Marketing

10 claves de la campaña de Coca-Cola

La reciente publicidad de esta marca donde las latas están personalizadas ha generado que los consumidores interactúen y compartan el producto.
10 claves de la campaña de Coca-Cola
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Coca-Cola es una marca posicionada a nivel mundial. En prácticamente cualquier rincón del orbe, cuando una persona ve el clásico logotipo rojo o la curvilínea forma de la botella de vidrio sabe de qué producto se trata. Pero a pesar del éxito de sus bebidas, Coca-Cola nunca deja de innovar en sus estrategias publicitarias. Y uno de los mejores ejemplos es su reciente campaña de latas personalizadas con nombres. Te damos 10 razones por las que la consideramos como una “obra de arte” del marketing:

1. Porque el mensaje es optimista. El mensaje de esta campaña es “Comparte con…” y se muestran diferentes nombres según el lugar y el contexto.

Además de que la idea de compartir es bonita y optimista, va muy acorde a lo que la marca siempre intenta expresar en su publicidad: felicidad, unión y alegría. Históricamente, sus campañas han ayudado a mejorar la reputación de la marca. 

2. Porque involucra al consumidor. Quizás el mayor acierto de la campaña es que hace parte al consumidor y lo une al producto. Las personas se emocionan si ven su nombre y comparten sus imágenes e ideas en redes sociales. De hecho, la misma lata puede convertirse en un objeto para guardar y coleccionar... y hasta para pedir matrimonio. 


3. Porque funciona en cualquier plataforma.
La campaña es sencilla y divertida; y se ve bien en cualquier medio: espectaculares, internet, impresos, etcétera. El mensaje y el diseño es ajustable por lo que puede ser correcto para todo tipo de canal y zona demográfica.  

4. Porque motiva a comprar y compartir. Aunque Coca-Cola es una empresa que vende millones de refrescos, esta campaña incentiva la compra, incluso entre personas que regularmente no consumen estas bebidas. Los consumidores buscan en las tiendas su nombre y si lo encuentran, o el de algún familiar o amigo, probablemente la compren.

5. Porque se puede adecuar el mensaje. Los nombres tienen un gran poder en prácticamente cualquier ámbito, incluyendo en el de cultura popular. Por ello, esta campaña puede adaptarse al entorno para hacer más efectivo su mensaje.

Por ejemplo, días antes del estreno de la película de las Tortugas Ninja, Coca-Cola lanzó un anuncio de latas con los nombres de los cuatro héroes en caparazón: Miguel Ángel, Leonardo, Donatello y Rafael.

6. Porque se puede replicar en cualquier país y contexto. No importa el idioma o las creencias de un país, el nombrar a las personas es un concepto universal. Al ser una empresa multinacional, Coca-Cola debe realizar campañas que funcionen en cualquier lado. Y probablemente ésta sea una de las más acertadas en la historia de la marca.

7. Porque genera que la gente hable de ello. El mejor resultado que puede producir una campaña publicitaria es conseguir que sean los mismos consumidores quienes la hagan viral. Seguramente en estos días has escuchado a tus compañeros hablar de ello, tal vez hacer una broma o de “quejarse” por no encontrar su nombre.

8. Porque se trata de un producto de consumo masivo. Al ser un producto dirigido a personas de distinta demografía y perfil psicológico, la campaña acierta a la perfección al crear un mensaje que funciona para cualquiera: todos tenemos un nombre y gente con la que podríamos compartir una lata de Coca-Cola.

9. Porque puede provocar que artistas y celebridades lo compartan.  A la par del público en general, esta campaña también ha resonado entre personas influyentes de distintos ámbitos, lo que permite personalizar aún más la experiencia. Por ejemplo, el comentarista y ex futbolista Luis García recibió una lata con la leyenda “Dr. García” cuya imagen compartió en sus redes sociales.   


10. Porque es innovadora y diferente.
La genialidad es la base de una campaña exitosa. No importa los recursos que tenga una empresa para invertir en publicidad (que, claramente, en Coca-Cola son altísimos), lo esencial es el mensaje y la forma de compartirlo. Una gran marca puede inundar las calles de anuncios, pero sólo una campaña grandiosa genera resultados extraordinarios.