Finanzas

Cómo elegir el crédito para tu negocio

Antes de solicitar un crédito, compara y elige la oferta financiera más adecuada a tu negocio.
Cómo elegir el crédito para tu negocio
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Un emprendedor siempre requerirá de financiamiento, ya sea para comenzar el proyecto de negocio, o para fortalecer y expandir su empresa.

La gran mayoría de las veces, será necesario acudir a una entidad financiera para solicitar un préstamo empresarial. Pero, como en este mercado existen muchas posibilidades, lo más conveniente será que evites tomar una decisión apresurada y medites tu elección de financiamiento. La comparación deberá ser tu método.  

Al momento de evaluar y comparar los diferentes bancos o entidades financieras que te puedan otorgar el crédito requerido, es fundamental que revises una amplia gama de factores para elegir la oferta financiera más adecuada a tu negocio. Aquí te las presentamos:

1. Analiza el uso
Es importante definir en qué se va a utilizar (capital de trabajo, remodelación, adquisición de inmuebles, crecimiento) pues de ello depende el tipo de préstamo que se debe buscar.

2. Revisa si eres sujeto de crédito
Algunos bancos evalúan sólo los flujos de efectivo de las empresas y otros evalúan su capacidad de pago, con base a sus estados financieros. Si tu estructura financiera no está muy bien, las opciones se reducen.

3. Identifica el área del banco a la que acudirás
Dentro de los bancos hay diferentes tipos de banca que brindan servicios a las empresas según sus niveles de ventas.

4. El costo total
Analiza las características del crédito. El costo total del financiamiento, conocido como costo efectivo, es el criterio más importante que debes observar al momento de comparar las diferentes alternativas.

Este elemento se refiere a la verdadera tasa que deberás pagar por el préstamo, y está conformado por la tasa de interés, más otros costos adicionales que se suelen incluir en el préstamo, tales como los gastos de otorgamiento o de mantenimiento.

5. El plazo
Es el periodo de tiempo que te otorga la entidad financiera para devolver el préstamo y pagar los intereses. Para elegir según tus capacidades de pago, te servirá entender lo siguiente: a menor plazo, suele ser menor la tasa de interés, pero mayores las cuotas a pagar; mientras que a si el plazo es mayor, la tasa de interés también lo será, pero menores las cuotas a pagar.

6. El tipo de tasa
Puede ser una tasa de interés fija, una tasa de interés variable, o una tasa combinada.
Las tasas fijas se mantienen constantes durante el periodo que dure el préstamo, las tasas variables se ajustan de acuerdo a determinados parámetros, y las tasas combinadas suelen empezar siendo tasas fijas para luego convertirse en tasas variables.

Las tasas fijas permiten conocer de antemano cuáles serán las cuotas y, por tanto, otorgan el control y la seguridad de saber cuánto es lo que vamos a pagar. Mientras que las tasas variables presentan la incertidumbre de que puedan aumentar en cualquier momento, pero, por lo general, son tasas menores que las fijas.

7. Sistema de amortización
Éste señala la forma en que se va a amortizar el capital y, por tanto, pagar el préstamo. El método más utilizado es el francés, en donde las cuotas son fijas y en todos los periodos se paga la misma cuota.

8. Cancelación anticipada
Considera también si el crédito te brinda la posibilidad de realizar pagos adicionales con el fin de poder reducir la deuda, o cancelarla con anticipación al plazo otorgado.

9. Entidad financiera
Evalúa su atención al cliente, su disposición para brindar toda la información que requieres, su capacidad para atender cualquier inquietud que tengas, su rapidez para evaluar la solicitud y para otorgarte el préstamo, entre otras cosas.

10. Historial crediticio
Es recomendable adquirir los productos de entidades financieras de las cuales ya somos clientes, con el fin de formar un buen historial crediticio y, así, poder acceder posteriormente a créditos con mayores facilidades y beneficios.