Cómo crear una mentalidad que impulse tu crecimiento y te ayude a conseguir todo lo que quieres

Tu cerebro es un músculo y al igual que los otros músculos de nuestro cuerpo, es posible entrenarlo para que vuelva a ser imaginativo y obtenga lo que queremos. Aquí de decimos cómo.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

En todo lo que nos rodea, hay dos partes: nosotros mismos y el asunto a tratar. Por un lado, está la situación y nuestra actitud hacia el problema. Pero por el otro, nuestra actitud hacia la vida determinará la actitud de la vida hacia nosotros.

10'000 Hours | Getty Images

Todos queremos crecer. Una mentalidad de crecimiento puede transformar enormemente la forma en que vivimos nuestra vida, desde cómo pensamos sobre nosotros mismos hasta lo que buscamos lograr. Una mentalidad de crecimiento se consigue cuando crees que puedes desarrollar tus habilidades, convertirte en tus pensamientos y transformar tu vida.

¿Has aceptado algo en tu vida que no es exactamente lo que querías? ¿Estás apegado a un período pasado de tu vida? ¿Se ha esfumado tu imaginación por la ventana? Muchas personas en este mundo viven su existencia pensando en que la vida es como es y aceptándola. No tienen idea de cómo cambiarla, salir de la rutina o producir los resultados que están buscando. Lo que ha sucedido es que la imaginación ha quedado adormilada sin darse cuenta de que el cambio viene a través de la conciencia.

Comprendiendo el deseo

La conciencia es un estado mental y es lo primero que hay que cambiar. Todo cambio es precedido por la conciencia. ¿Tu mente está produciendo los resultados que deseas? ¿Eres consciente de tus pensamientos internos? ¿Sentimientos? ¿Acciones? ¿Recuerdos? ¿Cómo puedes saber si es el caso? Mira los resultados. Puedes entrenar a tu menta para impulsar tu crecimiento y obtener lo que quieres.

Toda transformación mental es producida por el deseo. El deseo es el catalizador de una transformación mental. Cuando establecemos una meta, ¿qué hay más allá de esa meta? Desear. El deseo es lo que anhelas en tu mente subconsciente y es mucho más fuerte que una meta.

Debes tener el deseo de algo por lo que estás dispuesto a cambiar. El deseo es el combustible para la disciplina. Entonces, en lugar de pensar en la disciplina como un proceso voluntario o forzado, piénsalo así: Escribe algo que disfrutes hacer, ¿necesitas disciplina para hacerlo? Probablemente no. No necesitas la disciplina para realizar esa actividad divertida porque tienes un fuerte deseo y es divertido.

Cómo el deseo contribuye a la disciplina

Las personas tienen una actitud terrible hacia la disciplina y la ven como una rutina o una tarea. Yo solía vivir así, en la rutina. Lo llamé "el año de la rutina" y mi vida no era lo que quería para mí o para mi familia. Fue muy duro. Pero yo no estoy hablando de disciplina como en el ejército, sino de la disciplina con un propósito. Cuando hablas de deseo, automáticamente pasas a la acción. Todo movimiento de tu cuerpo proviene del deseo. Puedes alimentar los buenos deseos para disciplinar tu mente.

Digamos que tengo el deseo de ganar un millón de dólares al año y también no tengo el deseo de llamar a nadie para compartir mi producto o servicio. Eso representa un problema. En verdad no se trata de disciplina; la causa real es la falta de deseo. Todo es más fácil cuando deseas algo. Concéntrate en tu deseo y disciplina a tu mente. Tienes que comenzar por establecer una meta para que puedas sentirte motivado para manteniendo vivo el deseo.

Tu entorno es el asesino número uno de ese deseo; así es que debes de crear un ambiente que lo apoye. El entorno te dará sugerencias: si siempre son negativas, improductivas o no alimentan al deseo, las posibilidades de que prosperes serán bastante escasas.

Tu mente es poderosa. Acepta eso como una verdad. Tu vida entera está gobernada por lo que piensas. La idea de que tu mentalidad no es importante es una locura. Es tu mente la que está creando tu vida. Acepta que tienes una mentalidad y que quieres aprovecharla. ¿Puedes usar tu mente para obtener lo que quieres? La respuesta es "sí".

Puedes usar tu mente para crear felicidad, salud, riqueza, dinero o lo que quieras. Aprovecha tu mente esperando que las cosas aparezcan. Cree que lo que deseas está llegando. Relájate. De lo contrario, te esforzarás demasiado para forzarlo y eso no funciona.

Cómo crear una mentalidad que estimule tu crecimiento

Explora TU comprensión de ti mismo: Cuanto más te conozcas a ti mismo, mejor entenderás lo que quieres. Establece tu objetivo y deja que tu mente haga el trabajo. Mantenerte relajado con una actitud expectante te ayudará a ver que sus resultados se materialicen.

Utiliza tu mente como una herramienta: puedes llegar a ser muy avanzado en la capacidad de manifestar lo que quieres. Es como un pintor que usa un pincel o un piloto de carreras que usa su auto para ganar la carrera. Sé que tengo una bicicleta de diez velocidades que puede hacer mucho más de lo que yo la uso. Si tuvieras que poner a un ciclista profesional en esa bicicleta, te darías cuenta de lo que la bicicleta puede hacer. Trata a tu mente como a la bicicleta, ¿qué puedo sacar de ella? Piensa en cómo puedes aprovecharla. Tu mente es un instrumento para dominar y es infinita, más que toda una vida.

Utiliza la autosugestión: Tu mente va a dirigir tu vida, por ello es necesario que atiendas tus pensamientos y lo puedes hacer por medio de la autosugestión. Escribe tu meta todos los días. Recuerda, todo se trata del deseo. Aprovéchalo y usa metas y afirmaciones. Hay un poder mayor que tú mismo. Por lo tanto, observa de dónde obtienes tus sugerencias porque pueden matará tu deseo. Sé consciente de qué o quién te está absorbiendo tu energía. No te dejes llevar por la deriva ni dejes que tu cerebro, es poderosa máquina creativa, se convierta en computadora portátil en modo de suspensión.

Mantén tu cabeza activa: Aprovecha tu mente mediante el uso de afirmaciones y autosugestiones. Aprovecha tu poder infinito. La clave para entrar en esa mentalidad es aceptar la idea de lo que quieres, dejar que exista y mantener vivo el deseo a través de la autosugestión.

Crea tus estándares: Nos tomamos el tiempo para alimentarnos con saludables. Pero ¿con qué alimentas a tu mente? La mente trabaja por causa y efecto. Sabemos lo que un estilo de vida poco saludable le hace a nuestro cuerpo, pero ¿qué pasa con los pensamientos poco saludables? ¿Qué le hacen a tu mente? Establece estándares por ti mismo.

¿Qué necesitas eliminar de tu vida que no te sirve? Tu cerebro es un músculo y al igual que los otros músculos de nuestro cuerpo, podemos entrenarlo para que vuelva a ser imaginativo y obtenga lo que queremos. Tu mente atraerá a toda tu conciencia. Una vez que un pensamiento vive en ti, comenzarás a producirlo.