Evita estos 3 tentadores hábitos para mejorar la productividad del trabajo desde casa

Trabajar de manera remota puede ser genial si no saboteas tus horas laborales con estos tres grandes errores.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Para la mayoría de las personas las ventajas de trabajar desde casa superan a las desventajas. Puedes elegir dónde y cuándo trabajar, tienes más control sobre tu horario y, además, puedes vestirte como quieras: ¿una camisa de vestir y unos pants deportivos? ¡Seguro! Por qué no. Zoom no tiene por qué saberlo y además es algo que todos lo hemos hecho.

COROIMAGE | Getty Images

Sin embargo, como alguien que ha trabajado desde casa durante más de doce años, puedo decirte que existen algunas desventajas. Cuando trabajas de forma remota, las distracciones pueden ser difíciles de ignorar y no tener un horario establecido puede ser tu perdición. Las cosas simples pueden distraerte del trabajo, desde las mascotas hasta los amigos y familiares, pero también los malos hábitos.

Los 3 principales errores que cometen las personas cuando trabajan desde casa

Si tu productividad alguna vez se ha visto afectada al trabajar desde casa, es hora de tomar el control de tu tiempo. A continuación, te presentamos los tres mayores culpables de tu distracción y de que no seas productivo. Si puedes dejar de hacer estas cosas, trabajarás mejor y salvarás tu cordura.

1. Revisar el correo electrónico o aplicaciones laborales fuera de tu horario de trabajo

Trabajar desde casa a menudo significa que necesitas establecer tus propio horario de trabajo. Nadie vendrá a tu casa y te dirá que dejes de trabajar. Aunque establezcas tu horas laborales vas a necesitar controlar tu tiempo y tu horario.

Esto a menudo significa que trabajas a todas horas del día, especialmente cuando revisas tu correo electrónico, Slack u otras aplicaciones laborales fuera del horario laboral habitual. Ves rápidamente si alguien necesita algo y te sientes atraído por hacer algo que podría haber esperado hasta el día siguiente.

Nadie puede ser siempre productivo y es esencial tratar de separar tu vida familiar de tu trabajo.

En lugar de trabajar a todas horas del día o no tener estructura alguna, debes ser honesto acerca de cuándo estás dispuesto y puedes trabajar. Esto puede estar dictado en parte por las horarios en que otras personas están disponibles. Probablemente necesites estar disponible durante el horario laboral habitual para comunicarte con los demás, pero no tienes por qué estar "encendido" en todo momento.

2. No vestirse antes de empezar a trabajar

Una de las ventajas de trabajar desde casa es que puedes vestirte como quieras. No tienes que estar listo para ir a la oficina, aunque puede optar por usar algo más formal si sabes que tendrás una videollamada.

Sin embargo, trabajar con ropa casual o pijama puede hacerte menos productivo. Cuando no estás vestido para salir de casa, y mucho menos para ir a trabajar, puede disminuir tu autoestima e incluso hacerte sentir que no estás trabajando. Te puede faltar la confianza en ti mismo y no sentirte muy profesional, por lo que no harás tu mejor trabajo.

Vestirse como si fueras a salir de casa, aunque no lo vayas a hacer, puede ayudar a ponerte en el mood laboral. Te da la confianza para enfrentar el día y sentir que realmente estás trabajando y no solo pasando el rato en casa. Si tienes dificultades para motivarte a vestirte para el trabajo cuando no planeas ir a ninguna parte, invéntate alguna salida. Planea dar un paseo por la mañana, ir a tomar un café o ir a comprar algo por la mañana. Esto te animará a vestirte, si no para la oficina, al menos sí para salir.

3. Trabajar en todas las habitaciones de tu casa

Separar el trabajo de tu vida familiar puede ser bastante desafiante cuando ambos existen en el mismo lugar.

Tu entorno puede afectar tu estado de ánimo y tu capacidad de poner atención, y es fácil distraerte cuando trabajas desde casa. Es genial lavar la ropa cuando tienes unos minutos libres, pero no quieres distraerte con tu gato o viendo la televisión.

Un espacio dedicado en tu casa te ayudará a mantener tu vida personal separada de tu trabajo y a evitar distracciones. Es ideal si tienes una habitación libre que puedas usar. Sin embargo, si no tienes una habitación que puedas usar como oficina en casa, aún puede crear un espacio de trabajo con distracciones mínimas. Puede instalar tu escritorio en un rincón tranquilo, dondequiera que tengas espacio y puedas eliminar tantas distracciones como sea posible.

Ser productivo cuando se trabaja desde casa no tiene por qué ser complicado. Si dejas de cometer estos grandes errores de trabajo remoto, puedes aumentar tu productividad, hacer más trabajo y administrar tu tiempo de manera más eficiente. No solo te ayudará a mejorar tu jornada laboral, sino que también mejorará tu vida en el hogar.