Columnas

León, ciudad creativa

León ha renovado su oferta en calzado y apuesta por la moda para hacerle frente a la apertura de la importación china.
  • ---Shares

Han pasado ya algunas semanas desde mi último post y no puedo más que decirles que el tema de la creatividad en México continúa con alta efervescencia desde múltiples ángulos. Ya sea por el ambiente electoral o por los preparativos de nuestro país como anfitrión de las reuniones de desarrollo económico y social del G-20, el club de las naciones más influyentes del mundo.

Volvamos a nuestro punto de partida: León. Su Producto Interno Bruto depende aproximadamente en un 58% de los empleos que genera la cadena cuero-calzado-marroquinería, según cifras oficiales de la Dirección de Economía de León. Esto significa que la mitad de su población vive, se educa y alimenta de la producción y comercialización de calzado. Esta urbe, ante la encrucijada de renovarse o morir, ha mantenido una estrategia de orden, unidad y promoción afín a eficientes vanguardias de pensamiento económico. Algo no muy usual en México.

El fervor de la gente del Bajío les impide aceptar la ruina: se mantienen trabajando por mejorar las cosas. Y como un modelo de producción no sólo se basa en la mera forma de fabricar bienes, sino en las tradiciones e ideas del pueblo que los produce, como dice Marx en El Capital. Podemos decir que las palabras del evangelista Mateo: “Por sus frutos los reconoceréis”, inspiran las acciones de los leoneses. Porque industriales, funcionarios, obreros y estudiantes, catedráticos o periodistas, se están ocupando de promover mejores prácticas de competitividad para un sector que los hace fuertes, significativos a nivel nacional.

En concreto, su aportación a la economía creativa de México se ha ficalizado en renovar su oferta en vías de satisfacer los mecanismos de la industria de la moda. En los últimos años, León ha perfilado eventos clave para la industria del cuero-calzado-marroquinería tratando de integrar una cadena que aborde todas las áreas de oportunidad existentes y que paralelamente los posicione como un polo de turismo de negocios.

Se puede hablar de un foro profesional de proveeduría, donde lo necesario es empaparse de las tendencias globales del mercado para planear la producción, estimar las compras y ser rentables en un mercado en extremo cambiante. Un enorme foro de comercialización de calzado -el más grande de América Latina- que, con una oferta para todos los gustos y presupuestos, nos hace ver que hoy quien fabrica calzado y no está rodeado de un equipo de creativos y expertos en moda (generalmente al interior mismo de la fábrica y con responsabilidades que ameritan ser bien remunerados) simplemente es incapaz de competir en el mercado.

Hablamos también de un esfuerzo por consolidar una temporada del año como la ideal para viajar a León y adquirir calzado en un ambiente que vuelca a la ciudad sobre la cultura del cuero y la difusión de una innovadora experiencia de compra para todos los visitantes en la ciudad o de cómo las nuevas generaciones de creativos son protagonistas de esta estrategia que ya se perfila como modelo de proyección industrial replicable en todo México.

León cuenta con la única licenciatura en el país especializada en diseño de calzado y marroquinería y posee uno de los certámenes de moda y diseño más prestigiados de América Latina. Éste, dirigido por una célebre figura y consultado con los líderes de opinión en materia de moda, pretende ser el escaparate donde los creativos accedan al reclutamiento de los industriales o bien, sean capaces de conseguir las herramientas para generar por sí mismos a las nuevas firmas que inyecten frescura a la oferta que la región ofrece internacionalmente.

Lo comentado pareciera poco para algunos, pero como un insider del sistema de la moda en México les puedo decir honestamente que considero el caso de León como un referente de gestión industrial de la creatividad. Algo ocurre en esa ciudad y parece que podría darnos una sorpresa en poco tiempo. ¿El paso para cerrar el ciclo y lograr un proyecto transexenal que sea propiedad de los creativos y los industriales más que de una administración gubernamental? Lograr que la Organización de las Naciones Unidad para la Educación y la Cultura (UNESCO) realice la declaratoria de León como “Ciudad Creativa”, la segunda ciudad latinoamericana en obtener el grado en la categoría de “Diseño” además de Buenos Aires.

 ¿Quieren saber más de cómo León se ubicará a la par de ciudades como Berlín, Nagoya o Montreal en materia de apoyo integral a la creatividad? No nos pierdan la pista…

P.D. ¡Compártanos sus comentarios! La creatividad siempre es materia de debate y retroalimentación.