Este empresario danés le apuesta a la creación de tecnología en Latinoamérica

Una entrevista con Mads Schmidt Petersen, CEO y Co fundador de Hippo.Build, una de las startups latinoamericanas que entró al batch de invierno 2022 del Y Combinator.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

"Donde hay voluntad, hay camino. Hay mucho que construir y mejorar aquí, y necesitamos todas las manos a la obra para resolver estos problemas" — Mads Schimdt Petersen

América Latina, la región que ha experimentado un crecimiento tecnológico y empresarial exponencial en los últimos años también ha visto emerger y caer cientos de startups y emprendimientos tecnológicos de ideas visionarias. Y es que, en el año 2021, se rompió un récord no antes visto de $15,700 millones de dólares en inversiones, el triple de lo que se había captado en la región en el 2020.

El panorama no fué igual en el 2022, la bola de nieve heredada por cuestiones globales como la pandemia y la guerra desató consecuencias macroeconómicas a gran escala como la caída de las acciones en la bolsa, la inflación y disminución del consumo, los despidos masivos y sumado a todo esto, se dieron cambios políticos que aumentaron la incertidumbre entorno a la expansión de capital en la región. Varios expertos dicen que hasta la mitad del 2023 no se verá una recuperación en el mercado.

Sin embargo, y a pesar de los retos presentados, hay empresarios extranjeros que a pesar de venir de culturas empresariales completamente diferentes, siguen apostándole a la región, siguen creyendo en su potencial y encaminando todas sus acciones a impulsar desarrollo y lograr un alto impacto en el futuro de las personas latinoamericanas.

En Entrepreneur en Español entrevistamos al empresario danés Mads Schmidt Petersen, Co fundador de la Startup colombiana Hippo.Build y director ejecutivo de la misma, para hablarnos un poco acerca de su trayectoria en la región y los retos y oportunidades que ha visto en ella.

1. ¿Cómo empezó tu recorrido empresarial en la región?

Me mudé a Colombia hace casi siete años, a principios de 2016. Siempre he sido un emprendedor, construí mi primer negocio en Dinamarca en 2006 durante mi escuela secundaria y, posteriormente, construí dispositivos médicos y un mercado en Londres. Entonces, cuando aterricé en Bogotá, estaba ansioso por conocer emprendedores y entusiastas de la tecnología. Me gusta ayudar a la gente, así que cuando vi que el número de nuevos emprendedores crecía, quise ayudarles a evitar los problemas que yo mismo había encontrado en mi camino empresarial.

A través de esta red, me presentaron a Simón Borrero, CEO de Rappi y Jose Bonilla, CEO de Chiper. Empecé a trabajar con ellos en Imaginamos poco después.

2. ¿Por qué crear empresa aquí y no en tu país de origen?

La respuesta más simple es: porque estoy aquí. Pero la respuesta real es: porque los problemas aquí son reales y mi impacto potencial en Colombia y en toda América Latina es inconmensurable.

En Dinamarca, por supuesto, hay muchos problemas que resolver, tanto locales como internacionales, pero la mayoría de las personas pueden ganarse la vida cómodamente siendo mecánicos o profesores, o incluso sin tener un trabajo. Entonces, si construyo un software que ayuda a las empresas a aumentar sus ganancias de €1 millón de euros a €1,1 millones de euros, ¿cuál es mi impacto real en la vida de estas personas? En Colombia y Latinoamérica puedo hacer la diferencia entre que un edificio exista o no, una empresa sobreviva, o que una persona vaya a la universidad. Esto es 1,000 veces más motivador. América Latina está en un período de crecimiento asombroso, pero hay un millón de problemas y desafíos que tenemos que superar en las próximas décadas, y quiero ayudarnos a llegar allí.

Y pues, también siento que hay menos urgencia en mi país de origen, o en Europa en general. La población en general lo tiene todo demasiado cómodo y agradable, demasiado fácil. Y he visto que los colombianos tienen este impulso increíble, ese "arranque" para salir y construir, crear e intentar.

3. ¿Qué hace tu empresa y que mercado atiende?

HippoBuild resuelve las ineficiencias operativas y de la cadena de suministro para los constructores de PyMEs en Latam, a través de un SaaS vertical y Marketplace integrado.

El tamaño del mercado de la construcción en Latinoamérica es de $656.1 mil millones de dólares, solamente el mercado del suministro de constructores para PyMEs es de una cifra bastante significativa —$150,000 millones de dólares— y aun así, se pierden más de $22,000 millones de dólares debido a ineficiencias. Al recopilar datos operativos de las PyMEs a través de nuestro SaaS, HippoBuild predice el comportamiento de compra, agrupa las compras de múltiples proyectos y conecta la demanda de las PyMEs directamente con los principales proveedores, lo que aumenta las ventas para los proveedores y reduce los precios de los materiales para las PyMEs.

4. ¿Crees que Latinoamérica tiene potencial de desarrollo tech ?

Por supuesto. Algunas de las mejores y más avanzadas empresas del mundo han sido construidas por latinos. Y la región avanza en varios frentes diferentes, como la facturación digital. No es por falta de talento, ni de voluntad, es una cuestión de tiempo, y una cuestión de educar a más personas de la población, para que ellos también puedan construir nuevos productos y digitalizar la sociedad.

5. ¿Cuáles son las razones?

Creo que donde hay voluntad hay un camino. Una de las cosas más importantes para el desarrollo tecnológico es el acceso al talento. Por lo tanto, necesitamos que más personas se eduquen y que vean las oportunidades. El resto vendrá con el tiempo. Es increíble ver que se han creado grandes empresas y que han tenido éxito. Esto es extremadamente importante para la región, ejemplos de esto: las salidas de Nu, Habi o Rappi, beneficiosas para todos en el país, región y demás fundadores y emprendedores.

Hay mucho que construir y mejorar aquí, y necesitamos todas las manos a la obra para resolver estos problemas.

Existe un problema "elitista" definido en nuestra sociedad en su conjunto, que también afecta a la comunidad tecnológica. Para algunas personas es más fácil obtener una buena educación, buenos trabajos, buena capacitación y acceso a fondos que para otras personas (clases en la sociedad). Pero cuanto más exitosas sean las empresas que construyamos, más ese éxito fecunda en otras capas sociales. He contratado a mucha gente educada en el SENA -Institución Pública Colombiana de formación gratuita- que ahora ganan $10 millones de pesos colombianos o más al mes. Cuando comenzaron a estudiar, esperaban ganar tal vez $4 o $5 millones de pesos, pero ahora están ganando más que sus compañeros y pueden sacar a familiares y amigos de la pobreza, ¡e incluso están considerando comenzar sus propias empresas ahora!

6. ¿Cuáles son las mayores dificultades para desarrollar tecnología en la región?

Necesitamos más ingenieros de software. No solo los desarrolladores —las personas que codifican— sino también los ingenieros, las personas que pueden analizar y comprender el problema desde la raíz, y descubrir la mejor manera de resolverlo. Esto significa que necesitamos más personas educadas en universidades y conseguirles buenos trabajos en buenas empresas para que puedan aprender habilidades para resolver problemas.

Por supuesto, a menudo siento las diferencias culturales entre Dinamarca y Colombia. Pero veo voluntad de aprender y adaptarse a mi estilo de hacer las cosas en todos los equipos con los que trabajo, lo cual es bueno.

7. ¿Con qué choques culturales te has encontrado construyendo una empresa en Colombia?

Dinamarca y Colombia no podrían ser más diferentes en cultura. Si observamos los estudios realizados por el Instituto de Estudios Culturales de Hofstede, los dos países están lo más alejados posible.

En Dinamarca tenemos un distancia de poder muy baja, lo que significa que un empleado subalterno puede y debe decir lo que piensa al propietario o director de la empresa. Pero aquí, a menudo, la alta dirección tiene razón, pase lo que pase. "Solo haz lo que te digo, y hazlo ahora". De mi parte, quiero escuchar las opiniones de todos, quiero la verdad, si crees que estoy equivocado, házmelo saber.

En Colombia se estrangula la creatividad, porque no hay beneficio en arriesgarse para los empleados. Si un empleado tiene la oportunidad de resolver un problema de una manera nueva, hay dos resultados posibles:

El primero: ¡Fue un éxito y el gerente se lleva el crédito!
El segundo: Fue un fracaso y el empleado es regañado o despedido.

Doy la bienvenida a las oportunidades. Quiero que mi equipo pruebe cosas nuevas, las mida y luego me diga qué pasó. ¿Por qué funcionó, por qué no funcionó? Si fue un fracaso, aquí hay un pastel como recompensa. Si fue un éxito aquí hay 2 tortas como recompensa.

Otra cosa que fue difícil fue toda la percepción en torno al trabajo. En Colombia eres esclavo de tu trabajo. Entras a las 8AM y regresas a casa a las 8PM Cuantas más horas te sientes frente a tu escritorio, mejor trabajador eres, cuando en mi percepción eso no tiene nada que ver con los resultados. Hay un montón de estudios sobre este tema.

En Escandinavia han visto que si trabajas 30 horas a la semana, tu producción es mayor que si trabajas 40 horas. Cuando mencioné esto a los jefes anteriores, me dijeron que sí pueden realizar 100 tareas en 30 horas, pueden realizar 130 tareas en 40. Pero eso simplemente no es cierto.

Así que le digo al equipo: no importa a qué horas especificas estás trabajando, o cuántas horas sean, siempre y cuando me traigas el resultado proyectado. Si puedes llegar a tus cuotas u objetivos en dos días, pues entonces tómate un fin de semana de cinco días!

8. ¿Qué esperas del escenario tech en la región para este 2023?

Creo que será un año difícil para muchas nuevas empresas, en particular para las que necesitan escalar para ser rentables, o para las que aún no han encontrado un product market fit después del Capital Semilla o Series A. La recaudación de fondos es realmente difícil en este momento.

Así que muchas empresas caerán, especialmente las fintechs. Muchas personas y empresas se hundirán, y con ello, las fuentes que están prestando a esas personas o empresas.

El tiempo dirá qué tan profunda será la recesión financiera, espero que nuestro presidente se incline hacia la economía keynesiana e invierta en proyectos de infraestructura más grandes en beneficio del futuro del país, lo que también nos ayuda a través de una economía de goteo con impactos inmediatos.