para Calendar. “Sin embargo, también influye el nivel de positivismo de esta charla interna”.

Según un estudio, “la gente que se habla a sí mismo de manera positiva en segunda persona (usando el tú) reportó tener mayores niveles de motivación y confianza que la gente que se habla en primera persona (yo)”. Los investigadores creen que esto se debe a que “hablarte en segunda persona te hace sentir como si estuvieras recibiendo reafirmación y apreciación externa”.

10. El efecto de empezar de cero

Según el efecto “empezar de cero”, la gente se siente más inclinada hacia hacer las cosas que necesita para lograr un objetivo después de sucesos que representan nuevos comienzos. Los psicólogos creen que esto funciona porque estas ocasiones especiales o parteaguas temporales nos obligan a reflexionar sobre el panorama completo de nuestras vidas, y el resultado es que esto nos inspira a hacer cosas, sobre todo a poner objetivos y a cambiar nuestro comportamiento.

La cosa es que no tienes que esperar a que sea enero 1 para iniciar de cero. Puedes tener un nuevo comienzo en cualquier momento, cualquier día y cualquier minuto. Por ejemplo, si lo que quieres es escribir más, escribe un artículo sobre por qué quieres hacerlo y los pequeños pasos que necesitas dar para hacerlo realidad.

11. Ten a alguien a quien “rendirle cuentas”

Al final del día, uno tiene que hacerse responsable de sus propias acciones, pero hay ocasiones en las que se vale usar un poco de ayudar para recuperar la motivación. Por ejemplo, yo solía ir al gym con un amigo; cuando nuestros horarios cambiaron ya no pudimos seguir yendo a la misma hora. Al no tener a alguien que me esperara o presionara para hacerlo, dejé de ejercitarme. Hoy en día, me conseguí un nuevo compañero.

Cuando no tengo ganas de ir, él me motiva a levantarme del sillón y llegar al gimnasio, y le regreso el favor cuando él no se siente motivado. Si aún no tienes a esa persona en tu vida, sigue buscándola. Y habrá ocasiones en las que sea en el mismo gimnasio donde encuentres a ese socio que tanto necesitas. Pregúntale a la gente con la que trabajas o a tus amigos, busca dónde haga falta, pero no dejes de buscarlo.

12. Enfócate en resultados positivos

En lugar de obsesionarte con lo que puede salir mal o en lo difícil que es lograr un objetivo, escribe por lo menos tres resultados positivos de lograr lo que te propones. Suena simple, pero es una gran forma de enfocarte en lo que disfrutas hacer y en los beneficios que te traerá al final.

13. Conéctate con tu propósito de vida

Cuando observas el panorama completo pasan cosas increíbles. Te das cuenta de que lo que sea en lo que estés trabajando es mucho más importante que tú mismo. Toma tu negocio como ejemplo: está ofreciendo trabajos a tu comunidad, resolviendo un problema para tus clientes. Si estás retribuyendo en algo, incluso puede que el mundo se sienta un mejor lugar. Todos tenemos que encontrarle sentido a lo que hacemos a través de un panorama más amplio, para tener un propósito también más amplio.

14. Agrega algo de verde a tu vida

Hay varios colores que tienen un impacto en tu psicología. Por ejemplo, el rojo se asocia con la pasión, la fuerza y el peligro. El azul envía vibras pacíficas y auténticas. Pero si lo que quieres es incentivar la creatividad, la motivación y la energía, rodéate del color verde.

No te recomendaría pintar todas las paredes de tu oficina de ese color, pero podrías salir a caminar a algún parque donde haya muchas plantas. Los investigadores creen que este color funciona porque nos hace pensar en crecimiento. Piensa en las plantas y rodete de tantas cosas vivas como puedas, tanto en tu casa como en la oficina. Tener fotos de paisajes también ayuda.

15. Encuentra la inspiración diaria

No importa qué tan intrínsecamente motivado estés, habrá ocasiones en las que necesites algo de ayuda externa. El respaldo puede venir de frases, libros, TED Talks e incluso consejos de un buen amigo. Habrá ocasione en las que el confort llegue después de haber salido de tu zona de confort y haber buscado nuevas experiencias. Por lo general, el simple hecho de cambiar tu entorno cambiará el resultado de las emociones con las que no estés lidiando (o no puedas lidiar). 

Propónte encontrar inspiración todos los días. Estos esfuerzos no sólo te mantendrán motivado, sino que las intenciones diarias te ayudarán a aprender y crecer como persona.
 

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Starting, buying, or growing your small business shouldn’t be hard. Guidant Financial works to make financing easy for current and aspiring small business owners by providing custom funding solutions, financing education, and more.

Latest on Entrepreneur